El gran año del tenis colombiano

Buenas actuaciones de Falla y Giraldo, la llegada de un ATP y la visita de Federer

null
ESPNtenis.com

Alejandro Falla
Getty ImagesFalla, el mejor colombiano en el ranking ATP

BUENOS AIRES -- No todo el éxito se resume en alcanzar el número uno o estar en el Top-10. Para realizar un balance anual, cita prácticamente obligada en diciembre, se deben tener en cuenta varios aspectos. Y una de las variables, quizá la más importante, es poner el año anterior como espejo. Entonces, al ver que los dos principales singlistas del país tuvieron su mejor temporada en el circuito -al igual que los dos doblistas-, que se confirmó la vuelta de un torneo ATP y que sumó un segundo WTA, además de la enorme visita de Roger Federer hace unos días, no se puede dejar de marcar que fueron doce meses positivos. En falta, tal vez, el tenis femenino. Vayamos por partes.

Si la que manda es la estadística, hay que comenzar marcando que Alejandro Falla terminó el año como el mejor colombiano en el ranking ATP en el puesto 54°, luego de haber bajado en julio la barrera del top-50 por primera vez y alcanzar el 48°. Entre sus mejores resultados se encuentran los grandes triunfos en Grand Slam: en Australian Open venció a Mardy Fish (8°) y en Wimbledon se impuso a John Isner (10°). En ambos Major, Falla subió hasta la tercera ronda. En su hoja de ruta también hubo un éxito ante Dolgopolov, en Kuala Lumpur, un muy buen partido ante Federer, en los Juegos Olímpicos, y los títulos de los Challengers de Bogotá y Barranquilla.

Muy cerquita, en el 57°, finalizó el año Santiago Giraldo, quien, también en julio, logró su mejor ubicación en la ATP al llegar al 39°. El cierre de su temporada no fue el esperado por él, dado que tuvo que dejar de jugar en septiembre y pasar por el quirófano por una apendicitis, pero hace unas semanas la sonrisa le volvió a la cara: retornó a los entrenamientos y fue parte de la exhibición de Federer, jugando un dobles con Falla, Daniela Hantuchova y Andrea Hlavackova. Y antes supo acumular festejos ante Bernard Tomic (cuando era 29°) y Kei Nishikori, además de hacer semifinales en Acapulco y representar al país en la Copa Davis, con éxito ante Ecuador y caída frente a Brasil. Irá por más en 2013.

Detrás de Falla y Giraldo, también se puede decir que fue un buen año para Juan Sebastián Cabal, quien llegó a ser 20° en dobles en 2012 y supo alcanzar la final en s-Hertogenbosch con el ruso Dmitry Tursunov y las semifinales de San Paulo, Stuttgart y Munich con Robert Farah, quien también logró su mejor ranking en el año: 58°. Una buena dupla colombiana que esta temporada además jugó Copa Davis y que buscará dar el salto de calidad el próximo año.

Roger Federer
Getty ImagesRoger Federer, en su visita a Colombia

Pero también hubo grandes novedades fuera de las canchas. Después de once años, Colombia volverá a tener un torneo ATP, luego de que un grupo empresarial se hiciera cargo de la semana de Los Ángeles y la trasladara a Bogotá, donde se jugará un certamen de categoría 250 del 15 al 21 de julio, sobre cemento, con un cuadro de 28 jugadores. Esta misma ciudad, pero en febrero, recibirá el tradicional torneo WTA, que ahora una semana antes tendrá la compañía del nuevo certamen de Cali con 125.000 dólares en premios. Será sobre clay, a partir del 11 de febrero. Y habrá más acción femenina en el país, dado que Medellín será la sede de la primera ronda de la Zona Americana de la Fed Cup. Completo.

La creciente actividad del tenis femenino además buscará contagiar a las raquetas colombianas, que hoy tienen como máximo exponente a Mariana Duque Marino, actual 145° y ex 94° en 2010. Mucho más relegada se encuentra Catalina Castaño, que está 234° y muy lejos del 35° que supo alcanzar en 2006. No obstante, hay luz de esperanza. Yuliana Lizarazo, de 19 años, fue parte del equipo colombiano de Fed Cup que cayó en la final de la Fed Cup ante Argentina, como en 2011, luego de sus triunfos ante Venezuela, Bolivia, Paraguay y Brasil. Para barajar y dar de nuevo.

Y el broche de oro, en el cierre del año, llegó con la presencia de Federer en Colombia. Y el suizo, máximo ganador de títulos de Grand Slam, no arribó solo: lo hizo con el francés Jo-Wilfried Tsonga por si fuera poco. Roger cautivó a todos, como lo hizo también en Brasil y Argentina. Participó de varios eventos, jugó al fútbol-tenis, fue parte de una clínica para chicos y regaló magia en el Coliseo el Campín para 14.000 personas. Un lujo, para darle un final estupendo a la temporada.