Un octubre Extraño pero Cierto

Las hazañas más salvajes, extrañas y chifladas de la postemporada 2012

Actualizado el 28 de diciembre de 2012
Jayson Stark Por Jayson Stark
ESPN.com
Archivo

Increíble las cosas que pueden suceder en octubre, ¿no?

• Andy Pettitte nunca ganó en este mes de octubre -- pero Teddy Roosevelt nunca perdió.

• El juego final de la carrera de Chipper Jones fue eclipsado por -- ¿qué más? -- la regla del infield fly.

" Delmon Young impulsó la carrera de la victoria en cada partido de la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

" Alex Rodríguez nunca empujó ningún tipo de carrera -- en ninguna serie de postemporada.

Holliday Kozma infield fly
Scott Cunningham/Getty ImagesEl elevado de Andrelton Simmons cayó entre Matt Holliday y Pete Kozma en la disputada jugada del infield fly.
" Gio González y el bullpen del equipo más ganador en el béisbol no pudieron mantener una ventaja de 6-0.

" El cerrador representativo de la Liga Americana en la Serie Mundial (señor José Valverde) no pudo mantener ningún tipo de ventaja.

" Y el equipo que ganó la Serie Mundial nunca mantuvo una ventaja hasta la entrada número 28 jugada en la postemporada.

Entonces, ¿quién escribió ese guión? Sólo otra producción de esas personas locas en la Central de dioses del béisbol que hacen posible que podamos presentar todavía una edición anual de hazañas Extrañas pero Ciertas de postemporada del año. Y aquí vamos:

Los más extraños pero ciertos campeones del año

El equipo que ganó la Serie Mundial no tienen el tipo de trayectoria de viaje que es trazada en Mapquest. Pero eso hizo a los Gigantes de San Francisco el tesoro extraño pero cierto que es. ¿Por qué? He aquí por qué:

• Conectaron menos jonrones en toda la temporada (103) de lo que el equipo al otro lado de la bahía, Oakland, bateó después de la pausa del Juego de Estrellas (111).

• Sus jardineros batearon la misma cantidad de jonrones de forma combinada (35) que Josh Hamilton.

• Su as, Tim Lincecum, tuvo el peor ERA (5.18) de cualquier abridor calificado en toda la Liga Nacional -- y permitió más carreras antes de la pausa del Juego de Estrellas (69) que las que permitió Matt Cain durante todo el año (68).

• El aspirante al cetro de bateo, Melky Cabrera, se encontró con los encargados de las pruebas de esteroides equivocados en el momento menos indicado -- y el gran bateador que esencialmente lo reemplazó, Hunter Pence, pasó 25 días y 66 turnos al bate en septiembre y octubre sin hacer anotar a un compañero de equipo con un batazo que no fuese un jonrón.

• Y, ¿he mencionado que el batazo que finalmente terminó la mala racha de Pence fue un Flubberball especial que golpeó tres veces el mismo bate, hizo un movimiento engañoso hacia la izquierda, luego viró a la derecha 15 metros y se convirtió en el más doble para limpiar bases más Extraño pero Cierto en la historia de la postemporada?

Mientras estamos en el tema de la postemporada, la hazaña postemporada más Extraña pero Cierta del año de los Gigantes fue la siguiente: podían fácilmente haber ganado ningún juego en octubre y ganar la Serie Mundial. ¿Se preguntan ustedes, cómo sucedió eso?

• Perdieron los juegos 1 y 2 de la serie divisional, en su casa, por un marcador combinado de 14-2. Luego se dirigieron a Cincinnati, a una derrota de ser eliminados, y eligieron ese juego para no conectar de hit hasta la sexta entrada, para luego conectar un imparable en las primeras nueve entradas y poncharse 16 veces en total -- y ganaron. En entradas extras. En una carrera sucia. Oye, por supuesto que lo lograron.

• Así que tuvieron que ganar tres partidos consecutivos de eliminación para sobrevivir la serie divisional. Entonces tuvieron que hacer exactamente lo mismo en la Serie de Campeonato. Y, ¿cuántos equipos habían hecho eso dos veces en la misma postemporada? Uno: los Reales de Steve Balboni en 1985.

