La meta eterna de los Piratas

Luego de otra temporada perdedora, Pittsburgh busca de nuevo algo positivo

null
Jerry Crasnick Por Jerry Crasnick
ESPN.com
Archivo

Los ejecutivos del béisbol saben que puede ser peligroso utilizar demasiadas reservas en septiembre cuando llegue el momento de evaluar sus clubes en noviembre y diciembre y el resto de la temporada baja. Las listas se expanden durante el último mes, los equipos juegan más ajustados o sueltos en función de dónde se encuentran en la tabla de posiciones, y los resultados pueden estar sesgados por variables que no son aplicables a la mayoría en una temporada de 162 juegos.

Ningún ejecutivo de béisbol se aferra más a la esperanza de un espejismo de septiembre en este invierno que el gerente general de Pittsburgh, Neal Huntington. Por si sirve de algo, agosto no fue muy divertido, tampoco.

Para reflejarlo, los Piratas estaban enviando buenas vibraciones a través de su ciudad el 8 de agosto cuando tenían marca de 63-47 y sólo a dos juegos detrás de Cincinnati en la División Central de la Liga Nacional. Con la notable excepción de los Orioles de Baltimore -- Oakland tenía 60-51 y estaba a 5 juegos y medio del primer lugar en ese momento -- Pittsburgh era el equipo con la mejor historia hasta ese momento en el juego.

Neal Huntington Piratas
Jared Wickerham/Getty ImagesHuntington quiere buscar lo positivo dentro de lo negativo de otra temporada perdedora.
Entonces vino la: (a) zambullida de cabeza, (b) caída de cara (c) espiral de muerte (inserta aquí tu término favorito para el colapso). Los Piratas ganaron sólo 16 de sus últimos 52 partidos para terminar 79-83 y a 18 juegos del primer lugar en la división. Además de no llegar a los playoffs, también ampliaron el récord de inutilidad de la franquicia al terminar debajo de .500 por 20ª temporada consecutiva. La crisis fue una trituradora moral y que acabó las aspiraciones de Clint Hurdle como Manager del Año.

El desgaste tardío de los Piratas también le complicó la vida considerablemente a Huntington, quien está tratando de mejorar su lista y se adhiere a su mantra de paciencia y a un plan a largo plazo, mientras que los recalcitrantes de Pittsburgh están más inquietos que nunca.

"Todos odiamos las derrotas, así que imagínate un par de meses difíciles como esos", dijo Huntington. "A pesar de que ganar enmascara muchas cosas malas, perder a veces puede enmascarar algunas cosas buenas, también. Al mismo tiempo, te muestra caminos que uno necesita para mejorar. El reto más grande en todo esto es mejorar los aspectos positivos, minimizar los negativos y superarlos. Seguir moliendo y construyendo. Continuar hacia adelante.

"Como organización, tuvimos los peores récords en todo el béisbol en septiembre del 2010, y en septiembre de 2012 estábamos jugando partidos importantes con implicaciones de postemporada. Eso es un regreso bastante bueno en dos años, si cambias la posición de los lentes. Pero es difícil de hacer debido a la forma en que llegamos a ese punto".

El horrible final de los Piratas oscureció todas las cosas buenas que lo precedieron. El jardinero central Andrew McCutchen ocupó el quinto lugar en las Grandes Ligas con un OPS de .953 y cuarto lugar con un WAR de 7.0, y terminó tercero en la votación del Jugador Más Valioso de la Liga Nacional. Pedro Álvarez, con 30 jonrones, fue segundo detrás de Chase Headley entre los intermedistas de la Liga Nacional en esa categoría. McCutchen, Alvarez y Garrett Jones les dieron a los Piratas tres hombres de 25 jonrones por primera vez desde que Willie Stargell, Roberto Clemente y Donn Clendenon pasaron esa barrera en 1966. Y el cuerpo de lanzadores, encabezado por A.J. Burnett y James McDonald estableció un récord de franquicia con 1,192 ponches.

