Wenger admitió su frustración

Actualizado el 12 de diciembre de 2012
AP

LONDRES -- Arsenal marcha de mal en peor y parece lejos de frenar una sequía de siete años sin trofeos luego de ser eliminado el martes en los cuartos de final de la Copa de Liga, un resultado que aumentó la presión sobre su técnico Arsene Wenger.

La temporada más problemática en los 16 años de Wenger como timonel de Arsenal tuvo su punto más bajo el jueves, al ser superado por penales por Bradford, un equipo de la cuarta división del fútbol inglés.

La eliminación fue toda una vergüenza para el equipo de Wenger, y levanta dudas sobre la calidad y profundidad de un plantel que sufre la salida de algunos de sus mejores jugadores cada vez que se abre el mercado.

"Creo que Arsene Wenger ha hecho un gran trabajo", dijo a la AP el ex zaguero de los Gunners, Frank McLintock. "Pero cada vez es más obvio que no puedes seguir vendiendo a tus mejores jugadores y esperar los mismos resultados".

Wenger siempre ha contado con el respaldo de la dirigencia del club, pero los hinchas de Arsenal están descontentos por la dirección que lleva el club tras la salida en años recientes de estrellas como Robin van Persie, Samir Nasri y Cesc Fábregas, entre otros.

Por primera vez, algunos empiezan a poner en entredicho las decisiones del timonel francés.

En una entrevista con la revista británica de fútbol Four Four Two, realizada antes del revés ante Bradford, Wenger reconoció su frustración por perder a sus mejores jugadores los dos últimos años.

"Se palpaba el potencial, y pensé, `ok, vamos a lograrlo juntos'", dijo. "Después el equipo fue desarmado, a veces después de cinco o seis años de trabajo. Es frustrante, tienes que empezar de nuevo".

"Recientemente hemos perdido jugadores que apenas empiezan sus carreras. Perder a Van Persie, Fábregas, Nasri y (Alex) Song en apenas dos años, es mucho potencial. Por supuesto que uno se preocupa".

Wenger no puede ser acusado de subestimar a Bradford, que está 65 puestos por debajo de Arsenal en la pirámide del fútbol británico. El francés utilizó a la mayoría de su plantel titular, pero el club de la cuarta división le jugó de tú a tú durante la mayor parte del encuentro.

El partido terminó 1-1 después de 120 minutos, y Arsenal perdió 3-2 por penales.

"Jugamos con un equipo muy ofensivo y, por más de una hora, jugamos con cinco delanteros, pero no pudimos anotar", lamentó Wenger. "Uno siente vergüenza cuando no da todo, pero creo que el equipo luchó y estará más decepcionado que frustrado".