Alí celebró su 71 cumpleaños

Actualizado el 21 de enero de 2013
AP

Muhammad Ali & Lonnie Ali
AP Photo/Mark HumphreyMuhammad Alí celebró su cumpleaños 71 junto a su esposa Lonnie
Muhammad Alí tuvo un tremendo 71° cumpleaños, celebrando con amigos y familiares y observando un video de su "Combate en la selva" en donde venció a George Foreman en África.

El socio de negocios de Alí por largo tiempo, Gene Kilroy, dijo que el púgil -- que lleva mucho tiempo sufriendo del Mal de Parkinson -- disfrutó particularmente un enorme bizcocho de cumpleaños en la celebración del jueves en su residencia en una comunidad cerrada en las afueras de Phoenix.

"Fue bueno verle en buenos espíritus y viéndose tan bien", dijo Kilroy. "Está muy cómodo en su cuerpo con Parkinson. Como ha dicho en muchas ocasiones, podría ser peor".

Kilroy dijo que los ojos de Alí brillaron mientras se veía noqueando a Foreman en la pelea en 1974 en lo que en ese entonces se conocía como Zaire. Foreman era un gran favorito en el combate, pero Alí lo derrotó en el octavo asalto en una de las más grandes sorpresas en la historia de los pesos pesados.

"Estaba todo entusiasmado observándola", dijo Kilroy, quien acompañó a Alí en Zaire para el combate.

Kilroy dijo que la esposa de Alí, Lonnie, su hermana Marilyn y otros miembros de la familia estuvieron presentes para el cumpleaños. Los hijos de Alí, dijo, todos llamaron a felicitarlo aunque es incapaz de hablar por teléfono.

"Afortunadamente, él tiene a Lonnie para que esté pendiente de él y cuidarle tan bien y Marilyn está dedicada a él", dijo.

En la casa también estuvo presente Louis Farrakan, el ex líder de la Nación de Islam, un viejo amigo del ex campeón peso pesado, dijo Kilroy.

El cumpleaños fue un contraste al 70 cumpleaños de Alí, que fue celebrado con una serie de eventos espléndidos, incluyó una fiesta en Las Vegas que recogió dinero para la investigación del Parkinson.

Kilroy dijo que a Alí le gusta ver sus viejas peleas y las entrevistas que hizo durante su época como el más celebrado atleta del mundo.

"Bromeé con él y le dije que George Foreman llamó y quería una revancha", aseguró Kilroy. "Como que sonrió".