Mauro Martín, con prisión preventiva

Actualizado el 16 de enero de 2013
DYN

Mauro Martin
DYNEl barra Mauro Martín está detenido

BUENOS AIRES -- El jefe de la barra brava de Boca, Mauro Martín, fue procesado hoy con prisión preventiva por el crimen de Ernesto Cirino, asesinado a golpes en agosto de 2011 en el barrio porteño de Mataderos, hecho por el cual, de ser hallado culpable, podría recibir una pena de hasta 25 años de cárcel.

Fuentes judiciales informaron a DyN que el juez de instrucción Manuel De Campos procesó a Martín y a su cuñado, Gustavo Petrinelli, como partícipes necesarios del delito de homicidio simple, que tiene una pena de 8 a 25 años de prisión, y ambos continuarán detenidos.

En la causa siguen prófugos el número 2 de la barra de Boca, Maximiliano "Maxi" Mazzaro, y Daniel Wehbe, quien fue señalado por Martín como la persona que habría golpeado y matado a Cirino.

Martín está preso en la cárcel de Villa Devoto, y fue detenido el 7 de enero pasado en el Palacio de Tribunales, adonde fue para interiorizarse de la situación de su cuñado, quien había sido apresado dos días antes.

Para la Justicia, los cuatro acusados llevaron a cabo una acción conjunta para agredir a Cirino.

El hecho ocurrió la noche del 29 de agosto de 2011 en Pieres y Caaguazú, Mataderos, cuando Petrinelli discutió con Cirino porque el perro defecaba en la vereda de su casa.

Petrinelli, según la causa, llamó a Martín y éste llegó al lugar con Mazzaro y Wehbe en un Volkswagen Bora y se produjo la agresión a Cirino, quien fue atacado a golpes y falleció dos días después en el Policlínico Bancario, producto de la agresión que le produjo distintas quebraduras.

En su indagatoria ante el juez De Campos, Martín reconoció que estuvo en el lugar de los hechos pero negó haber atacado a Cirino, según informaron fuentes judiciales.

Añadió que cuando se estaba subiendo al auto para irse, luego de enojarse con su cuñado porque lo llamó por un problema menor, Wehbe le habría pegado una trompada a Cirino, que lo hizo caer al piso y golpear su cráneo contra la vereda.

Tras las detenciones de Martín y su cuñado, el magistrado ordenó las capturas de Mazzaro y Wehbe, pero no fueron encontrados y desde la semana pasada están prófugos de la Justicia.

En tanto, Horacio Rivero, abogado del jefe de la barra de Boca y de su cuñado, le solicitó a la Cámara del Crimen porteña la excarcelación de los ahora procesados y la exención de prisión de Mazzaro.

Los pedidos fueron rechazados por el juez De Campos, que consideró que en libertad Martín podría entorpecer el avance de la investigación.