Carrefour cuestiona la expropiación

Actualizado el 17 de noviembre de 2012
DYN

BUENOS AIRES -- Mientras los dirigentes de San Lorenzo se entusiasman con mudar la cancha a Boedo para 2016, Carrefour Argentina, la empresa que ocupa el predio de avenida La Plata al 1700 con su hipermercado, se mostró "sumamente sorprendido por el tratamiento anticipado y la aprobación express de la Ley de 'Restitución Histórica'" de esos terrenos por parte de la Legislatura porteña.

"La nueva disposición abre una instancia de negociación de la cual Carrefour tomará parte con la voluntad de llegar a una propuesta superadora, sin renunciar al uso pleno de sus derechos y a las acciones legales que correspondan, en defensa de los intereses de la empresa, su personal y sus clientes", expresó Carrefour mediante un comunicado de prensa.

A su vez, la empresa remarcó que "los terrenos, donde hoy se sitúa el hipermercado, fueron adquiridos en total buena fe en el año 1985, en plena vigencia de la democracia", por lo que "todos los comentarios que pretenden asociar a la empresa con la dictadura militar, son absolutamente infundados".

"La compañía mantiene intacto el compromiso con sus colaboradores y vecinos de la zona a quienes agradece el intenso apoyo que le brindan y el acompañamiento en sus 27 años de presencia en el barrio de Boedo", indicó el comunicado.

Luego de la aprobación de la Ley de Restitución Histórica, el club tiene seis meses para negociar con Carrefour los términos en los que recuperará los terrenos y la reubicación de los empleados del hipermercado.

"Nos gustaría inaugurar el estadio de Avenida La Plata en 2016, en el bicentenario de la patria y el centenario del Gasómetro", insistió en las últimas horas el presidente de San Lorenzo, Matías Lammens.

El Banco Ciudad tasó el resarcimiento a Carrefour en 94 millones, pero el número final lo pondrá el Banco Nación.

Ese dinero lo juntan los hinchas de San Lorenzo a través de un fideicomiso que administra el Banco Ciudad y están cerca de cubrir el 50 por ciento. El fideicomiso tiene una duración de tres años, pero desde la Subcomisión del Hincha, impulsora del proyecto, estiman que para abril de 2013 se llegará a cubrir la totalidad. Entre las condiciones que pusieron los legisladores para aprobar la Ley figuran que el club se compromete a garantizar actividades sociales, educativas y deportivas para la gente del barrio y que se deben respetar las fuentes laborales de los empleados del supermercado.

El proyecto choca con lo que piensan muchos vecinos del barrio de Boedo, que se oponen a la movida al aducir razones de seguridad y de desvalorización inmobiliaria.

Además, el titular de la ONG "Defendamos Buenos Aires", Javier Miglino, se mostró completamente en desacuerdo con la Ley al sentenciar que "es una insanía total" y "abre las puertas del infierno".

"Los trabajadores de Carrefour no quieren la expropiación, ¿en dónde los van a reubicar? ¿En dónde van a trabajar? No van a poder mantener a todos en estas sucursales. Esta Ley es de un nivel de irresponsabilidad y locura, abre las puertas del infierno",