Broncos en dominio de su división

Denver está cerca de ganar la AFC Oeste después de su triunfo ante San Diego

null
Bill Williamson Por Bill Williamson
ESPN.com
Archivo

Peyton ManningUS PresswireDespués de la remontada ante San Diego en la Semana 6, los Broncos han tenido poca competencia.

DENVER -- ¿Podremos ver una remontada salvaje en la AFC Oeste?

Bueno, sí, una remontada salvaje a principios de la temporada es lo que llevó a una separación tan drástica en las posiciones de la división de cara a las últimas seis semanas de la temporada. Ese gran regreso probablemente será suficiente para poner fin a cualquier drama en la carrera por el título divisional este año.

De cara al Día de Acción de Gracias, hay muy poca intriga en esta división. Pertenece a Denver. Los Broncos prácticamente aseguraron un segundo título divisional consecutivo con su visita sobre los San Diego Chargers, en un juego en el que los Broncos tuvieron mucho más control del que indica el marcador.

Fue la quinta victoria en fila para Denver, que ahora tiene marca 7-3. San Diego está en el segundo lugar, pero su récord quedó en 4-6 después de perder su quinto juego en los últimos seis partidos. Denver esencialmente tiene una ventaja de cuatro partidos con seis semanas por jugar en la temporada, ya que barrió a San Diego y tiene a su favor el criterio del desempate.

Los Broncos pueden ganar el título divisional tan pronto como el 2 de diciembre. Si bien Denver tiene siete victorias, los otros tres equipos de la división tienen un combinado de ocho triunfos.

Sin embargo, Denver no está dando nada por sentado. Sabe por experiencia propia (aunque bajo distintas administraciones) que las grandes ventajas se pueden perder. Denver tenía una ventaja de tres juegos con tres partidos por jugar en el 2008 y perdió la división. El equipo comenzó 6-0 en el 2009, antes de terminar 8-8 y quedar eliminado de los playoffs. Los Broncos han hablado a menudo acerca de esas ventajas desperdiciadas en el último par de semanas. Seguirá siendo un tema del que se hable hasta que la división esté oficialmente en su poder. El entrenador en jefe de Denver, John Fox, no estaba celebrando después de vencer a los Chargers.

"En esta liga, estás a dos semanas de un desastre", declaró Fox.

La postura de Fox es comprensible. Los equipos de la NFL no pueden quitar el pie del acelerador, y nunca saben lo que el futuro les tiene reservado.

Pero esto no se puede negar: Denver es, por mucho, el mejor equipo de la división. Está jugando en un alto nivel y ningún otro equipo está mostrando señales de ser capaz de hacer algo al respecto. Los Chargers están fuera de sincronía a la ofensiva y el mariscal de campo, Philip Rivers, está cometiendo demasiados errores para permitir que el equipo juegue fútbol americano ganador. Los Oakland Raiders están 3-7 y han permitido 135 puntos en las últimas tres semanas; y los Kansas City Chiefs tienen foja 1-9 y lideran la carrera por la primera selección global del draft del 2013.

Esta división pertenece a Denver, salvo un regreso inesperado. Sin embargo, fue una remontada milagrosa la que impulsó la temporada de Denver y puso a los Chargers en caída libre.

En una edición de "Monday Night Football" de octubre todo cambió en la AFC Oeste cuando los Broncos remontaron una desventaja, 24-0, al medio tiempo y terminaron ganando 35-24 en San Diego. Los Chargers estaban 3-2 y los Broncos 2-3 antes de ese partido. Si San Diego no hubiera permitido una de las mayores remontadas en la historia de la NFL, habría estado en control de la división. En cambio, los Broncos dejaron a los Chargers empatados esa noche en el primer lugar de la AFC Oeste.

Ninguno de los equipos ha sido el mismo desde entonces.

Desde el medio tiempo de la Semana 6, Denver ha superado a sus rivales 166-74. Los Broncos están jugando en un alto nivel en todas las fases del juego. Parecen un equipo que se está preparando para una larga carrera en enero.

Norv Turner
Getty ImagesSan Diego aún tiene una débil esperanza de calificar

El mariscal de campo de Denver, Peyton Manning (quien lanzó para 270 yardas y tres touchdowns esta semana), está jugando con nivel de Jugador Más Valioso, y el apoyador de segundo año, Von Miller, se está convirtiendo en un serio candidato a Jugador Defensivo del Año. Tuvo tres capturas y forzó dos balones sueltos contra los Chargers y tiene 13 capturas en la temporada. La defensiva de los Broncos, que ha tenido un gran progreso en el último mes, obligó a que San Diego fallara en sus primeros 12 intentos en tercera oportunidad. Los Broncos tuvieron una racha en la que dejaron a sus rivales con cero conversiones en 26 intentos de tercera oportunidad durante un lapso de tres partidos.

"Denver es un gran equipo", señaló el entrenador en jefe de San Diego, Norv Turner. "Probablemente es el equipo más completo que hemos enfrentado, en las tres fases del juego".

El equipo de Turner se aferra a una débil esperanza de calificar a los playoffs y por lo tanto, Turner se está aferrando a una leve esperanza de conservar su empleo. El problema no es la defensiva de San Diego. Está jugando bien. A la ofensiva, sin embargo, el equipo no está haciendo lo suficiente. Los Chargers consiguieron apenas dos primeros intentos en la primera mitad, y la única razón por la que los Chargers estuvieron en el partido fue que la defensiva anotó los primeros nueve puntos del equipo.

Rivers lanzó dos intercepciones y perdió un balón suelto. Ha perdido 43 balones desde el inicio de la temporada pasada, liderando a la NFL en ese lapso. Tuvo otros dos balones sueltos que fueron recuperados por San Diego.

Para ser justos con Rivers, su línea ofensiva es un desastre y sus jugadores hicieron poco para ayudar. Pero eso es lo que sucede cuando un equipo sale de la contienda. Los jugadores no responden. Casi todos los jugadores en la plantilla de Denver está respondiendo, lo cual es otra razón por la que tienen prácticamente ganada la AFC Oeste.


Bill Williamson se unió a ESPN.com en 2008 después de cuatro temporadas cubriendo a los Denver Broncos para el Denver Post. Previamente trabajó cubriendo a los Minnesota Vikings, Green Bay Packers y Seattle Seahawks. Consulta su archivo de columnas.