Civelli se rompió los ligamentos

Actualizado el 2 de enero de 2013
EFE

SANTIAGO DE CHILE -- Universidad de Chile perderá al delantero argentino Luciano Civelli durante al menos seis meses a causa de una hernia lumbar de la que será operado este mismo miércoles, según fuentes del club.

La U pagó 1,8 dólares por el 50 por ciento de la ficha de Civelli en julio de 2012, pero ha pasado lesionado o enfermo la mayor parte del tiempo y solo ha estado presente en tres partidos, en los que anotó un gol para el conjunto estudiantil.

La cirugía supone para el atacante surgido en el Banfield de su país estar de baja todo el primer semestre, período en el que la U debe disputar el torneo Apertura local y, principalmente, la Copa Libertadores.

El caso de Civelli se asemeja al que protagonizó el año recién pasado el defensa ecuatoriano Eduardo Morante, por quien la U de Chile pagó dos millones de dólares y pasó lesionado toda la temporada, al final de la cual fue cedido a la Liga Deportiva Universitaria de Quito.

Mientras los dirigentes buscan un delantero para suplir la ausencia de Civelli y esperan la recuperación del centrocampista Ezequiel Videla, otro argentino que terminó lesionado la temporada 2012, el técnico Darío Franco optó por incorporar a otro compatriota para el medio terreno: Juan Pablo Passaglia.

Se trata de un volante de 23 años que también llegó al equipo en julio pasado, pero como la cuota de extranjeros estaba completa, fue cedido al Deportes La Serena, en el que jugó doce partidos, siete de ellos como titular, en una campaña que terminó con el equipo descendido a segunda división.

Passaglia es conocido por Franco, que lo dirigió hace un par de temporadas en el San Martín de San Juan, lo que facilitó la decisión del entrenador.

Luciano Civelli, que debutó en 2006 con el Banfield, ha tenido las lesiones como una constante en su carrera: en 2009 pasó al Ipswich Town inglés, pero al cabo de un mes sufrió una rotura de ligamentos que lo alejó de las canchas hasta el 2011.

Ese año llegó al Libertad paraguayo donde, tras completar su recuperación, se transformó en figura.

Tras su llegada a la U de Chile, el jugador de 26 años se perdió gran parte del segundo semestre del 2012 tras sufrir una pubalgia luego del partido que jugó la Universidad de Chile en Japón por la Copa Suruga Bank, afección que lo limitó hasta poder jugar solo tres partidos en la segunda mitad del año.