No es fácil vivir en el limbo

Estar constatemente entre los rumores puede afectar la mentalidad de un jugador

Actualizado el 18 de diciembre de 2012
Jerry Crasnick Por Jerry Crasnick
ESPN.com
Archivo

El gerente general de Cleveland, Chris Antonetti, se enfrenta a un gran reto al tratar de darle la vuelta a una franquicia que ha tenido sólo dos temporadas ganadoras desde el 2001. La asistencia de los Indios es escasa, su nómina es apretada y el sistema de granja no es tan profundo como para ayudar a producir un contendiente instantáneo en la División Central de la Liga Americana.

Justin Upton
D. Carroll para ESPN The MagazineUpton ha estado incolucrado en los rumores de cambio por dos años

La búsqueda interminable para mejorar el club significa explorar todas las vías posibles, pero este enfoque viene con un efecto secundario no deseado: Por cada jugador que negocia Antonetti, tiene que mantener un diálogo abierto con varios otros jugadores que siguen en la lista.

Los Indios han sido una fuente de rumores de cambios durante todo el invierno, con el jardinero Shin-Soo Choo, el torpedero Asdrúbal Cabrera y los lanzadores Chris Pérez y Justin Masterson, todos haciendo de las suyas en la fábrica de rumores. Una de estas historias llegó a su conclusión la semana pasada cuando Antonetti negoció a Choo con Cincinnati como parte de un acuerdo de tres vías con los Diamondbacks de Arizona y los Rojos. Mientras tanto, otros candidatos a ser negociados por Cleveland sólo pueden esperar y se preguntan si van a ser los próximos.

Los aficionados están condicionados a pensar que los atletas que ganan millones de dólares para jugar un juego de niños deben estar listos para empacar y mudarse en cualquier momento. Pero eso no cambia la realidad -- que los jugadores de Grandes Ligas valoran la estabilidad, y a sus esposas y sus niños le gusta más todavía, y la falta de claridad produce algunas consecuencias desagradables. Cuando un jugador se siente como si estuviera en el limbo, puede ser una fuente de tensión con la gerencia, atenazar la armonía del equipo y complicar la vida del manager. Por eso las oficinas centrales se esfuerzan por mantener a los jugadores informados.

"Tratamos de manejarlo lo mejor que podamos, comunicándolo directamente con nuestros muchachos", dijo Antonetti. "Al final de la temporada, hablé con Asdrúbal y Choo y algunos de nuestros otros chicos. Les dije: 'Mira, esta es la naturaleza de la industria. Es la forma en que funciona. La temporada baja y la fecha límite de cambios son tiempos en que los equipos preguntan acerca de los jugadores. Hay equipos que inevitablemente especulan sobre su disponibilidad. Debes tomar como un cumplido que seas atractivo para otros equipos y que tengan interés en ti'".

"El hecho de que sus nombres hayan surgido a través de rumores no significa que estemos por ahí buscando activamente para tratar de negociarlos. La mayoría de las veces es porque los equipos han preguntado y expresaron interés en ellos. Creo que muchos de los muchachos que han estado alrededor de todo esto entienden eso".

El molino de rumores, una vez algo muy divertido, se ha convertido en una obsesión con la llegada de Twitter, de sitios de internet dedicados a las negociaciones y canales de televisión de deportes las 24 horas. Un jugador no tiene que buscar mucho para ver si su nombre está en discusión -- o peor aún, que está siendo "vendido".

Se podría llenar una roster competitivo de 25 jugadores con los peloteros que se han mencionado en la especulación de las negociaciones desde noviembre. Este incluiría a Justin Upton, Jason Kubel, Dexter Fowler, Denard Span, Alfonso Soriano y Mark Trumbo en los jardines, Michael Morse, Danny Espinosa, Cabrera y Yunel Escobar en el cuadro interior, Jarrod Saltalamacchia y J.P. Arencibia detrás del plato y una rotación de pitcheo de R.A. Dickey, James Shields, Chris Capuano, Trevor Bauer y Rick Porcello, con Joel Hanrahan, Pérez y Wade Davis en el bullpen y Wil Myers, Garrett Jones, Peter Bourjos, Skip Schumaker y Dee Gordon desde el banquillo.

Algunos de los jugadores se han mudado, otros se han quedado y el resto está pendiente de una resolución de su situación. Ten la seguridad de que otra ola de rumores llegará pronto a través de un navegador de internet cercano.

En un intento de conocer más acerca de cómo los jugadores manejan la incertidumbre, ESPN.com se acercó a tres de los candidatos a ser cambiados antes mencionados y sus agentes para obtener sus puntos de vista. Todos ellos declinaron la oportunidad de abordar el tema.

"Me encantaría", dijo un agente. "Sin embargo, tendría que pensar antes de abrir mi boca si es para respaldar los intereses de mi jugador".

En los buenos viejos tiempos del periodismo deportivo -- por ejemplo, allá por la década de 1990 -- un rumor podría aparecer en una sección del periódico deportivo y morir de soledad. Pero la tecnología móvil y el análisis instantáneo han alterado radicalmente el paisaje. Los columnistas de béisbol y los "insiders" están libres para hacer generalizaciones en 140 caracteres o menos, y una exhaustiva, soporífera serie de pepitas de oro está disponible para cualquier persona fetichista de la estufa caliente. En los últimos años, el sitio web MLBTradeRumors.com se ha convertido en un centro de información para los cambios, minucias y todo lo demás.

