¿Merecen el Salón de la Fama?

Preguntas y respuestas sobre futuras coronaciones al Hall of Fame

Actualizado el 14 de diciembre de 2012
ESPN.com

McGrady/IversonGary Bassing/NBAE/Getty ImagesHace años, dos eternos jugadores del Juego de las Estrellas como Tracy McGrady y Allen Iverson estaban en la cima del mundo del básquet.

¿Llegará el Salón de la Fama a exaltar este quinteto de ex jugadores estelares? ESPN The Magazine compartió sus reflexiones sobre quién debería estar en el Salón de la Fama basándose en análisis técnicos. Ahora, nuestros panelistas dan sus visiones subjetivas sobre Vince Carter, Grant Hill, Rasheed Wallace, Tracy McGrady y Allen Iverson. (También pueden ver el análisis de Insider sobre las chances de Shawn Marion de entrar en el Salón de la Fama.)


1. ¿Podrá Vince Carter entrar en el Salón de la Fama?


J.A. Adande, ESPN.com: No. Su carrera parece estar definida por lo que no ha logrado: como por ejemplo, nunca lideró la liga en ninguna categoría estadística y nunca fue a una Final de la NBA. La última parte es aún más importante porque se ha unido a dos equipos (Magic y Mavericks) que fueron a las Finales de la temporada antes de que él llegue ahí, y un tercero (Nets) que estuvo en la final dos años antes de su llegada. Tiene el hábito de llegar siempre después de que la comida se consumió y las boletas fueron pagadas. Y claro, dejó a los Raptors antes de que ellos hayan siquiera servido la cena.

Mark Haubner, The Painted Area: Sí. Basándonos en precedents, Vince llegará a ese punto algún día. Carter está 31 en anotaciones en la NBA en la lista histórica con más de 21.000 puntos, y todos los jugadores elegibles que lo superan están en Springfield. Pero yo desearía que el Salón de la Fama tuviese estándares más altos. Carter llegó solamente a dos equipos del seleccionado de la NBA (un segundo equipo, y un tercero). Para mí, eso es un candidato a duras penas.

Steve McPherson, A Wolf Among Wolves: Sí. Carter está en el umbral del tipo de números asociados con los miembros del Salón de la Fama. Pero para mí, un miembro del Salón de la Fama debería tener algo más que números. Debería tener algo que incluya la misma fibra del juego, y con su victoria en el Concurso de Volcadas del 2000, su volcada sobre Frederic Weis en las Olimpíadas ese mismo año y muchas otras grandes jugadas como esas, él fue mucho más que un volcador, sino que se transformó en sinónimo de volcada para miles de fanáticos.

Danny Nowell, Portland Roundball Society: No. Si yo estuviese buscando consistencia con el resto de mi lista, Vince estaría ahí, pero simplemente no hay suficientes logros distintivos en su carrera. Me duele, porque tengo un afecto especial por Vince como fanático de los Tar Heels, pero simplemente no lo veo en el Salón de la Fama a futuro.

Ethan Sherwood Strauss, HoopSpeak: Sí. Es el mejor volcador de todos los tiempos, y también tiene una larga y exitosa carrera haciendo mucho más que eso. Lo que pasó en Toronto no me molesta. El tipo no quiso quedar pegado haciendo su trabajo en otro trabajo. Lo entiendo.


2. ¿Podrá Grant Hill entrar en el Salón de la Fama?


Adande: Sí. Aún cuando las lesiones le afectaron el camino de su carrera profesional, él casi le saca el máximo a su carrera universitaria al ganar dos campeonatos en Duke y alcanzar una tercera presentación en el Final Four. En la NBA terminó entre los 10 mejores en la votación para el JMV en cinco oportunidades. También está entre los 10 mejores de todos los tiempos en triple-dobles, aún cuando no ha logrado ninguno desde 1998. Eso muestra qué tan buena fue la parte de su carrera previa a su lesión.

Haubner: Sí, basándonos en los precedentes. Recuerden que la carrera universitaria cuenta, y la de Hill es bastante similar a la del también miembro del Salón de la Fama David Thompson: gran jugador universitario que tuvo seis excepcionales temporadas profesionales. Además, la racha de Hill posterior a la lesión le ha dado mayor longevidad. Si hubiese una candidatura al Salón de la Fama basada solamente en lo realizado en la NBA, como debería ser, yo estaría en contra de la candidatura de Hill debido a sus lesiones, que desafortunadamente le afectaron la carrera.

