Furioso Buehrle con los Marlins

null
AP

Mark Buehrle
Steve Mitchell-US PresswireMark Buehrle asegura se le mintió en múltiples ocasiones en Miami
MIAMI -- Mark Buehrle lanzó un golpe de despedida a la gerencia de los Marlins de Miami luego de que su estadía en el equipo duró una tumultuosa temporada.

El zurdo, quien firmó un contrato de cuatro años hace un año, fue parte del exitoso cambio que además envió al campocorto Todos Estrellas José Reyes, el lanzador derecho Josh Johnson y otros dos jugadores a los Azulejos de Toronto. Con el acuerdo, los Marlins redujeron $146.5 millones en de sueldos futuros.

"Estoy molesto con cómo sucedieron las cosas en Miami", dijo Buehrle en un comunicado emitido el miércoles a través de su agente, Jeff Berry. "Al igual que los fanáticos del sur de Florida, me mintieron en múltiples ocasiones. Pero lo estoy dejando atrás de mí y mirando hacia adelante y continuar con mi carrera".

El presidente del equipo, David Samson, dijo que los Marlins no le mintieron a Buehrle, sino que se vieron obligados a hacer cambios drásticos después de una desastrosa temporada que incluyó un acabado en último lugar y la asistencia decepcionante en un nuevo estadio.

"Estoy tan apenado como él de que fue cambiado", dijo Samson durante su programa semanal de radio en WINZ-AM. "No había manera de que pudiéramos haber imaginado lo que sucedió, tanto dentro como fuera del campo".

Buehrle firmó un contrato de cuatro años por $58 millones con los Marlins durante el periodo donde más dinero gastaron sin precedentes el año pasado. Parte de la atracción fue la oportunidad de volver a lanzar para Ozzie Guillén, quien había dirigido a Buehrle en los Medias Blancas de Chicago.

Los Marlins luego terminaron últimos en el Este de la Nacional con 69-93. Guillén fue despedido y el dueño, Jeffrey Loria, ordenó una reducción drástica de la nómina.

Los fanáticos de Miami estaban indignados porque los directivos del equipo habían dicho que el estadio, financiado por los contribuyentes, aseguraría mayores ingresos y nóminas. Samson dijo que reducciones de gastos eran necesarios porque en 2012 cayó la expectativa en asistencia.

Berry dijo que él y Buehrle se resistían a firmar con los Marlins por su historial de hacer cambios repentinos en su roster, y debido a la política desde hace mucho tiempo del equipo en contra de las cláusulas de no cambio.

"Durante todo el proceso de reclutamiento, los Marlins hicieron repetidas garantías sobre su compromiso a largo plazo a Mark y a su familia y su compromiso a largo plazo para la construcción de una tradición ganadora de béisbol de los Marlins en el nuevo estadio", dijo Berry en un comunicado.

"Al mismo tiempo, dada la historia de los Marlins, todos estábamos ciertamente conscientes de y expresado la falta de protección que teníamos frente a un cambio. Este es sin duda un negocio y firmar con los Marlins fue un riesgo calculado. Mark cumplió con su parte del trato; por desgracia, lo mismo no puede decirse de los Marlins".

Buehrle fue uno de los pocos jugadores de Miami en cumplir con las expectativas de este año. Él excedió las 200 entradas por decimosegunda temporada consecutiva y lanzó para 13-13 con un promedio de efectividad de 3.74.