Weber aún no sabe si seguirá

Actualizado el 21 de noviembre de 2012
Télam

ArgentinaGentileza FIVBWeber llevó a Argentina a otro nivel

BUENOS AIRES -- El entrenador del seleccionado nacional de vóleibol masculino, Javier Weber, aseguró este miércoles que antes de fin de año definirá si continúa o no al frente del equipo, ya que todavía no lo acordó con las autoridades de la Federación del Vóleibol Argentino (FeVA).

"Nos tenemos que reunir en los próximos días y se llegará a una decisión sobre esto antes de fin de año. Pero la verdad es que hasta que no se defina no quiero hablar mucho de la Selección", explicó Weber.

Y agregó: "Si continúo en el seleccionado, el objetivo va a ser subir un escalón. Si hoy estamos en el grupo de los 7 u 8 mejores equipos del mundo, buscaremos ascender algunos lugares. Para eso, seguramente hay que cambiar cosas de la mentalidad del equipo".

El entrenador del club Personal Bolívar abrió este miércoles el Congreso de Líderes Deportivos en el hotel Four Seasons de la Capital Federal, con una charla sobre ´Gestión integral´.

Por otra parte, en el marco de su disertación, expresó: "Yo me pongo planes a corto y mediano plazo. Van cada dos años".

Weber fue el DT de la Argentina que alcanzó los cuartos de final en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, instancia en la que perdió con Brasil y finalizó en el quinto puesto.

Durante su exposición, el ex armador afirmó: "Los 12 jugadores de la Selección saben a qué jugamos, al saque y al ataque, y eso es lo que para mí no puede faltar".

"Un objetivo sin un plan de acción y un tiempo de realización es solo un sueño. Y siempre digo que hay que cumplir el primer objetivo para pasar al siguiente", aseveró.

Sobre la relación con los padres de muchos de los jugadores del seleccionado, glorias de los años 80 y ex compañeros suyos de Selección, Weber admitió que es una situación que "no es fácil" de llevar adelante.

"Gestionar con los Conte, los Castellani, los Uriarte o los Quiroga no es nada fácil. Primero, porque ellos son todos técnicos. Y, después, porque estoy en un lugar que también muchos quieren", expresó.

"En lo que sí ayuda tener a esta generación de hijos de grandes jugadores es en el sentido de pertenencia, porque lo tienen desde la cuna. Pero no es sencillo. En cuanto a lo grupal, o nos salvamos como equipo o nos morimos como individuos", dijo.

Y puntualizó: "Todos esperan que Messi salve al equipo y para mí es al revés. Siempre está lo grupal sobre lo individual".

En cuanto a la motivación, otro de los puntos que Weber tocó en la disertación, explicó que a veces necesita buscarse en forma externa.

Y en ese sentido dio el ejemplo de cómo Carlos Bilardo utilizó antes del Mundial 1986 el hecho de inculcar en los jugadores que "todos estaban en contra del equipo" como una motivación.

Y contó una anécdota que muy pocos conocían. "Cuando yo dirigía en Brasil al equipo de Florianópolis teníamos que jugar la semifinal contra Suzanno de San Pablo. El técnico de ellos era un `turro`, nadie lo quería en el ambiente. Y yo entonces hice que les llegara a mis jugadores una caja con pañales para cada uno, con sus nombres escritos en el pañal".

"Mandé una caja como encomienda de San Pablo para que creyeran que la provocación era de los rivales. Así cambió el foco de la motivación y mis jugadores salieron a matar. No ganamos el campeonato, pero sí esa semifinal contra Suzanno", relató Weber, que fue acompañado del brasileño Giba, atacante de Bolívar y en ese momento de Suzanno.

Como jugador, Weber obtuvo una medalla de bronce olímpica en Seúl 1988 y dos preseas en Juegos Panamericanos (bronce en Cuba 1991 y oro en Mar de Plata 1995), mientras que como entrenador ganó una de bronce como DT en Guadalajara, México, 2011.

Weber compitió en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988, Atlanta 1996 y Sydney 2000 y en cinco mundiales (Francia 1986, Brasil 1990, Grecia 1994, Japón 1998 y Buenos Aires 2010).