En la otra cara... McCutchen se agotó después de la pausa por el Juego de las Estrellas y casi no tuvo suficiente ayuda. Alvarez ocupó el segundo lugar en la Liga Nacional con 180 ponches, registró .317 de porcentaje de embasamiento y lideró a los intermedistas en las Grandes Ligas con 27 errores. Gaby SÁnchez y Travis Snider, adquiridos por negociaciones en la fecha límite para actualizar la ofensiva, se combinaron para cinco jonrones y 22 carreras impulsadas en 244 turnos al bate como miembros de los Piratas. Los bateadores de Pittsburgh también establecieron un récord de franquicia con 1,354 ponches.

La debacle de los Navy SEALs

Los Piratas también fueron dejados de lado por una historia que rivalizó con su colapso épico en la escala de la incredibilidad. En septiembre, los periódicos locales estaban llenos de informes sobre el grupo de desarrollo de los jugadores del equipo por someter a miembros de las menores a métodos de entrenamiento como los Navy SEALs, muy serios y fuera de lo común. Entre otras cosas, los prospectos de la organización pasaron un tiempo en la Florida expuestos a mangueras de agua a presión, buceo en lomas de arena, arrastrando postes tipo telefónicos a lo largo de la playa y volteando camiones de bomberos.

En un correo electrónico a los instructores de la organización de ligas menores, el asistente del gerente Kyle Stark diseñó un plan para ayudar a los niños a tomar "forma de hombres", como él decía. "Sueña y se creativo como un Hippie. Ten la disciplina y la perseverancia de un Boy Scout. Toma riesgos y se alocado como los Hells Angels", escribió Stark.

Lo que podría haber sido considerado como un enfoque creativo o innovador para la enseñanza se convirtió inevitablemente en una fuente de vergüenza, a causa de antecedentes fallidos de los Piratas. Las cosas empeoraron en octubre, cuando surgieron informes de que el fuerte entrenamiento militar no era cosa de una sola vez, y dos prospectos de punta, el lanzador Jameson Taillon y el jardinero Greg Polanco, sufrieron heridas leves durante el procedimiento.

Jameson Taillon Piratas
AP Photo/Jeff RobersonJameson Taillon lanzó en el Juego de Futuras Estrellas en julio y debería ayudar a los Piratas pronto... si se mantiene saludable.
Las revelaciones provocaron una reacción violenta entre los agentes -- aparte de los padres de los jugadores -- y los métodos de los Piratas fueron ridiculizados ampliamente en los medios de comunicación y fueron fuente de desconcierto entre otras organizaciones.

"Hay equipos que utilizan el modelo de los Navy Seals para pruebas emocionales", dijo un evaluador de talento de otra franquicia, "y siempre se buscan formas de hacer que los jugadores sean mejores, más fuertes y más rápidos. Pero esto era extraño. Hay actividades que puedes hacer dentro de los límites de una instalación que (los Piratas) podrían haber hecho en lugar de hacer lo que hicieron y correr el riesgo de lesiones. Estos jugadores son una mercancía. No puedes ponerlos en riesgo".

Después de hacer una revisión de arriba a abajo, Bob Nutting, el propietario de los Piratas se decidió en contra de una sacudida de la organización. El presidente del equipo, Frank Coonelly, Huntington y Stark se quedarán, pero el entrenamiento de los SEALs ya no será una parte fundamental del programa de desarrollo de los Piratas.

"No debemos ser, no seremos, no somos una organización paramilitar", dijo Nutting a los periodistas el mes pasado. "No deberíamos y no estamos desarrollando un boot camp. Esa no es la intención. Deberíamos centrarnos en los ejercicios de béisbol".

Las observaciones de Nutting no deben de ninguna manera interpretarse como una falta de respeto a los militares. Simplemente está menos preocupado por la capacidad de los prospectos de Pittsburgh para salvaguardar las libertades de Estados Unidos que por asegurarse de que puedan batear una pelota que será cortada o de ir de primera a tercera con un sencillo.

Huntington, por su parte, es encargado de darle un giro positivo a una iniciativa bien intencionada que se convirtió en un desastre de relaciones públicas.

