"Escogí la '10' por Maradona"

Martín Gramatica aceptó que el fútbol americano era desconocido para él

Actualizado el 20 de enero de 2013
Servicios de ESPN.com
Martín Gramática: 10 años del Super Bowl
El argentino habla sobre su enrolamiento al futbol americano y cómo ganó el anillo del Super BowlTags: nfl, martin gramatica, super bowl, futbol americano, bucaneros, tampa bay

MIAMI -- Martín Gramatica confesó lo sorpresivo que fue su surgimiento como el mejor pateador de la NFL que ha dado latinoamérica, partiendo de su traslado a los Estados Unidos y de su pasión por el fútbol soccer.

Martín Gramatica
APGramatica jugó cinco temporadas con los Buccaneers y ganó un SB

En entrevista exclusiva con ESPN en vísperas del 10° aniversario del Super Bowl XXXVII que ganó Gramatica con los Tampa Bay Buccaneers, el ex pateador profesional aceptó que el mundo del fútbol americano era ajeno para él y su familia, y que realmente nunca fue su sueño llegar a la NFL hasta que comenzó a jugar en su último año de preparatoria.

"Vivíamos en un pueblo chico, y no tenían pateador", dijo Gramatica. "Me probé y me gustó. El coach vino a la casa y nos dijo, 'este chico va ir a la NFL, va ir al college gratis'".

El oriundo de San Isidro, Argentina, fue un estelar de la Universidad de Kansas State, en la época que el programa fue en ascenso y accedió a cinco juegos de tazón de la NCAA durante los cinco años que Gramatica estuvo con ellos.

"Yo no conocía ni los colores ni quién era el técnico [en Kansas State]", confesó Gramatica. "Era el peor equipo, luego mejoramos y fui a cinco bowls".

La tradición futbolística de Argentina, que en su mayoría giraba en torno a Diego Armando Maradona, siguió a Gramatica hasta su vida como joven estadounidense, pese a que tenia únicamente 8 años cuando se mudó al país del norte: "Escogí la '10' por ser fanático de Maradona".

Desde el primer momento que Martín se equipó y pateó el ovoide hacia los postes de manera oficial, supo que no se detendría hasta llegar a la NFL, pues su convicción como atleta se lo trazaba a pesar de no ser un apasionado nato del fútbol americano.

"Lo primero que quería era ir a la NFL, no es que me encantara el deporte", dijo Gramatica. "Lo hacía como un trabajo, pensaba, 'Si llego, llego a la NFL', y para poder tener una educación gratis".

En torno al 10° aniversario por cumplirse el 26 de febrero, cuando los Buccaneers superaron a los Oakland Radiers bajo el ala de Jon Gruden y Monte Kiffin, Gramatica apuntó que era un equipo casi perfecto debido a su defensiva.

"Fue el equipo de Tony Dungy el que ganó ese Super Bowl. Pude haber sido mariscal de campo y ganábamos por la defensa que teníamos", calificó Gramatica. "Con Gruden fue como un cheerleader, te decía a la cara que eras el mejor, 'eres el mejor en tu posición'. La forma de ser de él nos llevó a vencer a Philadelphia, que nos había ganado los últimos dos años".

Gramatica atrajo los reflectores desde sus primeras participaciones con los Buccaneers, en gran parte por sus festejos cada vez que conseguía un gol de campo, y su actitud fue consideraba por muchos como una revolución a la posición de pateador, aunque hacia el final de su carrera, las lesiones lo llevaron a modificar su estilo.

"Al principio no entendía el juego", apuntó el ex pateador. "Sentía que anotaba un gol [...] sea de 20 o 50 [yardas] le das tres puntos a tu equipo. [...] No era que me hayan pedido no festejar, sino que estaba tan lastimado que era más un alivio que una alegría".