Actualidad gris; futuro esperanzador

Qué pasa en Chile tras los grandes hitos. Dos realidades, con ESPNtenis.com.

Actualizado el 27 de diciembre de 2012
Por Tomás Rodríguez Couto
ESPNtenis.com

Jorge Aguilar
Getty ImagesAguilar, en momento clave de su carrera

BUENOS AIRES -- Chile vive etapas de transición. Lejos de los mejores tiempos de Marcelo Ríos, Fernando González y Nicolás Massú, hoy no tiene varones dentro de los 150 primeros, mientras que la más destacada entre las mujeres es Andrea Koch, fuera de las mejores 300.

Hoy, Jorge Aguilar es la segunda raqueta de Chile, solo por detrás de Paul Capdeville. Terminará el año bien cerca del 167º lugar en el ranking que supo ocupar en 2010, gracias a tres finales consecutivas en torneos Futures de su país (en los dos últimos se quedó con el título). La ecuación que implica sumar puntos cerca de casa siempre es positiva.

Pero su visión ronda lo apocalíptico. No ve un futuro alentador. Por eso, más de una vez pensó en largar todo, aun siendo uno de los referentes en actividad: "Está complicado viajar, no hay mucho auspicio. La carrera del tenista es bastante costosa, tengo 27 años y ya invertí todo lo que pude - le contaba, con cabeza gacha, a ESPNtenis.com en su último paso por la Argentina-. Uno llega un momento en que se pregunta hasta qué punto tiene que seguir jugando. Un amigo me está ayudando pero lo sigo pensando".

El surgido en el Tobalaba Club, se crió en La Reina, misma comuna que el bombardero González, pero la realidad del pupilo del argentino Guillermo Pérez Roldán es bien diferente. "He viajado con entrenador y cuando llego a fin de año a veces las cuentas dan negativo. Por eso trato de viajar solo. Se gana plata pasando rondas en Challengers  continúa Aguilar- pero la gente no sabe lo que se gasta en pasajes, comidas, encordados... Se acercó la Federación de Tenis, ADO Chile (Asociación de Deportistas Olímpicos de Chile). Aparecen cuando hay prensa pero nada concreto".

Para la gran mayoría de los jugadores que ven al Top 10 como una utopía, hay algo que siempre los conmueve y que, en muchos casos, justifica el esfuerzo de todo el año: "Cuando uno comienza a jugar piensa en estar en el equipo de Copa Davis. Es rico jugar por Chile y que la gente vea como uno moja la camiseta por el país. Es un sueño que nunca se va a olvidar. Jugaría aun retirado. Siempre voy a estar disponible".

Uno se pregunta si aquellos tres íconos que ha tenido Chile dejaron alguna secuela positiva: para el santiaguino "Massú fue el que más me llamó la atención. Tenemos un tenis parecido y siempre fue mi ídolo. No me perdía un partido. Él fue mi motivación. Sin embargo, en Chile falta hacer más torneos. No les llegamos ni a los tobillos a otros países de la región". Categórico, está convencido de que no alcanza con un ATP, un Challenger y 16 Futures al año en su país.

Christian Garín
El MercurioGarín, entre los mejores juniors del mundo

Como contracara, existe una luz de esperanza con nombre y apellido. Christian Ignacio Garín Medone fue clave para que, junto a Bastián Malla y Sebastián Santibáñez, gane el Mundial Sub 14 en 2010. Cómo no ilusionarse si Argentina había sido el único equipo en Sudámerica en quedar con el título de la mano de David Nalbandian y Guillermo Coria.

Con pasos sólidos, Garín es el flamante campeón del tradicional Eddie Herr por lo que comenzará 2013 dentro de los 10 primeros juveniles del Mundo.

Su debut en Copa Davis a los 16 años fue récord para su país lo que demuestra falta de protagonistas en un equipo que desde 2005 estuvo seis años en el Grupo Mundial, pero también intenciones en que Garín acumule experiencia desde el amanecer de su carrera.

"Tuve mucho aprendizaje y muchísimas experiencias nuevas. El hecho de jugar un Grand Slam Junior y debutar en la Copa Davis fueron cosas que me marcaron. También ganar mi primer Grado 1 en 18 años, el Eddie Herr, un torneo muy importante", le dijo Garín a ESPNtenis.com en referencia a su buen 2012.

Hoy, es entrenado por otro argentino, Martín Rodríguez. ¿Quién unió a las partes? Fernando González, clave en la decisión. "Feña siempre trata de ayudarme, compartimos harto y el apoyo de él me hace sentir bien. También tuve la suerte de conocer a Nico (Massú) y a Marcelo (Ríos), son dos grandes del deporte chileno. Compartí entrenamientos, son experiencias que nunca voy a olvidar"

Felizmente, hoy Garín cuenta con sponsors e incluso con la ayuda de ADO Chile, lo que hace que sus padres respiren tranquilos luego de todo el apoyo inicial. Además, hará su debut ATP en Viña, ya que fue invitado para la edición 2013. ¿Presiones? "Lo tomo como un gran desafío, sé que es díficil pero si me lo propongo sé que puedo ser Top 100 en un tiempo".

Hay materia prima. La paciencia y el tiempo de trabajo, vitales para que el tenis chileno siga acumulando hitos.