Peterson quiere equipos especiales

Actualizado el 2 de enero de 2013
AP

EDEN PRAIRIE -- Adrian Peterson ha sido el jugador más irremplazable de los Minnesota Vikings durante los últimos años, sumando 2,097 yardas por tierra esta temporada para meterse en la pelea para ganar el premio al Jugador Más Valioso de la NFL.

Adrian Peterson

Peterson

Esta contribución sin precedentes para los Vikings y su éxito, sin embargo, no ha sido suficiente para satisfacer a Peterson, uno de los competidores más incansables de este deporte, al que le gustaría jugar en los equipos especiales, también.

"Durante los últimos dos años, he estado tratando de entrar al campo para bloqueo de gol de campo. Sólo va ser necesario un bloqueo para decir, 'Está bien, ¿sabes qué? Vamos a aprovechar la oportunidad y dejarte salir y hacerlo'", declaró Peterson. En regresos de patada, no me importaría volver ahí. Estoy en esto para ganar".

A Peterson se le pregunto sobre el tema este miércoles, debido a que el coordinador de equipos especiales, Mike Priefer, revelo a los reporteros unos minutos antes las constantes peticiones de Peterson .

"Siempre lo pide", señaló Priefer. "Es un jugador de fútbol americano. Bloqueos de gol de campo, regresos. El chico es sorprendente. Yo siempre digo que sí, y luego le pregunto al entrenador en jefe y dice que no. Yo sé cuál va a ser la respuesta. Ni siquiera tengo que preguntar".

De hecho, Peterson regresó 16 patadas de salida como novato en el 2007, promediando 25-8 yardas por intento, incluyendo un regreso de 53 yardas en contra de los Chicago Bears, donde tuvo su primer partido de 200 yardas esa tarde. Los Vikings lo usaron en ese papel una vez durante la temporada regular del 2008 y una vez más ese año en los playoffs, pero ya no lo han hecho desde entonces.

Es demasiado valioso para arriesgarlo a una lesión en una de las jugadas más peligrosas del fútbol americano, así que es poco probable que haya aprobación del entrenador en jefe, Leslie Frazier. Incluso Percy Harvin, el principal especialista en regresos de patada del equipo hasta que sufrió un esguince en el tobillo izquierdo en noviembre, recibió descanso en esa función para mantenerlo seguro. Sin embargo Peterson tiene esa rara mezcla de velocidad, poder e instinto que podría rendir frutos con un touchdown que cambie el rumbo del partido, en caso de que los Vikings decidan en algún momento sorprender a sus rivales.

Priefer dijo que tiene que jugar a las cartas con él en las laterales en caso de que haya un escenario que lo convenza de usar a Peterson para un regreso de patada.

"Le mostraríamos exactamente dónde se supone que iría el regreso y lo dejaríamos hacer su magia. Definitivamente hay una oportunidad de que vuelva ahí, creo, en una situación crucial", sentenció Priefer.

Peterson sonrió en el estrado este miércoles cuando surgió el tema de los equipos especiales.

"Creo en tener a tus mejores jugadores en el campo, especialmente en momentos críticos. Uno nunca sabe lo que puede suceder", señaló. "Eso es lo que yo haría".

Incluso si Peterson nunca recibe la oportunidad como regresador de patadas, ha servido bien a los Vikings con algo más que sólo correr con el balón. Sirvió como consejero para Christian Ponder, cuyas dos intercepciones a lo profundo en territorio de los Packers les costó a los Vikings el partido en Green Bay el 2 de diciembre. Al ver una expresión de derrota en el rostro del mariscal de campo, Peterson se acercó a su compañero y lo alentó a mantener su ánimo, diciéndole a Ponder lo mucho que apreciaba la pasión con la que jugaba.

"Sólo hice lo que sentí que necesitaba hacer para ayudarlo a superarlo. Porque este es el chico con el que estamos, y necesitamos que continúe mejorando cada semana", indicó Peterson, agregando "Siento que volvió a la pista, puso su mente en orden, no dejó que eso le afectara mucho tiempo".

Luego de tener una actuación de 34 acarreos, nueva marca personal, y jugando a pesar de un dolor abdominal, se le preguntó a Peterson cómo está su cuerpo, un año después de una cirugía reconstructiva en su rodilla izquierda.

"Mi cuerpo se siente fantástico", dijo con una sonrisa. "Podría jugar por 12 partidos más si tuviera que hacerlo".