Dinamarca ganó y es finalista

Actualizado el 25 de enero de 2013
EFE

Dinamarca
EFEDinamarca dejó en el camino a Croacia

BARCELONA -- Dinamarca será el rival de España en la final del Mundial de Handball del próximo domingo después de ganar con mucha solvencia a Croacia (30-24) en la otra semifinal disputada en el Palau Sant Jordi, que ha dominado de principio a fin.

Los daneses, con estrellas como Mikkel Hansen -el mejor jugador del mundo- el azulgrana Jesper Noddesbo o el extremo Anders Eggert -hoy figura de su equipo con 9 goles-, han batido al combinado croata y aspirarán a su primer título de campeón del mundo contra la anfitriona.

Croacia, que tumbó a la vigente campeona mundial y olímpica Francia, ha iniciado el encuentro de 'semis' bloqueada, y una efectiva Dinamarca se ha escapado de inicio por 6-1, lo que le ha obligado a remar a contracorriente durante todo el encuentro.

El extremo zurdo Anders Eggert ha llevado prácticamente todo el peso atacante de los daneses. Tanto ha sido así, que al descanso había anotado 7 de los 14 goles de su equipo.

Tras el arrollador parcial de inicio del conjunto nórdico, ha llegado la esperada reacción croata y con la aparición del meta Alilovic y los goles Duvnjak y Marino Maric ha logrado reducir distancias (11-8 m.25).

Al descanso, Dinamarca ha mantenido esta renta de tres goles, y sólo iniciarse el segundo período se ha vuelto a situar con cinco tantos de ventaja (19-14). Una losa demasiada pesada para una Croacia que hasta hoy estaba imbatida -incluso ganó a España en la primera fase-.

Los hombres de Slavko Goluza no acababan de dar con la tecla, y aunque los balcánicos nunca han perdido la cara al encuentro, se han quedado sin respuesta ante la variedad de recursos de los daneses.

Al imbatible Landin en la portería, y al estelar Eggert, que ha terminado el partido con 9 goles de 11 intentos, se ha sumado el pivote del Barça Noddesbo, brillante en la línea de los 6 metros.

Dos tantos consecutivos suyos han dejado el partido visto para sentencia en el minuto 54, con una máxima diferencia de seis goles (26-20) irrecuperables para Croacia.

Finalmente, el equipo de Ulrik Wilbek se ha llevado el encuentro y su billete para una enorme final contra España al vencer por 30-26, ante los croatas que marchan con una sola derrota, aunque dolorosa, en su casillero.

FICHA TÉCNICA:
30- DINAMARCA (14+16):
Landin; Eggert (9,3p), Lauge (2), Lindberg (1), R.Toft (2), Sondergaard (3), Hansen (1) -equipo inicial- Green (ps), Mortensen (-), Markussen (3), Spellerberg (-), Noddesbo (5), Svan (2), Henrik Toft (-), Nielsen (-), Mollgaard (2) .

24- CROACIA (11+13):
Alilovic; Duvnjak (5), Kopljar (3), Gojun (-), Vukovic (-), Cupic (-), Nincevic (1) -equipo inicial- Ivic (ps), Maric (3), Stepancic (-), Vori (-), Horvat (3), Sprem (1), Bicanic (6), Mandalinic (1), Musa (1)

PARCIALES:
4-1, 6-1, 7-3, 9-6, 11-8, 14-11 (descanso) 18-14, 21-16, 23-18, 26-20, 30-24 (final)

ÁRBITROS:
Horacek y Novotny (República Checa). Excluyeron por dos minutos a los daneses R.Toft, Mollgaard y Noddesbo y al croata Nincevic (2).

INCIDENCIAS:
Partido de semifinales del Campeonato del Mundo de balonmano disputado en el Palau Sant Jordi de Barcelona ante unos 11.000 espectadores.