"Somos plenamente conscientes de que teníamos una temporada decepcionante de Grandes Ligas, y con una temporada decepcionante y demasiadas derrotas, viene la ira, la frustración y la decepción", dijo Huntington. "Podemos apreciar y respetar que nuestros aficionados tengan esos sentimientos, y los compartimos.

"Pero el punto es, todo lo que hacemos es desarrollar los mejores jugadores de béisbol que podamos, y hay veces que tenemos que ser creativos y de mente abierta para hacer eso. Según nosotros, la excelencia es la excelencia. Hay rasgos que podemos tomar de diferentes profesiones, y el ejército fue una parte de ello".

Entonces, ¿qué sigue?

En medio de las dudas sobre los métodos de entrenamiento, el sistema de fincas de Pittsburgh en realidad ofrece algunas razones para la esperanza. Taillon y su compañero abridor, Gerrit Cole, han clasificado entre los 15 mejores prospectos en el deporte de forma consistente. Cuando las publicaciones ofrecieron sus listas de Los 100 Mejores, el jardinero Starling Marte, el campocorto Alen Hanson, el lanzador Luis Heredia y Polanco también formaron parte de ellas.

Aquí está el problema: Marte, Hanson, Heredia y Polanco son todos productos del programa de escuchas de Latinoamérica de Rene Gayo. Aparte de Cole y Taillon, los Piratas no tienen mucho que mostrar por la alta cifra de $52 millones en gastos de sorteo en las Mayores que Nutting ha repartido en los últimos años. El asistente del manager general, Greg Smith, que ha dirigido sorteos para Pittsburgh desde el 2008, está bajo presión para hacer las cosas bien, y pronto. Al menos Pittsburgh tendrá derecho a las selecciones novena y decimocuarta en el sorteo del 2013. La selección adicional es la compensación por la incapacidad del equipo para firmar al seleccionado de primera ronda, Mark Appel, de Stanford, en junio pasado.

Clint Hurdle Piratas
Bob Levey/Getty ImagesUna de los retos de Clint Hurdle: dejar fuera del camerino la mentalidad perdedora.
Mientras tanto, hay agujeros en la lista de Grandes Ligas que necesitan de mejorías. La rotación podría utilizar otro brazo para complementar Burnett, Wandy Rodriguez y McDonald, quien se desvaneció de mala forma después de la pausa por el Juego de Estrellas. Clint Barmes fue octavo lugar entre los torpederos de Grandes Ligas según la herramienta de carreras salvadas de Bill James, pero bateó .229 con .593 de OPS. La receptoría también necesita una reforma ya que Rod Barajas está en el mercado de agentes libres y Michael McKenry es el titular solitario detrás del plato.

Según se ha informado, los Piratas han tenido al agente libre Russell Martin en su radar durante tres años por $7 a $8 millones anuales. Pero podría ser un desafío para Huntington vender propiedad en ese tipo de inversión, ya que Martin bateó .211 la temporada pasada y nos separan tres años desde que Pittsburgh seleccionó al receptor Tony Sánchez del Boston College con la opción número 4 del sorteo y le dio un bono de $2,5 millones. Sánchez tiene un buen brazo, pero bateó .246 arriba en la Clase A y puede carecer del bate de impacto para ser un receptor regular.

Hurdle, uno de los favoritos de Nutting, parece seguro por el momento como manager de Pittsburgh. Pero como se ha informado, ya había perdido la casa club durante su mandato anterior, en Colorado. Y cuando un equipo entra en una caída libre de la forma en que lo hicieron los Piratas la temporada pasada, hay que preguntarse si se trata simplemente de un caso de talento mediocre que busca su nivel. Hurdle tiene una gran personalidad y una presencia imponente cuando entra en una habitación, pero tiene que estar atento para asegurar que no se pierda el mensaje.

Nutting, a todas luces, es diligente y muy deliberado de tomar decisiones, pero incluso su paciencia se debe estar desgastando. Es probable que encuentre que tiene mucha compañía cuando en dos semanas tenga lugar el PiratesFest en el centro de convenciones de Pittsburgh y los abonados tengan la palabra.


Jerry Crasnick cubre béisbol para ESPN.com Consulta su archivo de columnas.