En el corazón de Torrey Smith

Su viaje por la NFL es una historia de perseverancia, lealtad y también de tristeza

Actualizado el 14 de noviembre de 2012
Por Kevin Valkenburg
ESPN.com

Torrey Smith, Ray LewisGetty ImagesTorrey Smith decidió jugar ante los Patriots después de la muerte de su hermano menor, Tevin Jones.

BALTIMORE -- Hay un versículo de la biblia --Proverbios 27:17-- que el entrenador en jefe de los Baltimore Ravens, John Harbaugh, frecuentemente refiere en las reuniones del equipo. Le encanta la imagen de ello, el significado más amplio, y así lo repite casi a diario. Es una forma de resumir lo que cree y adora acerca del fútbol americano, acerca de la devoción y el compañerismo que un equipo debe tener para ser exitoso.

"El hierro con hierro se afila, y un hombre aguza a otro".

Repetir esa línea también es la manera más sencilla para Harbaugh de explicar cómo Torrey Smith, un tranquillo y sensible receptor abierto de segundo año, de Colonial Beach, Virginia, se convirtió en uno de los jugadores más importantes en un equipo que está lleno de jugadores de Pro Bowl y que cuenta con al menos dos futuros miembros del Salón de la Fama.

"Hablamos mucho acerca del caldero de la competencia y del fuego que nos perfecciona, que nos forja", declaró Harbaugh. "Hablamos acerca de si eres el tipo de persona que afilará al siguiente jugador, porque así es como están hechos los equipos. Para mí, ningún equipo de campeonato será dividido nunca. Y para mí, Torrey es el ejemplo perfecto de cómo la persona indicada está haciendo las cosas correctas".

Torrey Smith, John Harbaugh
Getty ImagesHarbaugh invirtió una selección de segunda ronda del draft en Smith

El impacto de Smith en la franquicia esta temporada va mucho más allá de sus 31 recepciones para 548 yardas y siete touchdowns. A pesar de que el progreso que ha tenido como receptor desde que los Ravens lo reclutaron en la segunda ronda del draft del 2011 procedente de Maryland ha sido importante, su surgimiento como una fuerza unificadora en el vestuario es una gran razón por la que Baltimore, que visita a los Pittsburgh Steelers este domingo, está en camino para ser la única franquicia en la NFL en llegar a los playoffs por cinco temporadas consecutivas.

"Es uno de esos jugadores extraños para los que no hay agenda", señaló Harbaugh. "Él quiere saber lo que se espera de él, así puede hacer lo mejor que puede hacer. No está tratando de engañarte, no está tratando de impresionarte, sólo está tratando de ser él mismo".

El viaje de Smith a este punto en su carrera en la NFL es una historia de perseverancia y lealtad, pero también de mucha tristeza. El 23 de septiembre, el hermano menor de Smith, Tevin Jones, falleció en un accidente de motocicleta en Montross, Virginia, menos de 24 horas antes de que los Ravens jugaran contra los New England Patriots. Smith salió del hotel del equipo en medio de la noche para estar con su familia, y los Ravens se preparaban para enfrentar a los Patriots al día siguiente sin contar con él.

"Recibí una llamada de nuestro personal de seguridad, a la 1:30 a.m., diciéndome lo que había pasado y en ese momento eres como un padre", expresó Harbaugh. "Fue impresionante. Me sentía triste desde luego. Pero estaba impresionado. Nuestro equipo se enteró por la mañana y uno podía verlo en sus rostros. Estaban pálidos".

Torrey Smith
Zuma Press / Icon SMISmith anotó dos touchdowns contra los Patriots

Lo que sucedió después fue tan conmovedor como surrealista. Smith regresó con el equipo, después de haber dormido poco más de una hora. Asistió a la capilla del equipo, decidió que su hermano habría querido que jugara, y después salió y atrapó seis pases para 127 yardas y dos touchdowns en un triunfo dramático, 31-30. Cuando atrapó su primer touchdown, en una recepción de 25 yardas, apuntó al cielo y corrió a las laterales con lágrimas en los ojos.

