Policía "no" vio armas en la pelea

Actualizado el 13 de diciembre de 2012
DYN
La final que no fue
Hablemos de fútbol repasó el único tiempo de la final que se disputó entre San Pablo y Tigre por la Sudamericana.Tags: hablemos de fútbol, san pablo, tigre, sudamericana

BUENOS AIRES -- La Policía Militar negó este jueves que la seguridad privada del Club San Pablo portara armas de fuego en el estadio Morumbí de esa ciudad, durante la final de la Copa Sudamericana, mientras que el club local denunció una supuesta "invasión" de su vestuario por parte de los jugadores de Tigre.

Un miembro de la Policía Militar, que la agencia de noticias Estado identificó sólo como "Gonzaga", confirmó que el cuerpo fue convocado "para separar una pelea generalizada entre miembros de la seguridad del club brasileño y jugadores y miembros del cuerpo técnico de Tigre", quien "garantizó que ninguno estaba armado durante el tumulto".

"La Policía Militar sólo separó y no constató que alguno estuviese armado. Si así hubiese sido, el guardia de seguridad estaría preso", afirmó Gonzaga en una entrevista a Radio Estado ESPN.

Por su parte, el vicepresidente de fútbol del San Pablo, Joao Paulo de Jesus Lopes declaró que los jugadores de Tigre quisieron "invadir" el vestuario del equipo paulista.

"Ellos intentaron invadir nuestro vestuario y tenemos miembros de la seguridad machucados", dijo el dirigente, quien añadió que van a solicitar a la Confederación Sudamericana sanciones para Tigre. "Ellos tienen que ser castigados", señaló.

En tanto, el presidente del San Pablo, Juvenal Juvencio repudió el comportamiento de Tigre y declaró que el título fue más "sabroso" con el retiro del equipo argentino.