Schilling pertenece a Cooperstown

Tiene mejores números que Jack Morris, un lanzador parecido

Actualizado el 3 de enero de 2013
Por Dan Szymborski
Baseball Think Factory

Schilling Morris CooperstownGetty ImagesCurt Schilling y Jack Morris tienen fortalezas similares, pero el primero fue mejor en todas ellas.
En los últimos 15 años, que un lanzador abridor sea elegido para el Salón de la Fama se ha convertido en algo cada vez más raro. Con la nube de esteroides rondeando sobre Roger Clemens, el lanzador con más probabilidad de ser incluido al Salón de la Fama este verano parece ser Jack Morris.

La candidatura de Morris, que ha colgado en el precipicio de la inducción en los últimos años, viene con un fuerte argumento: un lanzador duradero por mucho tiempo, as de su conjunto de lanzadores, buen récord de juegos ganados/perdidos, leyenda de postemporada, es tenidos en alta estima por sus contemporáneos . El único problema es que no es realmente el caso de Jack Morris, sino de otro lanzador destacado en la boleta de este año, Curt Schilling.

Analizando el caso de Jack Morris, Curt Schilling es mejor siendo el mítico Jack Morris que el actual Jack Morris nunca fue. Y si cualquier lanzador que no sea Clemens debe entrar este año, es Schilling. Echa un vistazo a este desglose, punto por punto.

Jack Morris, el as del personal

Sí, Jack Morris comenzó una gran cantidad de Juegos Inaugurales (14) a lo largo de su carrera. Durante su carrera con los Tigres, simplemente no había una gran cantidad de poder estrella en la rotación, por lo que no es sorprendente que Morris recibió muchas de las aperturas del Día Inaugural. Los lanzadores como Dan Petry, Walt Terrell, y un Frank Tanana en la etapa final su carrera todos tuvieron su oportunidad, pero Morris era generalmente el miembro más confiable de la rotación.

Pero suena más impresionante de lo que es. Piense acerca de los ases del béisbol en este momento y la mayoría de las personas se van a terminar con una lista similar de nombres, incluyendo una combinación de Justin Verlander, Clayton Kershaw , Félix Hernández y así sucesivamente . Yo estaría dispuesto a apostar que casi nadie, al hacer una lista reducida de los mejores lanzadores en el béisbol para nombrar al mejor, consideraría -- o incluso sabe -- cuántos juegos en Días Inaugurales abrió cada uno de los mejores lanzadores en el béisbol. Debido a que es un método de evaluación loco que rara vez se ha utilizado, aparte de hacer que Morris luzca como un candidato al Salón de la Fama creíble.

Una mejor definición de un lanzador as, una no-controversial más ampliamente utilizada si usted es un stathead (fanático de las estadísticas) o tiene tendencias de la vieja escuela, es un lanzador abridor duradero que impide que el otro equipo anote. Después de todo, esa es la principal contribución de un pitcher a los equipos ganadores de los partidos de béisbol.

En este caso, a Morris le va mal y a Schilling extremadamente bien. En los parques y ligas que Morris jugó a lo largo de su carrera, un ERA de 4.10 hubiera sido un lanzador promedio de la liga. El ERA de Morris de 3.90 lo deja con un ERA + de 105. Eso es un buen lanzador, pero no uno grandioso. Schilling, por su parte, tuvo un ERA de 3.46 en una época con más ofensiva, cuando un ERA de 4.39 era promedio de la liga, lo que resulta en un ERA + de 127. Las 563 entradas extras que Morris lanzó no hacen la diferencia, ya que Schilling tendría que lanzar 563 entradas de un ERA de 8.36 para llegar al ERA + de Morris en su carrera. ¿Podría alguien sugerir que lanzando así mejoraría su estatus de as?

Jack Morris, ganador consagrado

Para añadir al argumento, Jack Morris fue capaz de lanzar de acuerdo a como estuviera el marcador, lo que le permitió ganar más juegos para los Tigres de lo que cabría esperar de su ERA.

Cuando se mira en realidad su registro, no hay evidencia de tal manera que Morris lanzó con éxito de acuerdo al marcador. Mientras que él pudo haber tratado de hacerlo, los hechos cuentan una historia diferente. Sobre la base de las ofensivas de sus equipos y de sus carreras permitidas, se puede esperar a ver 251 victorias. En cambio, ganó 254, una victoria extra que se ve con menos frecuencia que las elecciones presidenciales. En los juegos empatados durante su carrera, Morris dejó un OPS de .692 OPS, en comparación con su OPS de .693 permitido en general. Morris ganó más partidos de lo que se puede esperar de su efectividad en sí misma, pero eso fue el resultado de la ofensiva. Si quiere premiar la ofensiva de los Tigres, tendría más sentido honrar a Alan Trammell y Lou Whitaker, dos jugadores que deberían haber estado en el Salón hace mucho tiempo atrás.