• Hecho real extraño pero cierto del año de Steve Balboni: ¿He mencionado que el mismo Steve Balboni es ahora uno de los cazatalentos de los Gigantes de mayor confianza?

Barry Zito Gigantes
Kyle Terada/USA TODAY SportsLos fanáticos de los Gigantes por fin vieron un buen lado de Barry Zito.
• Pero, un momento. Esto se hace aún más extraño pero más cierto. Después de caer atrás de los Cardenales tres juegos a uno, ¿a cuál de sus lanzadores abridores tan cacareados los Gigantes tuvieron que recurrir? Qué tal un lanzador (Barry Zito), cuyo ERA de 4.47 desde que se unió a los Gigantes fue el segundo peor en el béisbol en ese período, y cuyo porcentaje de victorias de .457 (58-69) fue el tercer peor.

• ¿Qué sucedió cuando Zito subió al montículo esa noche, contra un equipo con el segundo mejor récord contra abridores zurdos (31-17) en el béisbol. Pues una blanqueada de 7 2/3 entradas. ¿Qué más?

• Y el Twitter hashtag # RallyZito alcanzó el número 2 entre todos los temas en tendencia en todo el mundo.

• Y después de eso, lo más extraño pero cierto de todos: Los Gigantes no perdieron de nuevo, se fueron con 56 entradas consecutivas sin perder en ningún aspecto, ganando siete partidos de postemporada consecutivos.

• Entonces, ¿cuántas veces durante toda la temporada regular los Gigantes ganaron siete juegos en una fila? Ni una sola vez. Naturalmente.

El Héroe de Jonrones más Extraño pero Cierto del año

Fue por mucho el momento de telenovela más extraño pero cierto de octubre de 2012: el Juego 3, Serie Divisional. Novena entrada. Yankees abajo por una carrera. Alex Rodríguez por entrar. Y luego vino ... no, no A-Rod sino el líder de la caballería cuarentona, Raúl Ibáñez. Anda!. Para batear como emergente por A-Rod. Anda!. El equipo de investigación de extraño pero cierto se hace cargo del asunto:

• Antes de ese momento, Ibáñez había bateado un jonrón en la novena entrada como substituto en toda su carrera de 17 años.

• Antes de ese momento, ningún Yankee había conectado un jonrón para empatar el partido o sacar ventaja en la postemporada temporada o la temporada regular, siendo substituto por un bateador en tercer lugar en 50 años -- desde Moose Skowron bateó por las tres carreras del triunfo cuando bateó por Joe Pepitone el 27 de mayo de 1962.

• Antes de ese momento, sólo un jugador en la historia de la postemporada nunca había bateado de emergente por cualquier bateador tercero al bate en un juego y conectar un jonrón para empatar el partido o sacar ventaja: George Vukovich de los Filis en el Juego 4 de la Serie Divisional de 1981-- quien estaba bateando por un lanzador que había sido intercambiado dos veces en esa misma posición, no es un hombre con 647 jonrones y un contrato de $275 millones.

• Antes de ese momento, sólo cinco hombres en la historia de la postemporada había llegado alguna vez al bate como bateadores substitutos en cualquier punto en el orden con sus equipos perdiendo en la novena entrada o posterior y conectó un jonrón para empatar el partido o sacar ventaja. Ninguno de los cinco anteriores fueron Yankee.

Raúl Ibáñez
Noah K. Murray/USA TODAY SportsLa carrera completa de Raúl Ibáñez no supera este momento glorioso en octubre.
• Pero usted sabe lo que pasó después, ¿no? Raúl Ibáñez bateó un jonrón para empatar el juego, eso pasó. Después, tres entradas más tarde, conectó un jonrón para ganar el partido en la 12. Y, ¿cuántos jugadores, antes de eso, había conectado alguna vez un jonrón para empatar el partido y un jonrón en una entrada extra en el mismo juego de postemporada? Eso sería cero, amigos. Sí, cero.

• Por supuesto, en un desarrollo relacionado, ¿saben cuántos jugadores antes de eso alguna vez había conectado dos jonrones en un juego de postemporada que no haya empezado? Esto también sería cero. Sí, cero.

