#LaOtraCara: Rolando Martin

Actualizado el 11 de enero de 2013
Por Ignacio Barrón
Scrum.com

Yankee MartinScrum.comEl Yankee Martin planifica el futuro de Las Águilas.
BUENOS AIRES -- "Me hubiese gustado ser futbolista. Antes de jugar al rugby practicaba mucho, me hubiera encantado ser profesional. Pero creo que elegí bien porque probablemente no hubiese llegado. Obviamente lo hice sin saberlo porque me atrapó el rugby, pero el fútbol es un deporte que me encanta". Así comenzó Rolando Martin. Directo y conciso, ante una pregunta que a más de uno deja pensando: qué hubiera sido de vos sin el rugby.

Scrum continúa explorando los costados desconocidos de los protagonistas, allá donde la guinda no llegó. "La otra cara". El Yankee, entrenador del SIC, mantiene un vínculo intenso con el fútbol desde larga data. "Jugaba en las inferiores de Deportivo Roca en Río Negro, donde viví hasta los 18 años. A partir de los 15 empecé a jugar al rugby, básicamente porque me atrapó la posibilidad de viajar. En aquel momento estaba planificada una gira y fue por eso que comencé. Hacía las dos cosas pero en un momento me decanté por la ovalada", contó.

- ¿En aquel entonces de qué te gustaba jugar?
- Lo hacía de cinco, en el medio campo. Me sentía cómodo corriendo, marcando y quitando la pelota. Además al ser alto iba seguido a cabecear. Lo mío era robarla y pasársela al diez. La idea de los entrenadores, me acuerdo, era dársela rápidamente al organizador.

El Yankee elige cuidadosamente sus respuestas, se toma sus segundos para trabajar los conceptos que vertirá inmediatamente después. Pero con ciertas cosas ni siquiera trabaja ese momento, simplemente le brota: "Me hubiese encantado jugar en River. Siempre lo tenía en la cabeza, pisar el Monumental, era mi sueño de chico. Después del rugby se perdió todo eso y hoy solamente anhelo ir a verlo. Lo sigo haciendo y lo mantendré hasta el día en que me muera".

- ¿Cómo te tomó la pérdida de la categoría de tu equipo?
- El descenso fue algo que ningún hincha de River alguna vez se imaginó. Las dos malas gestiones de Aguilar sumadas a una inoperancia de Passarella hicieron posible lo que no debería haber pasado nunca en la vida. Fue un año de muchísimo sufrimiento y también uno en que me ayudó a terminar de convencerme de que para cambiar cosas hay que involucrarse y es por eso que estoy en la agrupación 'Soy de River' en la que estamos trabajando muy duro para presentarnos a elecciones a fin de año.

- ¿Cómo ves al equipo de cara al torneo que viene?
- Creo que River no tenía tan mal equipo el campeonato pasado. Quizás tampoco es tan bueno como dice Ramón (Díaz) pero pienso que con dos o tres jugadores de jerarquía va a pegar un salto de calidad importante. Creo que lo que sí ha cambiado es la mentalidad de los jugadores. Se ve que ganaron confianza y eso va a hacer que el equipo pelee el campeonato. No me quedan dudas de que River va a ser protagonista absoluto.

- ¿Y fuera del rugby y el fútbol practicás algún otro deporte? ¿Qué hobbies tenés?

- Soy bastante inconstante en cuanto a mi físico. Me aburro de las cosas. Intenté arrancar con el tenis, pero me sentía más un jugador de beisbol que otra cosa. Esporádicamente estuve en algún que otro gimnasio pero no me dura mucho. Vuelvo a estar sedentario hasta que se me despierten nuevamente las ganas. Con respecto a los hobbies...leo bastante, consumo todos los diarios todos los días y siempre hay algún libro de cabecera. Hace poco terminé 'La sombra del viento', de Carlos Ruiz Zafón y ahora arranqué con 'El profesor' de John Katzenbach.

- A lo largo de tu carrera cumpliste muchos sueños, ¿te queda algo pendiente?
- Creo que la vida ha sido muy buena conmigo. Disfruté mucho el rugby, jugar tanto en la Primera del SIC como en Los Pumas. Me siento muy lleno por ese lado. Tengo una familia muy linda que disfruto muchísimo y puedo darle más tiempo del que le saqué hasta los 35 años con entrenamientos y giras. La verdad que sueños no, no me quedan. Terminar bien la vida. Terminar en paz la vida. No tengo ninguna ambición de otro tipo.

- Si tuvieras que elegir un momento crucial en tu vida, ¿cuál elegirías?
- Creo que no hay nada más lindo que el nacimiento de tus hijos. Debe ser una respuesta común en muchos padres pero es algo único, mágico y es lo mejor que me pasó. Cuando te dan el bebé y lo tenés en los brazos es lo más hermoso y lo que más me shockeó. Algo único que no me volvió a pasar en la vida. Deportivamente pasé muchos momentos buenos. Me acuerdo mi debut en el SIC, mi primer campeonato, Los Pumas frente a Irlanda. Fueron muchos momentos y es difícil elegir uno. Lo bueno es haberlos disfrutado a todos.