Nueva página para Juanma López

Actualizado el 25 de enero de 2013
Por Ralph Pagán Archeval
Especial para ESPNDeportes.com

Juan Manuel LopezAP Photo/Dennis M. Rivera PichardoEl ex campeón pluma Juan Manuel López regresa al ring luego de 11 meses
CAGUAS, Puerto Rico -- Una nueva página en su vida.

Ese parece ser el lema del excampeón pluma puertorriqueño Juan Manuel "Juanma" López Rivera, quien aparenta haber dejado en el pasado todos los problemas que le ocasionaron las únicas derrotas de su carrera y la pérdida del título de las 126 libras de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) y que lo alejaron del deporte que tanto le apasiona.

"Me siento bien, gracias a Dios", señaló el extitular, quien lleva 11 meses alejado del ensogado. "No puedo negar que hay un poco de ansiedad de cómo va a reaccionar el público allí, cuánta gente va a llegar y cómo va a reaccionar cuando suba al ring. Pero en lo personal, en lo técnico táctico del cuadrilátero, estamos tranquilos".

El fuerte pegador zurdo regresará a la acción el 2 de febrero en Bayamón luego de la suspensión que cumplió tras acusar al veterano oficial Roberto Ramírez de ser un apostador cuando éste detuvo la pelea en su revancha ante el mexicano Orlando Salido. La Comisión de Boxeo de Puerto Rico lo penalizó por sus expresiones, pero ahora López lo asimila de otra manera tras analizar todo lo sucedido.

"Personalmente me siento normal, tal vez sea la experiencia. El día 8 cumplo 20 años de estar boxeando; definitivamente estamos tranquilos y contentos y loco por volver al ring", dijo López.

Aunque dijo no sentirse afectado por la larga inactividad, López admitió que aun cuando ha entrenado fuertemente para su regreso ante el brasileiro Aldimar Silva Santos no sabrá si ha perdido parte de las facultadades que lo hicieron uno de los principales púgiles en su peso hace par de años.

"Con el trabajo que se ha hecho, el moho se ha botado", aseguró López, "pero no es lo mismo entrenar que pelear. Hay que ver cómo reaccionamos ante tanta gente, aunque soy un peleador de mucha experiencia. Es cuestión de hacer mi trabajo y muy tranquilo".

López sí aseguró estar en una gran condición.

"Ya estamos a 95, 96, 97 por ciento. El tres por ciento que falta es hacer el peso esta semana. Ya hemos hecho el trabajo que era 165 rounds de guanteo, la mayor cantidad que he hecho para una preparación mía. Llevamos seis meses preparándonos", dijo López.

El púgil adelantó que no sabe si continuará haciendo campaña en las 126 libras, ya que el combate ante Silva Santos (18-3, 9 KO) será un barómetro para definir los pasos a seguir.

"Ahora mismo esta pelea se va a realizar en 129 más una, o sea 130 libras. Para el día 1 de febrero, cuando me pese, de ahí en adelante voy a determinar qué peso voy a hacer exactamente", precisó López.

El boxeador, de 29 años, aseguró que su condición mental es muy diferente a la que tenía cuando cayó ante Salido el pasado marzo de 2012, la cual atribuyó a problemas personales que dijo ha solucionado. Aunque no lo mencionó, es conocido que parte de los problemas de López fueron familiares.

"El Juanma que perdió con Salido era el Juanma que mentalmente no estaba ahí", dijo López. "Tenía muchas situaciones personales, estaba más fuera de Puerto Rico que en Puerto Rico, evitando encontronazos y contacto con ciertas personas que no quería tener en ese momento".

Sobre su condición física en aquel momento, López dio a conocer que tuvo varias situaciones, aunque aclaró que no quiere utilizarlas como excusas para sus demostraciones bajo par ante el hoy excampeón mexicano.

"El Juanma en la segunda pelea estaba muy bien físicamente, pero descubrimos que estaba un poco bajo de la azúcar, que me estaba bajando, pero eso no lo quiero poner como excusa", dijo López.