• Y precisamente tres días después, Ibáñez se dirigió hacia el plato en la novena entrada, una vez más, su equipo perdiendo por dos carreras -- esta vez ante Detroit en el Juego 1 de la Serie de Campeonato. Y por supuesto él bateó otro para empatar el partido en la novena entrada- su segundo de la postemporada, su tercero en ocho días, su cuarto en la novena entrada o más adentrado el juego en 19 días.

• ¿Y mencioné que antes de esos 19 días de magia en las últimas entradas, Ibáñez había conectado un jonrón para empatar el partido en la novena entrada o más adentrado en la década anterior? Bueno, lo hice ahora.

Cinco extraños pero ciertos clásicos de octubre

• Los Rojos sobrevivieron toda la temporada regular sin que ninguno de sus cinco lanzadores abridores se lesionaran. Sobrevivieron hasta ocho pitcheos de la postemporada antes de que Johnny Cueto saliera con un tirón en el oblicuo. Todo fue cuesta abajo desde ahí.

• Los Rojos no perdieron tres partidos consecutivos en casa durante la temporada regular completa. Usted recordará que perdieron sus tres partidos en casa en octubre.

Extraña pero cierta locura de la Serie Mundial

• Sé que vi a Pablo Sandoval conectar tres jonrones en un juego de la Serie Mundial en el AT&T Park. Pero, ¿en serio? ¿Eso realmente ocurrió? Hubo un gran total de UN juego anterior de tres jonrones en los 2.158 partidos de béisbol jugados en ese parque desde su apertura. Y eso fue por Kevin Elster -- en el PRIMER partido jugado allí, el 11 de abril de 2000. Cierto. Kevin Elster.

• Como mi amigo Joel Sherman del New York Post señaló, en 71 juegos, 259 turnos al bate y cuatro meses y medio desde el 2 de mayo hasta el 18 de septiembre, Pablo Sandoval conectó un total de tres jonrones. Luego conectó tres jonrones en tres turnos al bate en el Juego 1 de la Serie Mundial, que fue iniciada por Justin Verlander. Por supuesto que lo hizo.

• Ningún bateador había conseguido un hit de extrabases del mismo lanzador en un juego de la Serie Mundial y un Juego de Estrellas en el mismo año desde que Frank Robinson lo hizo contra Dock Ellis en 1971. Pero ya no: Sandoval bateó un triple contra Verlander en el Juego de Estrellas, luego conectó dos jonrones ante él en el Juego 1 del Clásico de Otoño.

• Los Tigres pasaron 33 días en septiembre y octubre sin perder un partido en casa y fueron blanqueados dos veces en toda la temporada. Así que ¿qué sucedió en la Serie Mundial? Fueron blanqueados en dos partidos seguidos y perdieron los dos partidos que jugaron en casa.

• En los primeros tres juegos de la Serie Mundial, los abridores de los Gigantes permitieron un total de una carrera. La última vez que la rotación de cualquier equipo hizo eso en tres partidos consecutivos de la Serie Mundial fue hace 107 años -- cuando los Gigantes de 1905 lo hicieron en los Juegos 3, 4 y 5. Christy Mathewson lanzó dos de esos juegos. Christy Mathewson.

• Después de que los Gigantes cayeron atrás de los Cardenales en la Serie de Campeonato tres juegos a uno, ganaron todos los partidos que jugaron. Ellos superaron a los Cardenales y a los Tigres, 36-7. Enviaron a 234 bateadores consecutivos al plato sin que ninguno de ellos batearan con su equipo en desventaja. Su cuerpo de lanzadores compiló un ERA de 0.98. Y sus titulares permitieron un total de cinco carreras en siete aperturas -- tantas como Verlander permitió en las primeras cuatro entradas del Juego 1 de la Serie Mundial.

Locuras de Octubre aún más Extrañas pero Ciertas

• Los lanzadores de los Gigantes impulsaron una carrera en cuatro juegos de postemporada consecutivos. Ningún Yankee impulsó una carrera en tres juegos de postemporada consecutivos.

• Jon Jay de los Cardenales tuvo un turno al bate en el Juego 3 de la Serie de Campeonato que duró tres horas y media. Por supuesto, 3:28 de ello fue a causa de un retraso por lluvia.

• Todavía estoy tratando de decidir cuál de los dos memorables retrasos de los Cardenales en octubre fue más extraño pero cierto -- el de tres horas, 28 minutos por la lluvia, o los19 minutos por la regla del infield fly-regla enel juego entre comodines.