McPherson: Sí. Si recorriendo bajando el camino de lo que los jugadores significaron para el deporte más allá de los números, Hill debería estar adentro. Es tremendo volver a ver los viejos anuncios de Sprite y verlo siendo promocionado por sus habilidades extraordinarias. Después de su temporada perdida en Orlando, pareció como si estuviese acabado. Pero contra todas las predicciones, se ha transformado en lo que quizás siempre fue: un jugador definido más por su trabajo duro que por su talento natural. Un jugador de básquet. Agreguen a eso su carrera en Duke y verán una carrera digna de estudiar.

Nowell: Si. Originalmente mi idea era que Grant había estado lesionado demasiado durante mucho tiempo, y que debería ser una exclusión trágica. Pero Hill fue demasiado bueno en sus años en Detroit, y le pondría mi voto con felicidad, y dejaría que más votantes prácticos le nieguen el talento si es que así lo quieren.

Strauss: No, lamentablemente. La carrera de Grant Hill en la NBA podrá ser la del mejor jugador jamás producido por Duke (lo cual podría dar indicaciones sobre el desarrollo profesional de esa escuela). Hill tuvo el talento y el deseo para ser miembro del Salón de la Fama, pero obviamente sus tobillos tenían otros planes menos generosos.


3. ¿Podrá llegar Rasheed Wallace al Salón de la Fama?


Adande: No. A Rasheed no le importaba ser un All-Star, ¿por qué habría de importarle estar en el Salón de la Fama? Nada podría importarle menos que tener la aprobación de la gente de afuera. Es un perfil refrescante, pero también es la razón por la cual no compiló numeritos de Salón de la Fama, y la razón por la que no recibiría mi voto. Es una pena, porque me encantaría escuchar su discurso de inducción.

Haubner: No. Y es una pena, porque siempre creí que Rasheed era tan talentoso como sus legendarios contemporáneos como Tim Duncan y Kevin Garnett. Si tan sólo se hubiera sentido cómodo como opción No. 1 y lanzando sus imparables tiros en salto con giro durante toda la noche, creo que estaría camino al Salón. Y, por supuesto, hubo muchas ocasiones en las que los estallidos de Sheed desequilibraron a su equipo y a sí mismo.

McPherson: No. Y me duele decirlo. Me gustaría que entre, pero como alguna vez dijo un hombre sabio, "Los sentimientos no son números". Es un loco querible, un inadaptado que encontró su lugar en un equipo de campeonato en Detroit y que sigue dando, ahora en New York. Si la NBA fuera Dungeons & Dragons, sería un ogro realmente bueno. Pero su identidad está ligada tan inextricablemente a la NBA y sus reglas que no creo que reciba mucho énfasis para el Salón en la liga.

Nowell: Sí. La vieja prueba del "mejor jugador en un equipo de campeonato" parece haber salido a favor de Chauncey Billups con los Pistons de mediados del 2000, pero Sheed era el alma, el hombre cuya excelencia de dos vías hacía que todo funcionara. Además, ya dejé entrar a Vince Carter, ¿qué otra cosa puedo hacer?

Strauss: No, pero nunca voy a olvidarlo y tú tampoco. Sheed simplemente no tiene los numeritos, y eso es porque jugó en la época equivocada. Cuando la NBA prohibió la defensa ilegal, fomentó una nueva era de ala pivotes lanzadores de triples para abrir la cancha. Para entonces, Wallace ya era demasiado viejo como para sacar provecho.


4. ¿Podrá llegar Tracy McGrady al Salón de la Fama?


Adande: No. Nunca jugó una temporada completa de 82 partidos, y la sensación es que nunca pudo completar su carrera. La espalda básicamente lo arruinó a los 30 años. Su incapacidad de superar la primera ronda de los playoffs arruina su candidatura para mí. Aún peor, los Rockets avanzaron, y luego llevaron a los Lakers a siete partidos en la segunda ronda, todo durante su ausencia por lesión. Esto podría habilitarlo para el Salón de la Fama Teórico de Patrick Ewing, pero no para el de Springfield.

