Reacciones mixtas para San Lorenzo

null
DYN

Matias Lammens
TelamMatías Lammens, presidente de San Lorenzo
BUENOS AIRES -- Las mayoritarias voces de apoyo en torno de la vuelta de San Lorenzo a Boedo, tras la aprobación de la ley de Restitución Histórica, tienen el contrapeso de lo que opinan los vecinos del barrio, que en buen número se oponen a la movida, al aducir razones de seguridad y de desvalorización inmobiliaria.

Además, el titular de la ONG "Defendamos Buenos Aires", Javier Miglino, se mostró completamente en desacuerdo con la ley al sentenciar que "es una insanía total" y "abre las puertas del infierno".

"Los trabajadores de Carrefour no quieren la expropiación, ¿en dónde los van a reubicar? ¿En dónde van a trabajar? No van a poder mantener a todos en estas sucursales. Esta ley es de un nivel de irresponsabilidad y locura, abre las puertas del infierno", despotricó Miglino en diálogo con FM Identidad.

Según Miglino, los vecinos de Boedo "no quieren un partido cada quince días y todo lo que conlleva eso".

En cambio, el vicepresidente de la Legislatura porteña, Cristian Ritondo, celebró la aprobación de la Ley que le permite al club recuperar el predio de la avenida La Plata al 1700, ahora ocupado por la empresa Carrefour, porque "a San Lorenzo le apropiaron las tierras para abrir calles y escuela (sic) por un decreto del intendente Cacciatore" y ahora tiene la posibilidad de recuperar su lugar histórico.

En diálogo con radio El Mundo, Ritondo aclaró que la posibilidad de que San Lorenzo vuelva a tener su cancha en el lugar donde supo estar el Viejo Gasómetro es "una decisión que se deberá tomar más adelante".

De cualquier manera, Ritondo recordó que, "por Código de la Ciudad, no puede haber un estadio en ese lugar".

Los dirigentes de San Lorenzo tiene seis meses para negociar con Carrefour la expropiación y la forma de pago del terreno.

El Banco Ciudad tasó el resarcimiento en 94 millones, pero el número final lo pondrá el Banco Nación.

Ese dinero lo juntan los hinchas de San Lorenzo a través de un fideicomiso que administra el Banco Ciudad y están cerca de cubrir 50 por ciento. El fideicomiso tiene una duración de tres años, pero desde la Subcomisión del

Hincha, impulsora del proyecto, estiman que para abril de 2013 se llegará a cubrir la totalidad. Entre las condiciones que pusieron los legisladores para aprobar la Ley figuran que el club se compromete a garantizar actividades sociales, educativas y deportivas para la gente del barrio y que se deben respetar las fuentes laborales de los empleados del supermercado.