Sí fue enfático al destacar que está "más concentrado, más adulto y más descansado sobre todo, ya que nunca había tomado unas vacaciones, que eran muy bien para mi cuerpo, mis manos, mi cabeza. Realmente en los exámenes ha salido todo bien, estamos mejor de salud y mejor físicamente", recalcó.

El gladiador no le preocupa tanto su regreso en cuanto a su preparación se refiere. Si es más la forma en que el público va a reaccionar al ver a un 'nuevo' Juanma en el cuadrilátero después de casi un año fuera de la competencia.

"Pero gracias a Dios, no hay mal que por bien no venga. Todo está muy bien, estamos descansados. Pero sobretodo tuve tiempo para dedicarle a mis hijos, que era lo más importante, con unas buenas vacaciones que se las dedique a ellos por completo", manifestó el púgil.

El boricua reconoce que aprendió una lección del drama, ya que "de todo se aprende, pero sobre todo mi equipo de trabajo. Hay veces que uno recibe ciertos golpes que uno queda aturdido, que fue lo que sucedió en esta ocasión. Mi equipo de trabajo está más pendiente que no diga cosas que están fuera de lugar, ya que las expresiones que dije fueron cuando estaba fuera de sí y realmente sigo pidiendo disculpas por lo que sucedió".

Para cumplir con esto y evitar problemas futuros, López está mucho más concentrado, para evitar distracciones como las que tuvo en los últimos dos años.

"Tengo una nueva vida y una nueva pareja, nuevos sentimientos, nuevos pensamientos, nuevos deseos de triunfar y seguir hacia delante. La movida pasada no la podemos echar hacia delante. Realmente lo que me interesa es que mis hijos estén bien. Lo que pasó, pasó", apuntó López.

Muestra de esto es la importancia de su próxima pelea, que pudiera definir su futuro inmediato y el plan a seguir en su carrera, la cual estima durará unos cinco años adicionales.

"Esta pelea es muy grande, la cual va a determinar el comienzo de mi carrera nuevamente como dicen. Es como un debut en mi carrera. Tengo que demostrarle mucho al público, pero sobretodo mi trabajo y salir victorioso para buscar esos grandes combates que es lo próximo que viene", dijo el púgil, con registro de 31-2, con 28 nocauts.

Para esta nueva etapa en su carrera, López hizo varios cambios en su equipo de trabajo, incluyendo un nuevo entrenador personal así como sumar al veterano entrenador Freddie Trinidad a su esquina.

De otra parte, aunque lleva varios meses inactivo, dijo estar contento que los organismos han reconocido su calidad y lo mantienen entre los peleadores mejor clasificados en su división.

"Realmente, antes de la primera pelea de Salido yo fui clasificado entre los mejores 10 peleadores libra por libra del mundo", dijo López. "El hecho de haber perdido en dos ocasiones, no pensé que me iban a sacar del ranking".

Antes de analizar futuros combates, López dijo que su concentración se centrará en su rival del próximo 2 de febrero, aunque admitió que se están barajando nombres si supera esta prueba.

"Es un peleador que hay que trabajarlo y tengo que lucir muy bien, sobre todo, para demostrarle al público que estoy bien para quedarnos", dijo López, al mencionar que representantes de la cadena HBO estarán presente, lo que podría representar grandes escenarios en lo que resta de año.

Entre los púgiles que podrían rivalizar tras su compromiso con Silva Santos, López mencionó a Diego Magdaleno en las 130 libras y a su compatriota excampeón Wilfredo 'Papito' Vázquez en las 126 si decide continuar en ese peso.

"Es cuestión de ver qué yo voy a hacer, que llegue el 1 de febrero (en el pesaje oficial) y luego de la pelea lo informaré para decidir el ranking que me pone el organismo para lograr mis metas, que es ser el mejor campeón mundial", concluyó López.