"El ciclo de noticias es de 24/7, y es aún más profundo que eso, porque la información es muy repetitiva y viene a ti de muchas maneras diferentes", dijo el agente John Boggs. "Y lo compone el relleno de esos ciclos de noticias. Hay una gran cantidad de información engañosa y conjeturas, y todo está sobre el tablero. Personalmente, creo que sí tiene un impacto en el jugador y su familia. Cuando se llama al jugador, lo primero que dice cuando contesta el teléfono es: '¿Adónde voy?'".

Un jugador puede estar en el limbo por una variedad de razones. Tal vez se está acercando a la agencia libre y su equipo quiere conseguir una recompensa antes de que llegue al mercado abierto. Tal vez su contrato es difícil de manejar y está siendo vendido para liberar espacio en la nómina a instancias de los propietarios. O tal vez que su equipo tiene un excedente de jugadores en su posición y está a punto de ser limitado para obtener entradas o turnos al bate.

Dickey se convirtió en carne de negociaciones cuando no pudo llegar a un acuerdo sobre una extensión de contrato con los Mets. Morse, por el contrario, ha sido un rehén de las negociaciones del contrato de los Nacionales de Washington con Adam LaRoche. Si los Nats traen de vuelta a LaRoche, es casi seguro que Morse será negociado. Si LaRoche sale de la ciudad, es más probable que Morse se quede.

Saltalamacchia, quien bateó para .222 con 25 jonrones para Boston la temporada pasada, tuvo la idea de que podría ser prescindible cuando los Medias Rojas firmaron como agente libre al receptor David Ross con un contrato de dos años en noviembre. La lista de receptores de Boston se hizo aún más profunda cuando Mike Napoli acordó un contrato por tres años, pero la llegada del Napoli se ha retrasado desde entonces por las preocupaciones sobre su examen físico.

James Shields
Al Messerschmidt/Getty ImagesJames Shields lanzó siete temporadas con los Rays antes de ser cambiado a los Reales en invierno

Upton, dos veces integrante del Juego de Estrellas, ha sido objeto de rumores de cambio, ya que los Diamondbacks esgrimieron primero su nombre en el 2010 durante las reuniones de los gerentes generales. Los rumores relacionados con Upton reaparecieron en la fecha límite de cambios en julio y de nuevo la semana pasada. Así que es natural preguntarse: ¿Cuándo fue que Upton, dos veces integrante del Juego de Estrellas y quien tiene sólo 25 años de edad y parece ajustarse a la descripción de ser un 'jugador franquicia' a largo plazo, comenzó a desconectarse o a sentirse no deseado?

Aunque el gerente general de Arizona, Kevin Towers, dijo que es "poco probable" que Upton sea negociado ahora que los Diamondbacks han adquirido su solución a largo plazo en el campocorto, Didi Gregorius, Upton se pregunta cuándo reaparecerá su nombre nuevamente. Se puede esperar una avalancha de preguntas sobre el tema a su llegada a los entrenamientos de primavera en febrero.

Hasta entonces, los Diamondbacks no parecen demasiado preocupados por el marco mental de Upton. Durante las reuniones de invierno recientes en Nashville, Torres le restó importancia a las preocupaciones de que los rumores constantes tengan un peso emocional sobre Upton o abra una brecha de diferencias entre el jardinero y el club.

"Es lo mismo si eres Asdrúbal Cabrera o James Shields", dijo Torres. "Es parte del juego. Estoy seguro que (a Upton) no le gusta. Me imagino que es incómodo, y no los culpo. Pero con los medios sociales ahora, es difícil mantener cualquier conversación tranquila. Su nombre va ser objeto de bromas, y eso es duro. Pero es un profesional. Todavía está aquí, así que creo que todavía se da cuenta de cuánto lo valoramos y lo queremos".

La historia reciente demuestra que no se sabe cómo un jugador va a reaccionar ante la incertidumbre. Shane Victorino parecía sentirse presionado después de tener un comienzo lento la temporada pasada y sus posibilidades de firmar una extensión a largo plazo con los Filis disminuyeron. Su compañero Cole Hamels, en cambio, lanzó como un miembro del Juego de Estrellas en abril, mayo y junio, y los Filis lo recompensaron con un acuerdo de seis años y $144 millones a finales de julio.

"Uno sabe que hay un efecto", dijo Boggs, el agente de ambos jugadores. "Sólo espero que puedan compartimentarse y centrarse en lo que tienen que hacer. Está fuera de sus manos. Básicamente, tienes que salir allí y hacer lo tuyo y no dejarse afectar por todos los rumores que escuchan, porque gran parte de ellos son imprecisos hasta el último segundo en que se materializa".

El limbo en el béisbol nunca es un lugar fácil donde vivir. Si es que sirve de algún consuelo a los jugadores que residen allí, recuerden que tienen mucha compañía.


Jerry Crasnick cubre béisbol para ESPN.com Consulta su archivo de columnas.