Wade juega y LeBron contesta

El Heat contó con su dúo maravilla encendido para vencer a los Hawks

null
Por Michael Wallace
ESPN.com
Hawks sienten el calor de Miami
LeBron James anotó 27 puntos en la victoria del Miami Heat sobre los Hawks de AtlantaTags: miami heat, atlanta hawks, nba, lebron james

MIAMI -- Cuando sonó la chicharra final el lunes por la noche, LeBron James hizo un gesto de asentimiento hacia la explosiva pareja musical de Jay-Z y Beyonce en un extremo de la cancha y se volvió para saludar al campeón de boxeo Floyd Mayweather Jr. en el otro.

Luego, el tres veces jugador más valioso apuntó contra los críticos --concretamente, el miembro del Salón de la Fama Charles Barkley-- quienes últimamente han puesto en duda a su compañero del Miami Heat, Dwyane Wade.

Cuando le preguntaron después de la victoria de Miami por 101-92 sobre los Atlanta Hawks lo que una segunda actuación consecutiva tan sólida de Wade debería decirles a los escépticos, James disparó uno de sus tiros más punzantes de la noche.

"Significa que Charles Barkley debe callarse la boca", dijo James. "Quiero decir, el hombre [Wade] ha disparado con una efectividad del 80 por ciento en tiros de campo en los últimos partidos. Eso es como una locura, ¿verdad? Es por eso que es quien es. Increíble".

Con muchas celebridades de alto perfil en asistencia, las estrellas ciertamente se alinearon para el Heat para seguirse distanciando de las actuaciones desastrosas que tuvieron la semana pasada en derrotas ante Washington y New York.

James lideró al Heat con otro de sus típicos esfuerzos dominantes, que incluyó 27 puntos, siete rebotes, seis asistencias y dos robos de balón en 40 minutos. Pero cuando todo hubo terminado hizo hincapié en su defensa, y además salió a defender a Wade.

Y James hizo que el proceso pareciera tan fácil como cuando atrapó un pase globo bien por encima del cuadrado del cristal para clavar una volcada durante la decisiva seguidilla de Miami hacia el final del partido.

En su partido más eficaz de la temporada, Wade metió 11 de 13 tiros de campo y terminó con 26 puntos, cuatro rebotes y cuatro asistencias en 34 minutos. Esto viene de la mano de la victoria del sábado sobre New Orleans, cuando Wade acertó nueve de 12 tiros de campo y sumó 26 puntos.

"Es un jugador rítmico, un jugador fluido", dijo el entrenador del Heat, Erik Spoelstra. "Lo ha demostrado a lo largo de su carrera. Cuantos más partidos juega, cuantos más minutos suma, más fluidez y ritmo tiene durante el transcurso de la temporada".

El resurgimiento de dos partidos se sucedió a un inicio de temporada con altibajos para Wade, quien ha mostrado destellos del atletismo y del juego implacable que lo convirtieron en un escolta de elite en la NBA. Pero intercalados entre estas buenas actuaciones hubo unos cuantos juegos mediocres en los que tuvo problemas para anotar, y mostró muy poca explosividad y capacidad de convertir debajo del aro.

Esto condujo a algunos fans y analistas de la liga, incluyendo a Barkley, a cuestionar públicamente si Wade está en declive tras la cirugía de rodilla a la que se sometió durante el verano, y a un mes de su cumpleaños número 31.

Barkley empezó a opinar sobre Wade durante la transmisión del 29 de noviembre de TNT, citando las dificultades del Heat para capturar una victoria local por 105-100 sobre los San Antonio Spurs, quienes jugaron sin Tim Duncan, Manu Ginóbili y Tony Parker.

"Lo más difícil para Dwyane Wade es entender que está empezando a perder su talento y ahora debe aprender a jugar debajo del aro", dijo Barkley, quien estaba trabajando como analista de color en Miami durante la transmisión. "Lo más difícil cuando eres un gran jugador o un jugador muy atlético y ya no puedes saltar sobre un edificio, es que debes aprender a jugar debajo del aro".

Luego, el jueves pasado, durante el programa en estudio del canal mientras el Heat se encaminaba a una derrota por 20 puntos ante los Knicks en casa, Barkley volvió a opinar sobre Wade.

"Está empezando a perder su capacidad atlética", dijo Barkley. "No es el mismo hombre. Pude verlo en persona. Ya no es explosivo y está lanzando muchos tiros en salto".

A pesar de lidiar con el proceso de rehabilitación por su cirugía de rodilla y de haber superado una lesión en el pie que le obligó a perderse partidos esta temporada, Wade está disparando con una efectividad del 50.6 por ciento y tiene un promedio de 20.2 puntos, 4.3 asistencias y 3.8 rebotes por partido.

"Nunca me preocupé demasiado por el ruido que hay afuera", dijo Wade. "Sólo trato de ser lo más eficiente posible. Lanzar 13 tiros no es algo a lo que no esté acostumbrado. Algunas noches metes 11 de 13 y otras 3 de 13. Realmente no le hice caso al ruido. No le he prestado atención".

Esa fue la única vez en toda la noche que James y Wade no estuvieron sincronizados. Mientras que Wade trató de restarle importancia al hecho de que los comentarios críticos lo habían motivado, James insistió con conocimiento de causa que habían pinchado un nervio.

"Todos los competidores se sienten motivados cuando alguien dice algo de ellos", comentó James. "[Wade] no les presta mucha atención. Pero los ha escuchado. Yo sé que sí. Y cuando tienes dos juegos así, ya es un alivio.

Y hablando de alivio, James dijo en broma que ha sido un alivio para él no ser el centro de todas las críticas por estos días. Desde su decisión de dejar Cleveland hasta sus deficiencias en las Finales del 2011 ante Dallas, James ha sido víctima de interminables análisis y escrutinio en Miami.

"Me encanta. En serio -- cuando alguien no está diciendo cosas sobre mí", dijo James mientras levantaba la voz lo suficiente en los vestidores del Heat para llamar la atención de Wade. "Me alegro de que alguien me haya dejado tranquilo para variar".

Cuando Wade y James juegan con el nivel que mostraron el lunes por la noche, no tienen que escuchar críticas de nadie.

Ni de Barkley.

Y ni siquiera de Mayweather, quien reprendió a estrellas del Heat cada vez que la acción se acercaba a su asiento.

"Hay que mantener la concentración cuando él está sentado ahí, hombre, porque dice algunas cosas graciosas", dijo James.

El Heat tampoco se guardó nada.

Claramente con la mejor combinación 1-2 del partido en James y Wade, Miami acabó con un sólido contendiente de la conferencia y volvió a recordarle a todo el mundo por qué son los campeones reinantes.