Abu Dabi: estrellas y millones

Actualizado el 20 de noviembre de 2012
ESPNtenis.com

ABU DABI -- Mientras las autoridades de la ATP y los propios jugadores no dejan año sin hacer modificaciones en el calendario (haya o no haya Juegos Olímpicos) en busca de descanso para los que más partidos ganan y más horas acumulan dentros de las canchas, pero sin perjudicar a los tenistas del segundo orden, hay una cita obligada para prácticamente todos los mejores jugadores del mundo en el comienzo del año: el "Mubadala World Tennis Championship" que, año tras año, se disputa en Abu Dabi, una de las ciudades más importantes de Emiratos Árabes Unidos.

Allí, ya con nombres y calendarios confirmados, se supo que el 27 de diciembre David Ferrer se enfrentará a Tomas Berdych y que el ganador se verá con Novak Djokovic en una semifinal. Mientras tanto, Andy Murray se cruzará con Janko Tipsarevic por lo que, quien se lleve el juego, se verá con Rafael Nadal. Los triunfadores se verán en la final el sábado 29 de diciembre.

Novak Djokovic
Getty ImagesEl número uno volvió a aceptar la invitación

No hay error. Aun cuando el español es el número 4 del mundo, y Andy Murray, 3º, será Nadal quien quede libre el primer día. Lujos y privilegios que se dan en Abu Dabi para asegurarse la presencia del campeón del siete veces campeón de Roland Garros en su regreso a los courts.

Pero claro, más allá de la ausencia del suizo Roger Federer, finalista aquí en 2011, tiene todos los condimentos para llamarse Campeonato Mundial de Tenis. Apenas le falta un carácter oficial, algo que, en el fondo, no inmuta a los organizadores.

Faltan el suizo, Juan Martín Del Potro, Jo-Wilfried Tsonga y unos cuantos puntos ATP en juego para poder copiar el formato de la Copa Masters. Para compensar, les "sobra" a Nadal, que no es poco, lo que muestra que no es caprichosa la comparación con el torneo de fin de año.

El torneo, que en ninguna de sus ediciones defraudó, tuvo como campeones a Murray, a Nadal en dos oportunidades y a Djokovic y promete seguir creciendo a fuerza de dólares y dólares. Porque, está claro, los menos de 300 mil dólares que se reparten de acuerdo a los resultados del torneo están muy, muy lejos de los que cada uno embolsa por el solo hecho de arrancar la temporada bien temprano.