Fallece Stan Musial, leyenda de Cards

Actualizado el 20 de enero de 2013
AP

SAN LUIS, Misurí, EE.UU. -- Stan Musial, uno de los mejores bateadores en la historia del béisbol e integrante de los Cardenales de San Luis durante más de dos décadas, ha fallecido. Tenía 92 años.

"Stan the Man", como se le conoció, ganó siete veces el título de bateo de la Liga Nacional. También fue consagrado en tres ocasiones como el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional y conquistó tres campeonatos de la Serie Mundial con los Cardenales durante la década de los 40.

Los Cardenales informaron sobre el fallecimiento de Musial mediante un comunicado de prensa. El equipo indicó que el miembro del Salón de la Fama murió en su residencia rodeado por familiares.

Musial llegó a ser tan querido en San Luis que dos estatuas con su imagen fueron erigidas afuera del Busch Stadium.

Sólo militó en un equipo a lo largo de su carrera de 22 años: los Cardenales. Fue al Juego de Estrellas en 24 oportunidades. Hubo una época en el que las Grandes Ligas escenificaban el Juego de Estrellas dos veces en el mismo año.

Lanzador en las menores hasta que se lesionó el brazo, Musial probó suerte en los jardines y la primera base. La lesión resultó ser una bendición: acumuló un promedio de .331 con 475 jonrones antes de retirarse en 1963.

Considerado casi que unánimemente como el más grande pelotero en la historia de los Cardenales, Musial fue la primera figura a la que la franquicia le retiró el número. El "6" también fue el más popular, especialmente cuando Albert Pujols se fue al aceptar una oferta como agente libre.

Como sugerencia de su amigo, el actor John Wayne, Musial llevaba tarjetas autografiadas con su imagen para repartir. Le fascinaba hacer trucos de magia a los niños y también le gustaba tocar la harmónica para entretener a la gente.

Humilde, sin ningún escándalo que embarrara su nombre y siempre dispuesto a jugar todos los días, Musial fue el jugador preferido de fanáticos en la región del medioeste estadounidense, donde el béisbol se vive con enorme pasión. Durante buena parte de su carrera, San Luis era la ciudad frontera de las mayores, en dirección hacia el oeste del país, y la cadena de radio de los Cardenales se encargó de transmitir sus proezas.

El ex presidente estadounidense Bill Clinton recordó que de niño hacía sus tareas de escuela mientras escuchaba los juegos en los que Musial participaba.

Las apariciones en público de Musial en los últimos años fueron escasas, pero estuvo presente en los actos previos a los juegos de la postemporada de 2011 en la que los Cardenales se alzaron con la Serie Mundial. Acudió a la Casa Blanca en febrero de 2011, cuando el presidente Barack Obama le confirió la Medalla Presidencial de la Libertad, el máximo honor que se otorga a un ciudadano por sus contribuciones a la sociedad.

Y siempre produjo cuando le tocaba ir a batear.

Musial nunca se ponchó más de 50 veces en una temporada. Fue líder de la Nacional en casi todas las categorías ofensivas al menos un año, salvo en jonrones. Su máximo total de jonrones fue de 39 en 1948, quedándose corto por uno de completar la Triple Corona.

En total, Musial tenía 55 récords cuando se retiró en 1963. Su placa en el Salón de la Fama, de hecho, arranca con este hecho en vez de una prosa florida: "Dueño de muchos récords de la Liga Nacional ...".

Se mantuvo activo hasta el día que cumplió 43 años. Bateó un hit en su último turno, empujando una carrera, por encima de un novato segunda base de los Rojos de Cincinnati que se llamaba Pete Rose. El mismo Rose se encargaría, 18 años después de quebrar el récord de hits de por vida de Musial, de 3.630.

De esos hits, Musial conectó exactamente 1.815 en casa y exactamente 1.815 de visita. También acumuló 1.951 remolcadas y anotó 1.949 carreras.

Una llamativa simetría en las estadísticas de un bateador con una poco convencional postura al bate desde el lado zurdo. Piernas y rodillas ceñidas, el madero cerca del oído y alejando el cuerpo del lanzador. Y cuando el pitcheo se aproximaba, Musial simplemente se relajaba para soltar el cuerpo y hacer el swing.