"Mis compañeros, los quiero hasta la muerte, ellos me ayudaron a superar esto", dijo Smith después del partido.

Poco más de un mes más tarde, los jugadores de los Ravens y los entrenadores aún siguen hablando de lo que ocurrió esa noche en el M&T Bank Stadium.

"Fue increíble", refirió el mariscal de campo, Joe Flacco. "Ni siquiera creo que podamos imaginar lo que fue para él. Que jugara ese partido bajo esas circunstancias es muy especial. Ni siquiera sé si yo sería capaz de jugar si estuviera en sus zapatos".

"Esa fue su manera de aliviar su dolor por algunas horas", indicó el receptor abierto de los Ravens, LaQuan Williams, quien también fue compañero de Smith en Maryland. "El fútbol americano fue su salida".

Sigue siendo un tema difícil para Smith. Ha solicitado al personal de relaciones con los medios de los Ravens que rechacen todas las solicitudes de entrevistas que se enfoquen en lo que le sucedió a su hermano. Es demasiado pronto. Pero entiende por qué la gente encuentra su actuación tan inspiradora.

"El fútbol americano es uno de esos juegos que sin duda relaciona la vida de muchas maneras", expresó Smith. "Todo puede ir bien, y así porque sí, pierdes un balón. Las cosas van hacia el sur y tú vas en la dirección opuesta. ¿Cómo te vas a recuperar de eso? Esa es la belleza del juego. Une a muchas personas, y también puedes aprender muchas lecciones de vida. Yo he pasado por muchas cosas antes, así que no hay nada que este juego me pueda lanzar y que yo no pueda manejar".

APAPTorrey Smith y el resto de los Baltimore Ravens celebran el triunfo sobre los New England Patriots.

La inteligencia de Smith y su madurez se forjaron, al menos en parte, por su infancia atípica en Virginia. Smith, el mayor de siete hermanos, pasó gran parte de sus años formativos cambiando pañales, preparando comidas y alistando a sus hermanos para ir a la escuela, mientras su madre, Monica Jenkins, trabajaba en múltiples empleos y asistía a la escuela nocturna. Cuando tenía siete años, era prácticamente un adulto.

"Ha sido como el padre de su familia desde hace mucho tiempo", indicó Williams.

Su entrenador de posición en Maryland, Lee Hull, solía decir en broma que después de una gran victoria, todo el equipo saldría a celebrar en la escena social de College Park, todos excepto por Smith, quien se atrincheraba en su dormitorio con la esperanza de terminar su tarea. Esa es una de las razones por las que Smith fue capaz de graduarse de criminología y justicia criminal, a pesar de que salió de Maryland con un año de elegibilidad restante.

Harbaugh dijo que los Ravens tomaron en cuenta todo eso cuando seleccionaron a Smith en la segunda ronda del draft del 2011, ignorando a los escépticos que pensaban que no realizaba bien sus rutas, que no tenía grandes manos, y que nunca se convertiría en un receptor titular en la NFL. Era visto como un jugador veloz, pero no completamente como un receptor abierto. Varios aficionados de los Ravens, habiendo sido decepcionados por receptores como Travis Taylor y Mark Clayton, estaban entre sus mayores críticos, especialmente después de que Smith dejara caer varios pases en la pretemporada. Muy pocas personas parecían recordar que el cierre patronal eliminó toda la temporada baja y las actividades organizadas por el equipo, y Smith estaba luchando por aprender un nuevo estilo de correr rutas y un nuevo libro de jugadas.

"Fue una locura", señaló Smith. "Supongo que viene con el hecho de ser una selección alta del draft. Todos asumen que [el gerente general] Ozzie [Newsome] no puede seleccionar a un receptor abierto. Escuché eso millones de veces antes de que siquiera me parara en las instalaciones de los Ravens".

Anquan Boldin, Torrey Smith
US PresswireSmith se ha convertido en un mejor receptor gracias a Boldin

Después de no registrar una sola recepción en los primeros dos juegos de los Ravens, la crítica se hizo lo suficientemente fuerte que tanto Harbaugh como Flacco se sintieron obligados a responder lo que ellos percibían como expectativas poco razonables.

