El enigma de la defensa de Boston

null
Carlos Morales Por Carlos Morales
ESPNdeportes.com
Archivo

Doc Rivers, Kevin GarnettBruce Bennett/Getty ImagesLos Celtics se transforman en un pésimo equipo defensivo cuando Doc Rivers envía al banco a Kevin Garnett
En la temporada de 2007-08, los Boston Celtics eran el equipo con la defensiva más intimidante de la NBA. Con esa cualidad, le dieron a Doc Rivers el primer título de su carrera. En 2009-10, regresaron a la final de la NBA, nuevamente apoyados en una defensiva asfixiante.

Hace apenas seis meses, llevaron al eventual campeón Miami Heat a siete juegos en la final de la Conferencia Este, y mantenían algo del sello defensivo de Rivers.

Asombra pues, que los Celtics sean este año uno de los peores equipos defensivos de la liga. Lo interesante es que no fueron ni siquiera de buenos a mediocres, sino que cayeron estrepitosamente de ser uno de los mejores a uno de los peores. Este es uno de los grandes dilemas de la temporada que está a punto de cerrar su primer mes de acción.

Una mirada a las estadísticas provistas por el departamento de research de ESPN revela tres aspectos de la defensiva de los Celtics que merecen una mirada para entender las causas de su debacle defensiva.

1. Fatales en evitar el contragolpe: Los Celtics se han convertido en el equipo que peor defiende el contragolpe en toda la NBA, al permitir 1,42 puntos por cada jugada de transición. El año pasado fueron el decimonoveno peor, pero en las dos temporadas anteriores resultaron el séptimo mejor (1,11) y el quinto mejor (1,01).

2. La defensa no viaja: Boston ha permitido 98,9 puntos por cada 100 posesiones cuando están en casa. Pero fuera de casa, permiten 106,5 puntos por cada 100 posesiones, los que los coloca como el cuarto peor en la liga cuando juegan de visitantes. Es posible que en su cancha estén más motivados con el ¡Defense, Defense!, que ayuda mucho al local y lo que no entienden del esquema defensivo de Rivers lo subsanen con energía y esfuerzo extra. A lo mejor cometen los mismos errores, pero el factor cancha local les ayude. No son necesariamente excelentes en casa, pero son bien malos en la carretera.

3. Con Garnett sentado, la defensa descansa: El argumento de que los Celtics se han puesto viejo es una total falacia. Los únicos 'viejos' son Paul Pierce y Kevin Garnett y el segundo es sin duda el eje de la defensa en el TD Garden. Cuando Garnett está en cancha, los Celtics permiten 94,6 puntos por cada 100 posesiones; cuando está fuera, conceden 114 puntos por cada 100 posesiones. Con Garnett dentro de las líneas, Boston agarra 76 por ciento de los rebotes; cuando está en el banco, bajan a 60. El porcentaje de campo de los rivales con Garnett en acción es de 43 por ciento; cuando está en reposo, sube a 49 por ciento.

A favor de los Celtics y de Rivers, hay buenas razones para pensar que van a mejorar a medida que avance la temporada, como lo demostraron sus victorias del fin de semana ante Oklahoma City en casa y el Orlando Magic en la carretera.

Prácticamente, este es un equipo nuevo, en el que ha habido un cambio gradual de personal. Después de la salida de Ray Allen, quedan Rajon Rondo, Paul Pierce y Garnett del equipo campeón de 2008. Han llegado varios jugadores nuevos, que han sido incorporados al esquema defensivo y eso todavía no les ha dado resultados. Leandro Barbosa, Jason Terry y Courtney Lee les llegaron este año y Brandon Bass el año pasado. Avery Bradley, que se esperaba fuera un baluarte defensivo, ha estado lesionado; Jeff Green regresa después perder la temporada pasada por una afección en la aorta; Jared Sullinger y Fab Melos son novatos y el segundo fue enviado al D-League. Es otro equipo.

Rivers tiene el reto de enseñarles la defensiva desde el principio. Debe seguir trabajando a medida que pase la temporada y esto no debe ser complicado pero toma tiempo, porque depende de la capacidad de ajuste de cada jugador. Y no todos aprenden al mismo ritmo.

Hay que tener en cuenta que la defensiva de Boston, al igual que la de Miami y la de Chicago son un poco complicadas, en las que se sobrecarga hacia uno de los lados de la cancha y por lo tando requiere muchas ayudas. Es un esquema muy distinto a lo que aprendieron en otros lados y en el baloncesto colegial. Eso puede tomar un tiempo dependiendo de la capacidad de cada jugador.

Garnett ha hecho su parte en este proceso, y ha adoptado al novato Sullinger como su discípulo, por eso vemos que le grita y se incomoda con él. Sullinger es un muchacho inteligente y según USA Today, dice que su papá le enseñó que no escuchara el tono con que te dicen las cosas, sino el contenido de lo que te dicen. El agrega que es un honor que Garnett sea su mentor, porque es un indicio de que va a aprender.

Garnett tiene 36 años y necesita más descanso. Eso puede ser sintomático de que necesiten otro hombre grande, confiable en defensa, ya sea para descansarlo o para jugar junto a él , de forma que pueda retornar a su posición natural de delantero fuerte. Hace unos días, dieron de baja a Darko Milicic, un hombre que por su estatura (7 pies), se pensaba que podía ayudar, pero no resultó lo que se esperaba. Por eso, no se extrañen que los Celtics busquen algún interno en el mercado.

No se extrañen, tampoco, que muy pronto, estos Celtics recuperen la excelencia defensiva de antaño, al estilo de Doc Rivers.


Carlos Morales es comentarista de los partidos de la NBA que transmite ESPN América Latina. Como técnico, ha sido dirigente por más de 20 años en todos los niveles del básquetbol, destacacándose como técnico en las ligas de Puerto Rico, República Dominicana y Venezuela y coach de la Selección Nacional de Puerto Rico. Consulta su archivo de columnas.