Futuro Argentino = Pato Fernández

Actualizado el 11 de diciembre de 2012
Por Martín Ignacio Campana
Scrum.com

URR
BUENOS AIRES -- El rugby argentino continúa creciendo y uno de sus principales argumento es el trabajo que se viene haciendo en las categorías menores. No sólo la detección de talentos, sino también la preparación que reciben los jugadores a lo largo de todo el país, en los distintos centros de Alto Rendimiento, están dejando ver sus frutos. Por eso, en Scrum comenzamos con esta nueva Sección "Futuro Argentino".

Tras la obtención del histórico cuarto puesto por parte de Los Pumitas, en el último Mundial Juvenil de Sudáfrica, y las convocatorias de Santiago Cordero y Juan Cruz Guillemain, entre otros, para integrar el seleccionado mayor argentino en la ventana de noviembre, las miradas se posan en las nuevas caras que comienzan a aparecer de cara al futuro argentino.

Uno de ellos es Patricio Fernández. Un apertura de Jockey de Rosario, que con tan sólo dieciocho años ganó el Argentino Juvenil M18 con la selección de su provincia, debutó en Primera, fue titular en la semifinal del Torneo del Interior frente a Duendes y, por si esto fuera poco, también jugó el Sudamericano con Los Pumitas M19. "Mi gran objetivo es el Mundial Juvenil del próximo año", aseguró Pato, quien habló con Scrum de su gran temporada.

- ¿Cómo fue tu año?
- Fue una temporada soñada, extraordinaria. En el club, con mi división M19 perdimos la final del torneo, en las que no pude jugar por un desgarro. A fin de año tuve la oportunidad de debutar como titular en Primera, en el clásico con Duendes, en la semifinal del Torneo del Interior. Nunca me voy a olvidar de ese partido, pese a que perdimos, fue único.

- ¿Cuál creés que fue el punto de inflexión?
- Creo que fue a principio de año, con el entrenamiento del Pladar Litoral y mí esfuerzo, más el apoyo de la familia y amigos, supe aprovechar las oportunidades que los entrenadores me dieron y por suerte salió bien.

- Muchas cosas en poco tiempo...
- La verdad que sí. Hay momentos en los que no caigo de donde estoy parado. Aunque el cansancio se siente, hago lo que amo y disfruto al máximo. Fue un año de muchas cosas buenas y espero que sigan así.

- ¿Cuáles son tus cualidades?
- No me gusta hablar mucho de las cosas que hago bien, pero soy un jugador al que le gusta mucho tener la pelota en la mano, atacar los espacios, hacer jugar a mis compañeros y de más está decir que me encanta patear.

- ¿Qué debés seguir perfeccionando?
- Todos los días, en los entrenamientos, se aprenden cosas nuevas, siempre queda algo de lo que te dice cada entrenador. Voy a seguir perfeccionando la defensa, es algo que tengo que seguir trabajando, ya que me destaco más por el ataque.

- ¿En qué aspectos sentís que hacés la diferencia?
- Podría ser en la patada. La entreno bien y cada semana voy a patear. Hace tiempo que vengo entrenando en el Pladar y trabajé mucho el físico, por eso también siento que hago la diferencia por ese lado. Con los entrenadores del Club y del Pladar se desarrollan las destrezas, y es algo que me encanta. Los pases, kicks y demás, las voy a seguir perfeccionando.

- ¿Cuál fue la sensación en tu debut en Primera?
- Cuando el entrenador dijo mi nombre y me tocó entrar, me sentí muy feliz, no caía. Uno siempre sueña con jugar en la Primera de su club y cuando llegó no lo podía creer. Ese día -cuartos de final del Torneo del Interior- le ganamos a Tucumán Lawn Tennis 29 a 6. Me gustó cómo jugué y al final del partido logré meter un penal. Ese momento fue único, con la familia y los amigos afuera de la cancha alentando, no tiene precio.

- ¿Sólo un partido en Primera?
- Al sábado siguiente me tocó debutar de titular en nuestro clásico, con Duendes. Jugué de full back. Tuve un buen partido, pero perdimos. Nunca disfruté tanto un partido de rugby como ese, fue algo increíble.

- ¿Soñás con un Mundial Juvenil?
- Ese es mi gran sueño a nivel internacional. Debe ser algo tremendo, y más si tenemos un resultado como el de este año en el que hicieron un Mundial estupendo. Es algo que siempre pienso: un Mundial Juvenil. Por eso me estoy entrenando a full para poder llegar, paso a paso, a esa meta.

- ¿Quiénes son tus consejeros?
- Tengo varios. Mi familia: mamá, hermano, hermana y mi papá, los escucho muy bien porque siempre tienen la razón, je. Otros también son Agustín Pozzo y Matías Costante, dos de mis entrenadores de divisiones juveniles, son tipos que saben mucho y me hablan siempre para bien. En el Pladar son Pablo Bouza, el Gallego Ruiz y Guille, el preparador físico, a quienes cuando tengo alguna duda les pregunto y siempre saben responder.

- ¿Valorás la idea de moverte de Jockey?
- Ni loco. Amo a mi club y siempre lo voy a amar. Pero ojalá que me siga yendo bien y pueda emigrar al exterior en algunos años, es mi gran sueño.

- ¿Pensás en eso?
- La idea de ser un jugador profesional la tengo muy presente, me encantaría algún día poder llegar a serlo. Pero hay que ir paso a paso y viendo las oportunidades que haya. Me entreno con esa idea, sería mi máximo sueño.

- ¿Qué es lo que viene para vos?
- Hacer una buena pretemporada, seguir entrenándome a full, y el año que viene mi gran objetivo o sueño, es el Mundial Juvenil. También espero poder hacer un gran año con mi club. Quiero cumplir mis objetivos y seguir en el sistema del Pladar.


FICHA

Fecha de Nacimiento: 11-10-1994

Inicio en el rugby: A los 6 años, en Gimnasia y Esgrima de Rosario.

Puesto: Apertura

Debut en Primera: El 10 de noviembre de 2012, frente a Tucumán Lawn Tennis, con triunfo 29-6.

Seleccionado Nacional: En seleccionados nacionales, fue convocado por Rodolfo Ambrosio y Bernardo Urdaneta, para debutar contra Chile con Los Pumitas M19, en mayo de este año. También jugó el Sudamericano, en septiembre, en Villa María.

Seleccionados Provinciales: En 2011 debutó con el seleccionado de Rosario M18 -con diecisiete años- en un amistoso con Córdoba (victoria 29-28). En 2012 fue campeón del Torneo Argentino. Hace unas semanas hizo su debut en un seleccionado mayor, con el equipo de Rosario, en el Seven de la República.

Espejo Puma: Me gusta mucho el estilo de juego de Juan Martín Hernández. Trato de seguirlo y mirarlo, viendo las cosas que hace. Me encantaría poder hablar con él algún día.

Espejos de Club: Alberto Di Bernardo, que está jugando afuera, con quien no tengo mucha comunicación, pero cuando viene al club vamos a patear, me enseña cosas y trato de aprender. También Agustín Pozzo, porque siempre está, al igual que todos mis entrenadores.