Diez deseos para el boxeo en 2013

Actualizado el 2 de enero de 2013
Por Brian Campbell
ESPN.com

Floyd Mayweather Jr.Al Bello/Getty ImagesFloyd Mayweather Jr dijo que peleará dos veces en el 2013, algo bueno para el boxeo
Si usted nadó lo suficiente en contra de la presente retórica de que "el boxeo está muerto", pudo notar que el 2012 fue un calladamente productivo año para el deporte.

Fuera de los típicos momentos paralizantes de mala publicidad (desde las apocalípticas malas tarjetas de anotación a las sospechas rampantes -- y pruebas ocasionales -- de un problema de sustancias de mejorar el rendimiento), el pasado año vio al boxeo ganar una presencia creciente en la corriente principal. Hubo peleas de alto perfil que de hecho alcanzaron las expectativas, un puñado de candidatos legítimos al combate del año y el desarrollo en aumento de estrellas del mañana como Andre Ward, Nonito Donaire, Saúl "Canelo" Álvarez y Adrian Broner.

A la luz de todo lo que estuvo correcto y la oportunidad de construir sobre el impulso actual, aquí están mis 10 deseos para el 2013:

10. Ya está bien de contra promociones

Entre demasiadas peleas transmitiéndose por pague-por-ver y las otras a través de cable premium (y olvídese de verse forzado para encontrar peleas en ultramar a través de Internet), es bastante difícil para el fanático del boxeo el acceso a grandes combates. Así que por favor dejen de hacerlos escoger por contra promover codiciosamente. Hay suficientes fines de semana vacantes en el año. Detengan la locura.

9. Más crónicas de primera

Está la fenomenal serie documental "24/7" de HBO, seguido de la reciente suma de "The Fight Game with Jim Lampley" -- un convite bien recibido. Y no se olvide de "All Access", de Showtime, que no solo es excelente, sino que se pone mejor en cada presentación. Pero aquí tenemos la esperanza de ver más programación enfocada en la gran historia del boxeo como lo tuvimos en una ocasión con "Ringside", de ESPN Classics, y "Legendary Nights", de HBO.

8. El surgimiento de un tercer promotor de poder

Yuriorkis Gamboa, 50 Cent
Chris Farina/Top Rank El cantante de rap 50 Cent podría ser una tercera figura en la promoción de carteleras de boxeo
El boxeo es un mundo con dos planetas giratorios (Top Rank y Golden Boy) y un grupo de estrellas fugaces que aparecen en algunas ocasiones en el año. Algunos de principales peleadores del deporte son representados por estos "otros" promotores y la mayoría hace un trabajo sobresaliente. Pero ninguno tiene el impacto financiero de los poderes que son, y con su negación de enfrentar boxeadores de primera uno contra el otro (más sobre esto abajo), podríamos usar una tercera compañía dispuesta a todo que produzca los combates que ayudan a la salud a largo plazo del boxeo. ¿Podrá una persona como 50 Cent llenar ese vacío? Resta verse.

7. Un veto total de títulos de alfabeto

Pregúntele a cualquier ex fanático la razón por la cual dejaron de ver y les mencionarán la confusión sobre campeones múltiples y demasiadas divisiones. Aun los fanáticos intensos tienen problemas escogiendo los campeones legítimos. Con la ausencia de un cuerpo central que gobierne a sus propios campeones y pocos dispuestos a sumarse, la claridad es difícil de encontrar. Pero cualquier fan, periodista, cadena de televisión o promotor que siquiera menciones los títulos alfabéticos y organismos sancionadores nos echan más hacia atrás. ¿Podemos estar de acuerdo en que esto se detenga?

6. Un exitazo en la televisión abierta

Lograr colocar peleas en televisión abierta en dos ocasiones en diciembre fue un buen logro y esperamos que sea solo el comienzo. Pero para que este experimento tenga un impacto duradero, al menos un promotor tiene que colocar una pelea de renombre en un horario competitivo. Las peleas del sábado en la tarde entre prospectos atractivos es una cosa, pero llevar a televidentes a una pelea en horario estelar en televisión gratis entre protagonistas usualmente reservados para cable es llevar las cosas a otro nivel. Es un riesgo tremendo, del tipo que trae a la mente la pelea en 1995 entre Mike Tyson y Buster Mathis Jr en Fox, que tuvo rating de 16,9 -- un testamento al poder de convocatoria de Tyson en su segunda pelea tras salir de la cárcel. Ese tipo de éxito es casi imposible de igualar, pero el presentar a una estrella joven -- digamos, ¿Canelo? -- es un intento de levantar poder de convocatoria antes de un PPV no es una idea horrible.

