¿David contra Goliat?

Magallanes es favorito en la final venezolana, pero Lara tiene cómo sorprender

Actualizado el 23 de enero de 2013
Ignacio Serrano Por Ignacio Serrano
ESPNDeportes.com
Archivo

Magallanes es uno de los grandes favoritos en Venezuela desde el día inaugural de la temporada 2012-2013. Lara viene de tres eliminaciones consecutivas en la fase regular.

Los turcos cuentan con una nómina de grandeligas, que encabezan Carlos Zambrano y Pablo Sandoval. Los crepusculares todavía no tienen un cuarto abridor para esta final.

El duelo decisivo del beisbol venezolano, entre los Navegantes y los Cardenales, comienza este miércoles con reiteradas alusiones a la leyenda de David y Goliat en los medios de comunicación.

Los dos finalistas disputarán un máximo de siete encuentros en Valencia y Barquisimeto, hasta el 30 de enero. El domingo será el único día de descanso. Los bucaneros llegan al estadio José Bernardo Pérez, su hogar, como el equipo a vencer.

Ha sido una zafra afortunada para los filibusteros. Terminaron la eliminatoria en la primera posición y repitieron la cima en la semifinal. Los movimientos de la gerencia en meses e incluso años anteriores han derivado en una escuadra compacta, para la cual sería una debacle perder.

Zambrano, otrora contendedor del Cy Young en la Liga Nacional, y Sandoval, el último Jugador Más Valioso de la Serie Mundial, son apenas dos de los muchos nombres altisonantes que plenan el roster del manager Luis Sojo.

Elvis Andrus, Endy Chávez, Juan Rivera, Ezequiel Carrera, Jesús Flores, Jean Machí y Carlos Maldonado jugaron todos en las mayores en 2012. También Francisco Cervelli y Ramón Hernández, que abandonaron la nave con problemas físicos.

Eliézer Alfonzo fue firmado como agente libre en septiembre y terminó imponiendo un récord de 16 jonrones en una campaña para un toletero venezolano del Magallanes.

Héctor Giménez, otro bigleaguer, llegó en el draft previo a la final junto a Austin Bibens, el mejor abridor disponible entre los iniciadores de los equipos eliminados. Gustavo Chacín y Sergio Pérez formaron un núcleo fundamental que dio estabilidad a la rotación todo el campeonato.

Esa nómina, que incluye una pléyade de relevistas para los innings finales (Machí, Juan Rincón, Enrique González, los dominicanos Víctor Marte y Atahualpa Severino) choca contra un roster ya acostumbrado a dar la sorpresa.

Es algo paradójico recurrir al bíblico lugar común para hablar de esta final. Puede que los brazos de este David larense no tengan el potencial del Goliat del Cabriales, pero sus armas ofensivas son mucho más dañinas que una honda y un peñón.

Los Cardenales basaron su éxito en la eliminatoria sobre un bullpen que giró alrededor de Daniel Farquhar y Luis Avilán, la mejor combinación derecho-zurdo en el campeonato.

El staff se consolidó conforme se sumaron Justin Cassel, Chris Jakubauskas, Brian Sweeney y Scott Patterson. Con el aporte de José López, Luis Valbuena, Alcides Escobar y Luis Jiménez, líderes de un lineup difícil de sortear, llegó la clasificación a la semifinal.

Entonces comenzó también la carrera de obstáculos que la gerencia ha sorteado con habilidad.

Farquhar, Jakubauskas y Sweeney se fueron antes de los playoffs. También López. Patterson se lesionó a finales de diciembre. Avilán recibió la orden de los Bravos de Atlanta de no lanzar más. Cassel se marchó. Escobar fue parado por los Reales de Kansas City.

El nuevo año ha sido todo un desafío para el alto mando occidental.

Llegó el dominicano Yohan Flande para hacer dos aperturas y en definitiva ayudó con tres. Harvey García, un discreto relevista corto, hizo dos inicios en el recién concluido todos contra todos. Nick Green estuvo fuera dos semanas y regresó lanzando un gran juego. Raúl Rivero salió del bullpen para ayudar desde el primer inning. Máximo Nelson vino de su República Dominicana para sellar el pase a la final con otra sólida presentación.

Los malabares con que el piloto Pedro Grifol fue llevando a su staff tuvieron un final feliz gracias a la explosión ofensiva de los pájaros rojos.

Nadie bateó más que Lara en la semifinal. Robert Pérez dejó la banca para encabezar la contienda con 5 jonrones. Valbuena fue el líder en empujadas, con 17. Yangervis Solarte fue el mejor anotador, con 19. C.J. Retherford fue el toletero con mayor average, con .355 (y fue secundado por Valbuena, con .354, y Jiménez, con .352).

Ernesto Mejía, el Jugador Más Valioso de la zafra, llegó de refuerzo en el draft, este martes. No es una honda, es artillería pesada lo que tienen los crepusculares, una alineación potencialmente tan peligrosa como la de su rival.

La batalla, pues, se decidirá sobre la loma. Los pájaros rojos carecen de la estabilidad de sus oponentes. No tienen un cuarto abridor, que nombrarán el fin de semana cuando ejerzan su segunda sustitución del draft. Sin Farquhar ni Avilán, posiblemente sin Patterson y con Rivero convertido en abridor, tienen menos brazos a los que acudir para proteger las ventajas

Pero Lara tiene algo que vale oro en la pelota: es Magallanes el favorito, el que está obligado a ganar.

Eso, más su historial de favoritismos derruidos en los últimos tres meses, son las bazas que opondrán los Cardenales para tratar de sorprender a los Navegantes en la final.

Que comience la acción.


Ignacio Serrano es periodista deportivo especializado en béisbol desde 1988; ha trabajado en algunos de los principales medios de comunicación en Venezuela como el diario El Nacional y Radio Caracas, y es colaborador de ESPNdeportes.com. Consulta su archivo de columnas.