Camacho Jr. con otra perspectiva

Actualizado el 19 de enero de 2013
Por Adry Torres
Especial para ESPNDeportes.com

Héctor Camacho Jr.
AP PhotoHéctor Camacho Jr. tuvo algo de la peculiaridad de su padre, pero no destacó en el ring
NUEVA YORK -- Héctor Camacho Jr. recuerda, por diversión, ponerse el vestuario de entrada al cuadrilátero de su papa, el que usó antes de esa gran pelea en una noche de verano casi 27 años atrás contra Edwin "Chapo" Rosario.

Pero antes de que el fallecido Héctor "Macho" Camacho se levantara de la cama, Machito ya se lo había quitado.

"Recuerdo toda su mentalidad antes de la pelea. Estaba enfocado. Estaba preparado", Camacho Jr. le dijo a ESPNDeportes.com el jueves mientras iba de camino a visitar a su abuela, la madre de su padre, antes de ir a una sesión de entrenamiento.

Ya van casi dos meses desde que el gran ex campeón, que fue querido por muchos, fue herido de bala y murió en Bayamón, Puerto Rico pero de alguna manera el niño, que dice que supo que quería ser un boxeador en la noche del 13 de junio de 1986, una vez más quiere hacer orgulloso a su padre.

Camacho Jr. (54-5-1) regresará a la ciudad que acogió al "Macho Time" en la cima de la grandeza de su padre cuando se enfrente a Dmitry Salita en un combate de pesio mediano junior de 10 asaltos el 9 de febrero en el Barclays Center.

Fue en el mismo vecindario que muchos en el deporte sintieron que él renunció allá en el Julio de 2001 contra Jesse James Leija. Irónicamente, Camacho Jr. admitió que comenzó a mirar el boxeo de una manera distinta desde ese momento en adelante.

"Luego del combate contra Leija, nunca tome mi carrera seriamente. Tenía un mal sabor con el boxeo", dijo. Hubo combates en los cuales salió al ring fuera de forma y en sobrepeso.

Pero ahora las cosas son distintas para el boxeador de 34 años de edad, quien parece que tiene otra perspectiva de vida, especialmente desde que "Macho" Camacho murió.

"Una de las razones principales por lo cual estoy tomando las cosas con seriedad es, por supuesto, porque mi padre no está más. A él no le gustaría que fuse de otra manera y, Segundo, no puedo quitarme del deporte del boxeo con todo este talento y simplemente irme sin nada".

Camacho Jr. incluso sabe que "podría ser muy pronto" para regresar al cuadrilátero. Hay muchas emociones con las cuales sigue manejando como la investigación de la muerte de su padre y el informe reciente que reveló que la famosa cadena de oro de su padre que decía "Macho" fue recientemente empanada en la ciudad de Nueva York.

Está tratando de superar la muerte de su padre pero de algún modo está encontrando una fuerza interior para continuar en el cuadrilátero.

"Estoy más determinado. Todavía estoy con el shock de su muerte... Pero estoy bien. Estoy enfocado. Una vez que suena la campana, nada más importa excepto yo y el otro hombre que esté en el cuadrilátero".

Hay momentos en los cuales ha tenido que lidiar con entrenamientos rigurosos, y otros en que está tirado en la cama cansado y sin embargo siente la presencia de "Macho" Camacho, recordando cuando el ex campeón le decía a su hijo durante sus entrenamientos años atrás, "Mira, tengo 40 y tantos y todavía puedo hacerlo".

Él desea poder hablar con él antes de su pelea contra Salita como había hecho antes en otras peleas.

"Lo más que voy a extrañar es que el día de la pelea o antes de cada pelea yo lo llamaba", dijo Camacho Jr.

"Es difícil. Así es la vida. La muerte de mi padre- aprendí que la vida es rápida. Fue hace como 20 años atrás que caminé hacia el cuadrilátero para el combate de Rosario".

Puede que no sea un combate por un título pero en tres semanas tendrá la oportunidad de sentir como su padre se sintió cuando le ganó a Rosario.