En defensa de los jueces en VDC

Actualizado el 9 de enero de 2013
Por Brian Campbell
ESPN.com

Como un observador casual de la victoria por decisión unánime del contendiente invicto de peso pluma, Rances Barthelemy sobre Arash Usmanee el fin de semana, en el combate de apertura de la temporada de Viernes de Combates, me quedé con una reacción similar al de la mayoría que lo vio en casa: de indignación.

Es cierto, yo no había anotado la pelea, pero mi conclusión se basaba en la observación del hambriento Usmanee (20-1, 10 KO) que superó a un decepcionante Barthelemy (18-0, 11 nocaut), quien no acaba de regalar su estatura y alcanzar ventajas, pero también parece regalar la pelea a través de períodos prolongados de inactividad. Viendo a un Barthelemy agotado a punto de ser detenido al cierre del asalto 12 más que confirmó mis suposiciones.

Las tarjetas de anotaciones contaron una historia diferente, por supuesto, con los tres jueces a favor de Barthelemy, (116-112, 116-112 y 115-113), quien se desplomó a la lona al escuchar el resultado, aparentemente tan sorprendido como la mayoría de nosotros que lo vio en la televisión.

Que la primera pelea televisada a nivel nacional del 2013 -- una entretenida -- estuviera manchada por la incompetencia (sino la corrupción descarada) no fue sólo un mal presagio para empezar el año nuevo; fue otro ejemplo de la insistencia del boxeo de dispararse a sí mismo en el pie -- la misma canción y danza cansonas de siempre en un deporte caprichoso que siempre encuentra una manera de romperte el corazón momentos después de capturarlo.

Estoy seguro de que sentías lo mismo el viernes por la noche, ¿verdad? Bueno, resulta que los dos estábamos equivocados.

En respuesta a las citas en un comunicado de prensa del co-promotor de Barthelemy, Leon Margules, instando a los escépticos a ver la pelea de nuevo antes de llamarla a un robo, acepté el reto.

Lo que encontré fue una pelea mucho más cerca del resultado de las tarjetas de lo que inicialmente había visto con el ojo desnudo. A pesar de que estaba claro para mí que Usmanee montó su motor implacable para ganar definitivamente por lo menos cinco asaltos -- incluyendo tres de ellos (7, 9 y 12) por un margen dominante -- Barthelemy hizo un trabajo magnífico para quitarse de arriba la mayoría de los disparos con la guardia alta y marcando los golpes más limpios, más pesados, en los otros asaltos.

Usmanee tuvo todo a su favor para crear la ilusión de que había ganado claramente: ganó asaltos por un margen más amplio, llegó tarde para aprovechar el impulso y cerró la pelea en el borde de un golpe de gracia. Usmanee, que posee una historia de fondo inspiradora de superación de la adversidad, también fue el peleador menor y menos talentoso, que parecía empujar Barthelemy al borde de la sorpresa a través del deseo puro.

Pero el boxeo se califica asalto por asalto, con cada verso de tres minutos independiente de aquellos a su alrededor, y no está sujeto a la influencia de la multitud o el impulso de un pelea. El hecho que Barthelemy, un ex boxeador amateur cubano diera una muestra que no refleja su nivel de talento -- al caer en las trampas que favorecían las fortalezas de su oponente -- no significa que estaba fuera de la pelea.

Usmanee fue claramente el agresor y dominó los asaltos intermedios (yo le concedí cuatro asaltos consecutivos, empezando por el sexto). Pero la mayoría de los asaltos cerrados en la pelea evocarían el viejo debate entre dominio del cuadrilátero versus puñetazos limpios y duros: ¿Usted prefiere las ráfagas de actividad de Usmanee o recompensar a Barthelemy por su defensa y bien cronometrados disparos de contraataque?

Después de ver varias veces la pelea, terminé anotando de la misma manera cada vez: un empate. No es sólo una pelea que me gustaría ver de nuevo, sino que produjo un inspirado esfuerzo de Usmanee, quien se desempeñó a la altura de la definición de un peleador amistoso para la televisión. ¿Envidiaría a alguien que apuntó la pelea en favor de Usmanee, incluso por dos asaltos? Por supuesto que no. Pero tampoco me opondría a cualquiera que creyera Barthelemy había hecho lo suficiente para lograr una decisión 115-113. Aunque creo que las tarjetas 116-112 presentadas por dos jueces eran un poco demasiado, no eran lo suficientemente escandaloso para pedir sus cabezas -- especialmente teniendo en cuenta que sus asientos de primera fila ofrecen mejores vistas.

Hay muchas cuestiones problemáticas en el boxeo, los veredictos a menudo es uno de ellos. Pero hay una línea clara que se puede trazar entre una pelea cerrada y un robo, y la línea se difumina cada vez que una decisión polémica produce una llamada para una caza de brujas.

La semana pasada vimos una pelea cerrada -- como hemos visto una un par de semanas antes en la revancha de Tomasz Adamek-Steve Cunningham. Pero ninguna pelea demandó un informe de la policía o fue de alguna manera digna de rascarse la cabeza como, por ejemplo, los recientes resultados de Manny Pacquiao-Timothy Bradley Jr. y Brandon Ríos-Richard en abril.

Por naturaleza, la anotación de peleas es subjetiva, un esfuerzo en la zona gris que incluye a los jueces que tienen una tendencia de predisposición a favorecer criterios específicos de calificación por encima de todo lo demás.

¿Podría el boxeo beneficiarse de una afluencia de jóvenes jueces y más responsabilidad de cada estado en el empleo de la flor y nata de sus respectivas cosechas para las peleas más importantes? Por supuesto. Y lo lamentable es que estamos aparentemente siempre a una decisión Pacquiao-Bradley de distancia de ver al deporte dar un paso atrás en la corte de la opinión pública.

Esa es la naturaleza impredecible de lo que sucede cuando la fortuna de un luchador se deja en manos de la subjetividad. No es una ciencia exacta, y a veces no es agradable. Pero eso es precisamente que tenemos que tener cuidado de no convertir las secuelas de la pelea cerrada en la escena del crimen antes de lanzar nuestra propia investigación a fondo.