En 254-186, el porcentaje de victorias de .577 de Morris se sitúa en el puesto 192 de todos los tiempos. Schilling tuvo menos victorias (216), pero también menos derrotas (146) y tendría que haber ido un poco por debajo de .500 por aproximadamente dos temporadas más (38-40) para alcanzar a Morris en victorias y derrotas.

Jack Morris, leyenda de postemporada

Morris, sin lugar a dudas, lanzó uno de los juegos de postemporada más emocionantes de mi vida, su legendario duelo en el Juego 7 contra John Smoltz en la Serie Mundial de 1991. El problema para el currículum de postemporada de Morris es que en conjunto, el resto de sus actuaciones en los playoffs fueron considerablemente menos impresionantes. En 13 aperturas en su carrera en los playoffs, el ERA de Morris de 3.80 en 92 S entradas no es material de leyenda. Él permitió más de dos carreras en la mitad de sus aperturas de postemporada (seis) y mientras que él debería recibir crédito por ese Juego 7, no se puede hacer caso omiso de las otras 82 S entradas de un ERA de 4.26.

El récord de Schilling, por otro lado, es uno de los mejores en la historia del béisbol. Un récord de 11-2, con un promedio de efectividad de 2.23 en 19 aperturas es casi inigualable en la historia de la postemporada -- sólo Mariano Rivera tiene una mayor WPA (probabilidad de ganar añadida) entre los lanzadores. Schilling permitió dos carreras o menos en 15 de 18 aperturas de postemporada y, como señala la historia, el juego de la "Media Ensangrentada" habla por sí solo.

Jack Morris se "sentía" como uno de los grandes

Uno de los argumentos comunes para Jack Morris es que todo el mundo en ese momento sabía que estaban ante un gran lanzador, y 25 años después no se puede comprender adecuadamente las contribuciones que hizo Morris. Aceptar por el bien del argumento de que deberíamos mirar los recuerdos del rendimiento real sobre, bueno, el rendimiento real, hay un montón de maneras objetivas para ver lo que los contemporáneos pensaban. Cada temporada, los escritores de la época, los que supuestamente vieron su grandeza, tuvieron la oportunidad de votar por los mejores lanzadores que vieron en el año anterior. Y esos escritores que supuestamente lo conocieron mejor, generalmente clasificaban a otros lanzadores por encima de Morris.

Durante su carrera, contando los votos Cy Young, Morris acumuló 0.73 de premios, clasificado número 76 en la era Cy Young poniéndolo justo por delante de Dontrelle Willis (0.70) y Mike Hampton (0.68) y muy por detrás de los contemporáneos que nunca ganaron un Cy Young, tal como Dave Stewart (1.22, 43) y Jimmy Key (1.25, 41). Morris nunca terminó más lejos del tercer puesto en la votación del Cy Young (lo hizo dos veces), y mientras que él abrió tres Juegos de Estrellas, un total de cinco apariciones en el Juego de Estrellas es un número débil para un jugador cuyo argumento para entrar al Salón de la Fama se basa en reputación. Schilling hizo sólo seis apariciones en el Juego de Estrellas, pero cuando a los contemporáneos que veían pitchear a Schilling se les pedía nombrar los más grandes lanzadores de cada mes de octubre, el nombre de Schilling apareció mucho más a menudo. Nunca ganó el premio Cy Young como tal, pero terminó segundo en tres ocasiones y su de 1.85 de premios lo colocan en el puesto 18 en general.

El dato raro

Al final, prácticamente todos los argumentos a favor de Jack Morris mencionará que tenía la mayoría de los triunfos de pitcheo en una década convenientemente llamada (los 1980s). Esto suena más sexy de lo que realmente es, y si bien es un testimonio de su durabilidad, es también un testimonio de la coincidencia de que la mejor parte de la carrera de Morris encaja convenientemente entre un año que termina en cero y un año terminado en nueve. Una vez que realmente se miran a los lanzadores más ganadores en las últimas décadas que no están prolijamente descritos, lanzadores como Paul Derringer y Bucky Walters empiezan a llegar, haciendo las estadísticas menos emocionantes.

Las estadísticas anormales de Schilling no necesitan ningún truco de salón. Desde que la base por bolas se convirtieron en la estadística que conocemos hoy en 1889, Schilling tiene la mejor relación de ponche/base por bolas de la historia. No hay cualificaciones forzadas necesarias. Nunca.

Jack Morris desempeñó un papel importante en la historia del béisbol, pero fue uno de apoyo. La inducción al Salón debe representar la verdadera grandeza. Si 2013 termina y Curt Schilling no da un discurso en una ciudad pequeña en el norte del estado de Nueva York, habrá sido la votación lo que se quedó corto, no sus calificaciones.