Galmarini denunció que fue apuntado

Actualizado el 12 de diciembre de 2012
EFE

SAO PAULO -- El centrocampista de Tigre Martín Galmarini afirmó este miércoles que fue amenazado con un arma de fuego en el vestuario del estadio Morumbí, donde se jugó el partido de vuelta de la final de la Copa Sudamericana, que el Sao Paulo conquistó al ganar por 2-0 en un partido que duró un tiempo.

El capitán afirmó también que el autobús que los transportaba fue apedreado y criticó además la negativa del Sao Paulo de permitirles la víspera el reconocimiento del estadio Morumbí.

"Nosotros les prestamos La Bombonera, los tratamos bien. Lo de ellos es hasta entendible, no lo justifico, pero lo que no toleramos es la agresión física y las amenazas", declaró el jugador.

La final de la Copa Sudamericana fue dada por terminada hoy antes de comenzar el segundo tiempo por el árbitro chileno Enrique Osses ante la negativa de los jugadores argentinos a retornar al campo.

La delegación acusó a hombres de la seguridad privada del estadio de haberlos agredido a golpes, con palos y de hasta haber esgrimido armas de fuego.

Los jugadores del Tigre, que protagonizaron un amago de riña con los locales al terminar el primer tiempo, explicaron que tras las agresiones del personal de seguridad privada del estadio decidieron no presentarse para el segundo tiempo del partido.