Jim Schwartz dice que debe mejorar

null
AP

ALLEN PARK -- El entrenador en jefe de los Detroit Lions, Jim Schwartz, admitió que la temporada de su equipo "se ha salido de los rieles" y que el progreso realizado la temporada pasada que llegaron a los playoffs se ha convertido en un recuerdo distante.

Jim Schwartz

Schwartz

Schwartz, quien ha perdido al menos 10 partidos en tres de sus cuatro temporadas como entrenador en jefe de los Lions, dijo que la culpa por las expectativas no cumplidas en el 2012 recae completamente en él.

"La responsabilidad del equipo es del entrenador en jefe, y necesito hacer un mejor trabajo", declaró. "Una marca 4-10 no es lo suficientemente buena".

La derrota de Detroit, 38-10, frente a los Arizona Cardinals fue su sexto descalabro consecutivo y la derrota más abultada del equipo desde que perdieron, 48-3, contra los Baltimore Ravens en el 2009. Después de vencer a los Jacksonville Jaguars el 4 de noviembre, Detroit perdió sus siguientes cinco partidos por un promedio de 5.2 puntos, sólo para ser apaleado por los Cardinals.

El ala cerrada, Tony Scheffler, dijo que los Lions tuvieron oportunidades para sobreponerse a cuatro pérdidas de balón y vencer a un equipo de Arizona que se encontraba en una racha de nueve partidos sin ganar.

"Nunca pensamos que estuvimos fuera de alcance", expresó Scheffler. "Simplemente no hicimos las jugadas para ponernos de vuelta. Nuestra defensiva peleó duro todo el encuentro. No les dimos buena posición de terreno. Ellos nos mantuvieron en el partido".

La evaluación de la derrota de Schwartz difiere considerablemente. Después de defender el juego de su equipo en las últimas semanas, Schwartz dijo que los Lions simplemente cometieron demasiados errores para ser competitivos.

"Hemos tenido muchos partidos este año que se reducen a una jugada crítica en el último cuarto que la ves y dices, 'Vaya, si hubiéramos hecho esa jugada habríamos ganado el partido'", sentenció. "No podemos ser ingenuos para pensar que este fue uno de esos juegos".

Los Cardinals interceptaron tres veces al mariscal de campo, Matthew Stafford, dos de esas intercepciones fueron devueltas para touchdown. Stafford les dijo a sus compañeros que creía que él era responsable por la derrota después de completar 24 pases en 50 intentos , que sin duda fue su peor actuación de la temporada.

"Eso es lo peor que puedo jugar", indicó. "Para que tengamos éxito, tengo que jugar mucho mejor que eso. Lo entiendo".

Schwartz elogió la decisión de Stafford de asumir la responsabilidad por la derrota, diciendo "eso es lo que los buenos mariscales hacen", pero también reiteró su opinión de que la responsabilidad por el rendimiento de su equipo al final recae en el cuerpo de entrenadores. También dijo que nunca consideré enviar a la banca a Stafford.

El juego de Calvin Johnson fue lo único rescatable para Detroit. Johnson tuvo 10 recepciones para 121 yardas, a pesar de enfrentar una cobertura que Schwartz comparó con una defensiva de baloncesto.

"[Arizona] envió doble marca a Calvin [Johnson] en casi todas las jugadas", señaló. "Usaron cobertura de despeje para tratar de detenerlo, y el hecho de que aún así tuvo 121 yardas dice mucho acerca de Calvin, dice mucho acerca de la capacidad de [el coordinador ofensivo] Scott Linehan para ser capaz de hacerle llegar el balón. Pero nos hicieron falta otros jugadores que hicieran jugadas en el campo".

Las 121 yardas recibidas de Johnson lo ponen con 1,667 yardas en la temporada, dejándolo a 181 yardas de romper el récord de la NFL de más yardas recibidas en una sola temporada, impuesto por Jerry Rice con los San Francisco 49ers en 1995.

Los Lions reciben a los Atlanta Falcons el próximo sábado.