"Aquí hay un tipo que obviamente fue exitoso muy rápido como receptor. Superó las expectativas para nosotros", indicó Harbaugh. "Y sin embargo la gente lo seguía llamando fiasco. No podía haber tenido éxito más rápido de lo que lo tuvo. Eso les demuestra que las expectativas eran poco realistas".

Los escépticos, sin embargo, comenzaron a lanzar elogios, especialmente después del tercer partido de Smith en la NFL, un juego en contra de los St. Louis Rams.

"Recuerdo que habíamos enviado una jugada de gancho, y él esquinero salió a presionarlo y cambió a ruta nueve [una ruta en la que salía a toda velocidad], justo como se suponía que lo tenía que hacer", declaró Flaco.

Flacco lanzó un pase perfecto con Smith, para ser su primera recepción en la NFL, y cuando dejó de correr era un touchdown de 74 yardas. Minutos más tarde, Smith atrapó otro pase de touchdown de Flacco en una ruta de poste a lo profundo. Unos minutos después de eso, Smith atrapó su tercer pase de touchdown --todo esto en el primer cuarto-- cuando Flacco cambió la jugada, un acarreo cerca de la línea de gol, y lanzó un pase perfecto por encima del esquinero en la zona final.

"Fue una gran oportunidad para él de entrar y ganar algo de confianza" señaló Flacco. "Esas jugadas pueden ser muy importantes para la confianza de un jugador, en realidad por el resto de su carrera. Vivimos en un mundo de ahora, ahora, ahora, uno tiene que dejar una buena primera impresión, y que fuera capaz de hacer eso en ese escenario fue muy importante para él".

La progresión de Smith a partir de ahí fue mucho más gradual, pero al estudiar el trabajo de pies y la ética de trabajo del veterano receptor, Anquan Boldin, con devoción religiosa, gradualmente se convirtió en un corredor de rutas consistente.

"El año pasado era considerado sólo un receptor de una ruta", indicó el corredor de los Ravens, Ray Rice. "Sin embargo nosotros sabíamos lo que teníamos en Torrey. Tenía el ejemplo perfecto [a seguir] en Anquan, un gran profesional y un gran líder. Ya contaba con un gran motor. Recuerdo al entrenador diciendo, 'Este chico se caerá dentro del campo antes de que salga del juego'".

Los Ravens, a diferencia de los equipos que utilizan la ofensiva de la costa oeste, no quieren que sus receptores hagan cortes precisos de 90 grados cuando salgan de sus rutas. La ofensiva Air Coryell de Baltimore le pide a sus receptores que doblen sus rutas mientras corren a toda velocidad, un cambio que podría parecer sutil pero es uno que --para un receptor abierto-- es como tratar de aprender a escribir con la mano izquierda después de pasar toda su vida escribiendo con la derecha.

"Me enseñaron en la universidad a hacerlo", confesó Smith. "Hay otros equipos en la liga que lo hacen como lo hacíamos en la universidad. Pero la manera en que lo hacemos, rodeamos todos porque es más rápido. Sigues haciendo cortes precisos, pero se requiere nueva técnica y no tuvimos una temporada baja para trabajar en eso".

En la Semana 9, en un crucial partido como visitantes en contra de los Pittsburgh Steelers, Smith jugó un partido que bien podría haber sido un microcosmos de toda su temporada completa. Dejó caer cuatro pases, incluyendo un bello pase de Flacco que parecía que podía haberles dado el triunfo. Pero en los últimos segundos del partido, Flacco le dio otra oportunidad y respondió haciendo una recepción a una mano detrás del esquinero de los Steelers, William Gay, que aseguró la victoria, 23-20.

Harbaugh estaba tan emocionado que corrió a la conferencia de prensa posterior al partido --aún empapado por el baño de Gatorade que recibió en las laterales-- y citó la famosa frase de Teddy Roosevelt, "No es la crítica la que cuenta", cuando se preguntó acerca de los problemas previos de Flacco y Smith.

