Se sale con la Suh-ya

Ndamukong Suh se libró de una sanción de la NFL tras agredir a Matt Schaub

Actualizado el 27 de noviembre de 2012
Roberto Abramowitz Por Roberto Abramowitz
ESPNdeportes.com
Archivo

Matt SchaubAPLa patada en la entrepierna de Matt Schaub no le costará una suspensión a Ndamukong Suh.

NUEVA YORK -- Estoy viendo repetición tras repetición de la patada del liniero defensivo de los Detroit Lions, Ndamukong Suh, al quarterback de los Houston Texans, Matt Schaub, para ver dónde está el beneficio de la duda que le dieron en las oficinas de la NFL.

Ha de haber sido el espíritu navideño que sintieron en el momento de analizar el video el comisionado Roger Goodell y su gente, por que no encuentro otra razón por la cual le "perdonaron" otro horrible acto de agresividad al defensivo de Detroit.

Les doy la oportunidad de actuar como jurado en el caso aquí.

La jugada no recibió castigo en el momento tampoco, nadie en el cuerpo arbitral tiró un pañuelo. Ndamukong se salió con la Suh-ya.

Ahora, se supone que en este país uno es inocente hasta ser comprobado culpable y actos previos no son admisibles como evidencia, pero esto, hasta en la Tremenda Corte de Tres Patines, no habría manera de exonerarlo. Pero por sorpresa en la NFL la hubo. Bueno, no totalmente.

"Nuestra oficina ha notificado a los Lions que Ndamukong Suh no será suspendido por el incidente del jueves pasado", dijo en un boletín de prensa el vocero de la NFL, Greg Aiello. ¿"[El incidente] será revisado para una posible multa"?

JUSTICIA CIEGA
¿Multa? ¿Nada más? Al menos que sea una cifra estratosférica, no habrá justicia en este caso. Las regiones bajas de Schaub sentirán más el efecto del acto que el que lo perpetró.

Si a Schaub le dolió, donde en serio duele, a Suh le tendría que afectar por más rato y de manera más intensa. O sea, aparte de la multa --que no le va a inquietar ya que este año ganará 9.25 millones de dólares-- tendría que venir un castigo adicional y más fuerte.

Ahora, el comisionado ha sido muy enérgico en sus castigos, en especial a James Harrison de los Steelers.

El apoyador, después de su última multa y suspensión de un juego en el 2011 que le costó 198,000 dólares en total, respondió con "LOL" (muriéndome de risa) al "castigo" de la liga. Si multan a Suh, que quiere decir que sí lo encontraron culpable, ¿cómo será disuadido con lo que él gana? Y si no lo multan, entonces agarró a todos de bobos.

El liniero ofensivo de los Texans, Duane Brown, habló con el Houston Chronicle de la frustración que él siente sobre el episodio. "Ha sucedido una y otra vez", dijo días después del juego. "Algo eventualmente tiene que suceder para que aprenda que eso no es aceptable".

EL QUE NO APRENDE DE LA HISTORIA...
El historial de Suh tiene que contar para algo. Ya que no es una corte de leyes, la evidencia es admisible y tiene que ser tomada en cuenta para llegar a la decisión correcta:

Ha sido multado por maltratar a Andy Dalton de los Cincinnati Bengals, Jay Cutler de los Chicago Bears y Jake Delhomme cuando éste jugaba para los Cleveland Browns.

El año pasado, también en Día de Acción de Gracias, bailó su versión del jarabe tapatío sobre el brazo derecho de Evan Dietrich-Smith de los Green Bay Packers mientras que yacía derribado en el césped de Ford Field. Esa acción le costó una suspensión de dos juegos.

Es evidente un año después que el castigo no fue relevante cuando Suh decidió convertir al mariscal de los Texans en soprano.

Es imperativo que los Lions --y la NFL-- controlen a Suh, que es un talento formidable que puede alterar filosofías ofensivas con su mera presencia en el emparrillado. Pero no puede seguir intentando lesionar a sus adversarios para ganar una ventaja competitiva.

En el pasado ha dicho que no es un jugador sucio y ha tratado de cambiar su manera de ser y hasta solicitó, y se le concedió, una audiencia con Goodell para repasar sus errores en un intento de corregirlos. Pero hay obvio desconecte por que sigue haciendo lo mismo una vez que se quite el traje de civil se pone el casco de juego.

La NFL es suficientemente violenta, no necesita más jugadores o casos como éste.

UN VOTO POR ANDY REID
Sé que estoy en la minoría, especialmente si me comparo con la mayoría de los seguidores de los Philadelphia Eagles, pero yo no despediría a Andy Reid.

Andy Reid
APEl piso se mueve violentamente a los pies de Reid en Philadelphia

Sin duda éste es el segundo mal año consecutivo del equipo, y él carga con una buena parte de la responsabilidad. El episodio de Juan Castillo fue muy mal manejado desde el principio es lo que mas resuena para mi. Desde que lo cambió a coordinador defensivo el año pasado y luego lo despidió a media temporada en el 2012 solo para ver como la defensiva se desmoronó fueron malas decisiones. En fin, no es perfecto.

Sí, las cosas van mal en Philly, pero ha sido un efecto de dominó. Jason Peters, Todd Herremans y Jason Kelce, tres quintas partes de la línea ofensiva, fuera por lesiones. De allí, menos protección para Michael Vick (otro lesionado ahora), menos hoyos para DeSean Jackson (también fuera), menos primeros y 10, más tiempo en el campo para la defensiva, etc... etc... etc... No exactamente una fórmula ganadora.

El martes dejaron en libertad de ala defensiva Jason Babin para poder ver de lleno al novato Vinny Curry y Brandon Graham.

Triunfos, que no han tenido desde octubre (es más los Phillies del béisbol han ganado un juego mas recientemente que los Eagles), ahora ya no son prioridad. Trabajar para el 2013 es la meta.

Pero antes de decirle a Reid que cierre la puerta por fuera, también consideren esto: desde 1999 ha sido el entrenador en jefe de los Eagles, en 219 partidos ha ganado 129, perdido 89 y empatado uno. O sea, ha ganado el 59.2 por ciento de sus juegos, ha llevado a los Eagles a los playoffs en nueve ocasiones y los Eagles fueron al Super Bowl en el 2004.

Ahora, de repente, ¿es mal entrenador en jefe? ¿Las lesiones y el mal juego de algunos de los jugadores no cuenta? No ha perdido el vestidor. Tiene apoyo total de sus pupilos.

El martes los Eagles anunciaron que Reid estará a cargo del equipo el domingo en Dallas. Lástima que ha llegado a esto.


Roberto Abramowitz es redactor especial de ESPNdeportes.com, y analista de "Sunday Night Football" para Latinoamérica de ESPN Internacional. Consulta su archivo de columnas.