Lochte sumó otro oro y otro récord

null
EFE

Ryan Lochte
APLochte sigue arrasando en Turquía

MADRID -- El estadounidense Ryan Lochte demostró este sábado que no está dispuesto a que nada, ni nadie le robe el protagonismo en los Mundiales de piscina corta que se disputan en Estambul, tras establecer el segundo récord del mundo en veinticuatro horas, con una marca de 50.71 segundos en los 100 metros estilos.

El registro habla de la voracidad del nadador de Nueva York, que ni tan siquiera necesitó del estímulo de la lucha por las medallas, para dar lo mejor de sí mismo en una semifinal, en la que rebajó en cinco centésimas el récord -50.76- del eslovaco Peter Mankoc.

Tiempo que confirma la condición de máximo favorito del estadounidense para colgarse mañana el oro en una prueba, los 100 metros estilos, en la que con la oposición del australiano Kenneth To, Lochte puede volver a batir el récord.

El viernes, en los 200 estilos, Lochte, azuzado por el japonés Seto y el húngaro Cseh, estableció con un crono de 1:49.63 minutos el hasta hoy único récord del mundo en unos campeonatos en los que el norteamericano ya suma cuatro medallas de oro y una de bronce.

El récord del mundo eclipsó la extraordinaria actuación de dos de las más fulgurantes estrellas de la natación mundial, la lituana Ruta Meilutyte y la china Shiwen Ye.

Meilutyte, que el pasado verano se convirtió en una de las grandes sensaciones de los Juegos Olímpicos de Londres, al colgarse con tan sólo 15 años la medalla de oro en la prueba de los 100 metros braza, volvió este sábado a demostrar que no tiene rival en esta especialidad.

Al menos, si enfrente no tiene a la estadounidense Rebecca Soni, ausente en Estambul, como evidenció hoy en el Sinan Erdem Dome donde la lituana, que ya se alzó con el triunfo en los 50 braza, logró el oro en el hectómetro, al imponerse a la jamaicana Alia Atkinson, con un tiempo de 1:03.52, nuevo récord de los campeonatos.

Igualmente precoz es la china Shiwen Ye, que a sus apenas 16 años, ya puede presumir de la condición de doble campeona olímpica, así como de plusmarquista mundial, tras deslumbrar el pasado verano en el Centro Acuático de Londres.

Brillante actuación que la adolescente china ratificó hoy en Estambul con su triunfo en los 200 metro estilos, en los que Ye se quedó a tan sólo cuatro centésimas de la plusmarca mundial de la estadounidense Julia Smit -2:04.60-, tras destrozar con un crono de 2:04.64 el récord de los campeonatos establecido hace dos años en Dubai -2:05.73- por la española Mireia Belmonte.

Marca fruto de la increíble resistencia de la húngara Katinka Hoosszu, ganadora de la Copa del Mundo de piscina corta, que obligó a Ye a dar lo mejor de sí misma en los últimos 50 metros para doblegar a la nadadora magiar, que entró en el tramo de libre en cabeza de la prueba.

Dos adolescentes, que juntas no suman, los 32 años con los que el brasileño Nicholas Santos, logró el triunfo en la prueba de 50 metros mariposa, tras imponerse con un tiempo de 22.22 segundos, mejor marca mundial del año, al sudafricano Chad Le Clos, que tuvo que conformarse con la plata.

Por su parte, el australiano Robert Hurley, que logró el triunfo en los 50 espalda con un crono de 23.04 segundos, dio el primer oro al país oceánico en unos Mundiales en los que Estados Unidos encabeza el medallero, con veinte preseas, tras lograr este sábado su octavo oro en la prueba de 4x100 libre femeninos.