5. Un torneo de pesos pesados

Tyson Fury
Christopher Lee/Getty ImagesA Tyson Fury le beneficiaría un torneo de los pesos pesados
La "Era Klitschko" ha estado vacía de contendores pesados o cualquiera que el público en general pueda seleccionar en una fila policial, pero se está convirtiendo calladamente larga en hombres grandes con potencial de hacer peleas atractivas. Con el título alfabético de Vitali Klitschko disponible si este se retirara, qué tal un torneo por el cinturón vacante, preparando una confrontación en el 2014 ante el campeón reconocido Wladimir Klitschko. Permítale a Vladimir sus dos acostumbradas defensas en el 2013 (¿qué tal Alexander Povetkin y Chris Arreola?). Mientras tanto, los púgiles pesados restantes de renombre que compitan en un sistema de eliminación formal, no necesariamente tan detallado como el torneo súper mediano Súper Seis, pero que incluya nombres tan atractivos como Marco Huck, David Price, Tyson Fury, Tomasz Adamek, David Haye o Robert Helenius, para mencionar algunos. Dígame que no le interesa.

4. Pacquiao-Márquez V

Para una rivalidad que tan recientemente como un mes atrás estaba fuera de las noticias y que batallaba la fatiga de cliente en su cuarta y (supuestamente) capítulo final, algo sucedió en el camino para Manny Pacquiao y Juan Manuel Márquez. Luego de una de las más dramáticas e históricamente significativas peleas en la era moderna, un quinto combate sería un monstruo financiero y uno de los eventos híbridos más grandes en años recientes. También abordaría una serie de nuevas interrogantes y temas que necesitan contestación: ¿Estaba Márquez limpio en el Cuarto Capítulo? ¿Puede Pacquiao remontar de tan devastador nocaut? ¿Quién quedará de pie como el ganador de la rivalidad tras un quinto y final episodio?

3. Calentamiento final de una "Guerra Fría" promocional

¿Ha tratado de explicarle al fanático casual por qué no hay chance de que el atractivo peleador "A" jamás enfrentará al peleador "B" aunque ambos son campeones en la misma división? ¿Divertido, no? Sería como los propietarios del Heat y el Thunder rehusar enfrentarse en las Finales de la NBA. Uno podría argumentar que las diferencias entre los gigantes promocionales Top Rank y Golden Boy -- y su negativa de trabajar juntos en bien del deporte -- es el obstáculo número uno que aguanta al boxeo. Suficiente.

2. Un programa unificado de pruebas de drogas

Manny Pacquiao y Juan Manuel Marquez
John Gurzinski/AFP/Getty ImagesUn mejor programa anti dopaje ayudaría a evitar dudas sobre sustancias para mejorar el rendimiento
Hay un escenario en juego del peor caso del cual no se habla cuando las drogas de mejorar el rendimiento son abusadas potencialmente en un deporte tan violento como el boxeo. Es un camino en el que nadie -- y menos el boxeo -- necesita estar cerca considerando los ya conocidos aspectos peligrosos en el deporte. El hecho de que la atención que siguió a Pacquiao-Márquez IV cambió de inmediato de cuán históricamente emocionante fue el golpe de nocaut de Márquez a debatir cuán creíble eran los músculos en su armazón de 147 libras indican que el deporte tiene un problema masivo en sus manos. Promotores, boxeadores y comisiones atléticas necesitan unirse para crear un sistema unificado y al azar que -- lo más importante -- sea sólido en su credibilidad. Olvídese de simplemente eliminar dudas, evitemos las consecuencias que están más allá de poder repararse.

1. Más Floyd Mayweather Jr.

Tener a la indiscutible cara del deporte competir una sola vez en el 2012 antes de entrar a una muy publicada sentencia de cárcel estuvo lejos de ser algo bueno. El boxeo es claramente un deporte más saludable cuando Mayweather, que está pautado tentativamente a pelear en dos ocasiones en el 2013, compite regularmente. Mientas es claro que sus destrezas físicas están lentamente desvaneciéndose con la edad, nadie está exactamente seguro -- ni siquiera el propio Mayweather, de 36 años -- de cuánto. Aun así, entra al 2013 con la mejor oportunidad de perder una pelea en más de 10 años y está en camino para un reto competitivo -- y potencialmente dramático -- a nivel de su último combate ante Miguel Cotto. Considerando cuán protector Mayweather ha sido de su "0" en años recientes, una derrota podría terminar siendo un bono no esperado al deporte si lo lleva a enfrentar retos difíciles con la presión de mantenerse invicto fuera del panorama. Quizás entonces, una derrota de Mayweather nos llevaría más cerca a los fans del boxeo a ver de lo que nos han robado. De cualquier manera, Mayweather es el atleta más valioso de su propio deporte y su búsqueda de la perfección, con el drama y debate que crea, es algo digno de verse para fanáticos de todos los deportes.