Camino a N.Y. el cuerpo de Macho

Actualizado el 28 de noviembre de 2012
Por Luis Santiago Arce
El Nuevo Día

SAN JUAN, Puerto Rico -- Con una misa de recordación y una escaramuza que involucró al excampeón Wilfredo Vázquez, padre, terminó temprano el miércoles en la tarde el velatorio público en Puerto Rico en honor a Héctor "Macho" Camacho.

Los restos mortales de Camacho, manejados en Puerto Rico por la Funeraria Alternative, fueron llevados directos al Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín de Isla Verde. Serán transportados a Nueva York en la noche en un vuelo que saldría a eso de las 5:55 p.m. ET, informó personal del municipio de Bayamón.

Una vez en La Gran Manzana, Camacho estará expuesto el viernes en la Iglesia Santa Cecilia de Manhattan, en la calle 106 entre las avenidas Park y Lexington para entonces ser sepultado el sábado en el cementerio St. Raymond's en el condado del Bronx.

El martes se había informado que el velatorio neoyorquino sería jueves y viernes en Elcock Funeral Home de Richmond Hills.

"Mi hijo se me fue, mi hijo está en el corazón", declaró a llanto vivo la madre de Camacho, doña María Matías, al terminar el servicio religioso oficiado por el Padre Luis Adorno en la capilla habilitada en la cancha Nilmarie Santini en la sede central del Departamento de Recreación y Deportes (DRD) en Santurce.

"Me lo mataron. No fue muerte natural, pero eso se lo dejo al que está allá arriba... mi hijo se va amando a Puerto Rico. No puedo más", concluyó la desconsolada progenitora.

Finalizado el acto, mientras comenzaban a desalojar la cancha, se produjo un tumulto frente al ataúd cuando un allegado a Camacho, que se identificó como Jorge Lozada, alegadamente trató de abrir paso con un empujón a la esposa de Vázquez, padre, Alice Lozada, quien intentada acercarse para darle un saludo a doña María.

Luego de ser separados por varias personas, Vázquez, padre, dijo que "cuando vi que estaba empujando a mi señora, tuve que meterme a defenderla. Ese tipo es un charlatán".

Lozada (Jorge), quien lució extremadamente activo y vociferante desde el martes, aseguró que "todo está tranquilo. Ese tipo (Vázquez) es mi pana".

A eso de la 1:30 p.m., finalmente el féretro de Camacho fue depositado en el coche fúnebre que lo transportaría al aeropuerto escoltado por motoristas del Municipio de Bayamón, mientras sonaban sirenas de vehículos oficiales, decenas de seguidores grababan el momento y le ofrecían un sonoro aplauso de despedida.