Haubner: Sí. T-Mac se lo merece. Debido a su terrible declive, probablemente hayas olvidado lo bueno que fue: siete veces All-NBA y uno de los siete jugadores de la historia que han tenido una campaña con un PER superior a 30 (2002-03). La falta de triunfos en playoffs lo perjudicará, aunque McGrady por lo general tuvo un desempeño espectacular durante la postemporada. Claramente tiene un mejor currículo de NBA que Chris Mullin, quien entró el año pasado.

McPherson: No. Amado por los grandes cerebros del básquetbol por las habilidades casi sobrenaturales que desplegó durante una breve ventana a principios de la década del 2000, McGrady ha tenido una carrera con demasiadas dificultades como para asegurarse un lugar en el Salón. Es casi equivalente a meter la banda Television en el Salón de la Fama del Rock and Roll sólo por el álbum "Marquee Moon". Quiero decir, "Marquee Moon" es muy bueno pero... hmm. ¿Puedo cambiar mi voto?

Nowell: Sí. Tracy McGrady tal vez siga siendo el anotador más bonito que haya visto, y durante su pico fue un jugador de primera en una de las mejores épocas de la liga. Tal vez no suceda para él, pero T-Mac tiene mi voto.

Strauss: No. Debería haber sido, pero ahora no lo es. Hubo un momento en el que elegir a T-Mac sobre Kobe era perfectamente razonable, aunque no racional. Algunos problemas de espalda y rodilla más tarde, el currículo de McGrady no tiene suficientes credenciales para el Salón de la Fama.


5. ¿Podrá llegar Allen Iverson al Salón de la Fama?


Adande: Sí. Todo el resto de los Jugadores Más Valiosos están en el Salón de la Fama o en camino, y no hay razón por la que el ganador del 2001 debería ser la excepción. Rejuveneció el programa de Georgetown, y luego lo reinventó. Georgetown dejó de ser un equipo dominado por grandotes que se quedaban los cuatro años para convertirse en un lugar en el que los escoltas estelares salían temprano. En la liga profesional, le devolvió la gloria a una famosa franquicia que había estado dormida durante una década. Su promedio total de 26.7 puntos por partido es el sexto mejor de todos los tiempos. Y marcó el comienzo de la era hip-hop de la NBA.

Haubner: Sí. Basketball-Reference dice que Iverson tiene un 99.8 por ciento de probabilidades de entrar en el Salón. Con un JMV, siete All-NBAs (tres en el primer equipo, tres en el segundo, y uno en el tercero), 11 apariciones All-Star, cuatro títulos como anotador y 24,000 puntos en su carrera, La Respuesta tendría que entrar de cabeza, aunque su impacto global en las victorias probablemente sea sobrevaluado (demasiados lanzamientos de bajo porcentaje y alto volumen).

McPherson: Sí. La posible inducción de Iverson al Salón tal vez sea la gran prueba del componente moral de cómo juzgamos a los jugadores de básquetbol. ¿El Salón representa lo que deseamos que sea el deporte? ¿O refleja la realidad, a menudo desprolija, de cómo se juega en verdad? Yo me quedo con lo último, y es imposible negar que Iverson trajo, y de muchas maneras personificó, la tendencia rebelde que es una parte indeleble del básquetbol que conocemos.

Nowell: Sí. La carrera de A.I. ha perdido bastante brillo para mí ahora que no está aquí para someterme, pero simplemente significa demasiado para la liga como para quedar excluido. Sí, su ineficiencia es casi irrisoria ahora, pero A.I. fue una figura tan transicional y transformativa dentro y fuera de la cancha que se merece un lugar.

Strauss: No. A mi modo de ver, no. Estoy seguro de que Iverson va a entrar y fue un talento increíble. Simplemente no estoy a favor de apoyar este tipo de candidaturas. La gente hace referencia a la carrera de Finales de Iverson como prueba de su valor, pero fue bastante peor durante muchas temporadas. Yo prefiero que un miembro del Salón de la Fama sea una ayuda obvia para su equipo casi todos los años.