"Todos tenemos problemas y todos luchamos", sentenció Harbaugh. "Así que no estoy juzgando a nadie. Pero, ¿ser criticado por reaccionar exageradamente a una victoria así? ¿Cómo si uno no debiera emocionarse? Miren, si no se pueden emocionar por el éxito de un amigo o de alguien a quien dirigieron o de quien aprendieron, si no pueden hacer eso, ¿qué valor tiene la vida? Si no pueden emocionarse por nada. No quiero su vida. Yo estaba emocionado por Torrey".

Esta temporada, la sensación era diferente. Los Ravens sabían que tenían una estrella ascendente en Smith, un líder callado en el vestuario. "Ha sido uno de los pocos jugadores que puedes decir, 'Es un Raven'", declaró el apoyador, Terrell Suggs. "Uno recorre la historia de la organización y hay pocos jugadores de los que se pueda decir, 'Es un Raven'. Creo que Torrey se perfila para ser uno de ellos".

Torrey SmithUS PresswireLa temporada pasada los Patriots eliminaron a los Ravens en el Juego por el Campeonato de la AFC.

Tevin Jones, de 19 años, idolatraba a su hermano mayor. Fue mariscal de campo titular en King George High School en su año senior. De acuerdo a la policía estatal de Virginia, la noche del 22 de septiembre, Jones iba en su motocicleta en la carretera 672 en Westmoreland County al noreste de Virginia cuando se salió del camino y chocó con un poste de luz: Fue pronunciado muerto en la escena, informó la policía. Llevaba puesto su casco y no hubo indicios de alcohol. Al día siguiente, Smith escribió un mensaje acerca de Tevin en su cuenta de Twitter: "No puedo creer que mi hermano menor se haya ido. Sean agradecidos por sus seres queridos y díganles que los quieren, esto es muy difícil".

El día que su hermano murió, nadie en el equipo quería hacer sentir a Smith que estaba obligado a jugar en contra de los Patriots. Sí, era un juego importante, una revancha del Juego por el Campeonato de la AFC, pero esto era mucho más grande que eso. Uno tras otro, los jugadores y entrenadores de los Ravens se acercaron para darle un abrazo y ofrecerle sus condolencias. Harbaugh quería que Smith entendiera que su familia estaría ahí para él, sin importar lo que decidiera hacer.

Horas antes del partido, aún no había tomado una decisión acerca de si quería jugar. Pero decidió que quería ir a la capilla del equipo. Cuando entró, los jugadores, algunos entrenadores y el sacerdote del equipo, Rod Hairston, se levantaron y formaron un círculo. Pasaron varios minutos en oración, con los brazos envueltos alrededor de él.

"Era sólo un puñado de jugadores parados ahí, pero era muy poderoso", señaló el entrenador en jefe asistente de los Ravens, Craig Ver Steeg. "Le estuvimos pidiendo al Señor que le diera fuerza para superar ese momento difícil. Era un momento lleno de fe. Podías sentir a Torrey tomar fuerza de ahí. Fue un ejemplo de cómo un equipo puede ser una familia.

Al igual que el hierro afila el hierro, cada uno trató de darle a Smith una parte de sí mismo en ese momento. Cuando salió de la capilla, vio a Harbaugh y le dijo que quería jugar. Los Ravens guardaron un minuto de silencio antes del partido por Tevin, y poco tiempo después Smith estaba parado en la zona final con el balón en sus manos apuntando al cielo.

"Vamos a ser honestos, esto que hacemos es una diversión", indicó Harbaugh. "Pero junta a padres e hijos, esposos y esposas, o amigos. Te da algo de qué hablar. Si alguien va a asociarse con nuestro equipo, quiero que estén orgullosos de ello. Y eso, para mí, fue un momento brillante donde el carácter fue revelado, especialmente para Torrey. Está bien, si eres aficionado a los Ravens, pueden decir, 'Vale la pena. Estoy unido a esto y es algo bueno. Es mejor que yo. Es más grande que yo".