" ¿Cuál era la manera más apropiada para el final de la postemporada de los Cardenales ?: ¿Con un infield fly? ¿O con un infield fly de Matt Holliday, que aterrizó en la guantera de su jugador favorito para hacer dobles matanzas, Marco Scutaro?

• Por otra parte, los Cardenales fueron una especie equipo Déjà vu. El año pasado, en el Juego 6 de la Serie Mundial, entraron en la novena entrada perdiendo 7-5, estaban a un strike de haberse eliminado en dos ocasiones y ganaron. Este año, en el último partido de la Serie Divisional, entraron en la novena entrada perdiendo 7-5, estaban a un strike de haberse eliminado dos veces y volvieron a ganar. Locura.

Jayson Werth HR Nacionales
Rob Carr/Getty ImagesEl HR solitario de Jayson Werth en la novena entrada de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional fue su 14º cuadrangular en su carrera en postemporada.
• ¿Recuerdan el pitcheo número trece de Jayson Werth en la novena entrada al bate que llevó a un cuadrangular que salvó la temporada de los Nacionales en el Juego 4 de la Serie Divisional? El lector fiel /gurú del conteo de pitcheo Aneel Trivedi nos informa que antes de eso, ningún jonrón para acabar un partido en postemporada en los últimos 25 años fue más largo que ese turno de nuevo lanzamientos.

• ¿He mencionado que solo hubo un turno al bate más largo que el de Werth que llevó a un jonrón para acabar un partido durante toda la temporada regular? (Ryan Braun, 1 de agosto, 14 lanzamientos.) Lo hice ahora.

• El cerrador de los Orioles, Jim Johnson, enfrentó cerca de más de 269 bateadores en la temporada regular y permitió sólo tres jonrones. Se enfrentó a 19 bateadores de los Yankees durante la Serie Divisional y permitió dos jonrones.

• ¿He mencionado que los cuatro lanzadores de los Orioles que comenzaron en esa serie se enfrentaron a un total de 121 bateadores de los Yankees -- y permitieron cero jonrones? Lo hice ahora ahora.

• Como nuestros amigos del impresionante sitio web youcantpredictbaseball.com nos recordaran, Robinson Canó terminó la temporada regular yéndose con 24 hits en sus últimos 39 turnos, su racha más caliente hasta ahora. Entonces se metió en una mala racha de 29-0 en octubre, la más larga de postemporada, nunca antes hecho por nadie!

• Los Cardenales no ganaron ningún juego que Chris Carpenter comenzó durante la temporada regular. Ellos ganaron el primer juego que inició en la postemporada (Partido 3, Serie Divisional). Oye, por supuesto que lo hicieron.

• Como sólo Doug Kern de Estadísticas e Información de ESPN podría haber reportado, en el mismo día (14 de octubre) que Madison Bumgarner de los Gigantes lanzó desde una altura de 10 ½ pulgadas, un tipo llamado Felix Baumgartner saltó de un globo a una altura de 24 millas. Bumgarner alcanzó una velocidad máxima de 91.3 mph. Baumgartner llegó a 834. Fírmenlo.

" Sin embargo, tal vez la hazaña más extraña pero más cierta de toda la postemporada tuvo lugar en un aeropuerto, no es un estadio de béisbol. Y eso fueron los Gigantes, sentados en su avión en Cincinnati, tratando de ver el Juego 5 de la serie Cardenales-Nacionales en sus teléfonos y iPads, ya que no sabían por dónde volar. Si los Nacionales se hubiesen aferrado a su ventaja de seis carreras de la noche, los Gigantes hubiesen volado a Washington para el Juego 1 de la Serie de Campeonato. En cambio, señalaron al avión hacia el oeste a San Francisco -- y pasaron a ganar la Serie Mundial. Ahora, realmente, ¿tiene la vida de la postemporada la posibilidad de ser más extraña pero cierta que eso?


Jayson Stark es escritor senior de béisbol para ESPN.com desde el año 2000. Antes de laborar con ESPN, trabajó con el diario Philadelphia Inquirer por 21 años. Hace apariciones regulares en "SportsCenter," "Outside the Lines" y "Baseball Tonight." Además participa en varios programas en ESPN Radio. Consulta su archivo de columnas.