Un Messi para Estados Unidos

El Sistema de Desarrollo Académico de la US Soccer pretende crear talentos, y por qué no soñar con un Lionel

Actualizado el 29 de enero de 2013
Por Roger Bennett
ESPN.com

Lionel MessiDavid Ramos/Getty ImagesUn genio como el de Lionel Messi es único en una generación, pero se debe propiciar la creación de talentos.
PARTE 1: ¿LIONEL DE DÓNDE?
Frecuentemente se lanza una acusación contra el poder del soccer americano: ¿Cómo es posible que una nación bendecida por una diversa población de 315 millones de personas no ha podido producir ni un sólo Lionel Messi? ¿O para el caso, unos cuantos más Clint Dempseys y Landon Donovans?

Taylor Twellman reacciona molesto a la pregunta. "La gente que pregunta sobre el desarrollo de talento de clase mundial son frecuentemente los mismos que se preguntan por qué el equipo nacional no está entre los 10 primeros en la lista de clasificaciones", dijo el analista de ESPN y ex jugador, vía telefónica desde Fort Lauderdale, Florida, mientras atendía al combinado anual de jugadores de la MLS.

"Bruce Arena entendió el problema en el 2006 cuando se preguntó en voz alta cómo sería el soccer de los Estados Unidos si el país fuera tan grande como un país europeo. Si America fuera así de pequeña, nosotros, también podríamos construir un sistema que no dejara piedra sin mover. La vastedad (de nuestra nación) se traduce en que no tenemos esa capacidad, todavía".

Twellman señala el combinado como prueba. "Hay tantos jugadores talentosos aquí, de quienes ninguno de nosotros hemos oído hablar", dijo. "Es demasiado fácil para el talento caer en el olvido en estos momentos".

Jimmy Obleda, director de entrenamiento de los Fullerton Rangers, el club de California que ha ganado dos campeonatos juveniles consecutivos, es más directo: "El estado del soccer juvenil es simplemente una pesadilla loca en este momento", dijo. "El desarrollo es palabrería. Algunos clubes lo hacen seriamente, pero otros simplemente juegan a eso. A menudo me pregunto si Messi hubiera llegado en los Estados Unidos, y la honesta verdad es que probablemente hubiera sido descartado por ser demasiado pequeño y habría quedado fuera del sistema".

Con el equipo nacional de los Estados Unidos previsto para sudar tinta en la ronda clasificatoria final de la CONCACAF para la Copa Mundial, el estado del programa de desarrollo juvenil está nuevamente en el centro de atención. El equipo permanece mayormente dependiente de las contribuciones creativas de un dúo de veteranos que jugaron las dos pasadas eliminatorias -- el frecuentemente ausente Donovan y Dempsey --. El oleoducto diseñado para rellenar su talento ha sido magullado por una serie de situaciones embarazosas de alto perfil: el dramático colapso del equipo Sub-23 eliminado de la contención Olímpica por El Salvador; el fracaso del equipo Sub-20 en clasificar para la Copa del Mundo del 2011; y un cacareado Sub-17 que fue eliminado en ronda de dieciseisavos de final en la Copa Mundial de la categoría.

Jurgen Klinsmann elevó las expectativas el día en que se convirtió en entrenador del equipo nacional en agosto del 2011. Cuando se le pidió que definiera sus prioridades más críticas, el nuevo entrenador dijo: "Hay una gran cantidad de retos por delante de nosotros... la base es la juventud. La forma en que deben ser entrenados, con qué frecuencia deberían entrenar, cuánto tiempo deben pasar con el balón, la forma en que deben desarrollar su talento".

En verdad, los esfuerzos para construir esa base estratégica se iniciaron en el 2007, cuando un grupo de trabajo de la United States Soccer Federation impulsó la creación de un Sistema de Desarrollo Académico en los 63 clubes de todo el país (ya se amplió a 80) con los 19 equipos de la MLS jugando un papel clave.

JEff Agoos
Cortesía MLSJeff Agoos es uno de los encargados del Sistema de Desarrollo Académico de la US Soccer Federation.
Los hombres encargados de inyectar orden en el caos son Tony Lepore, director de escuchas de la academia de desarrollo del equipo nacional de los Estados Unidos, y Alfonso Mondelo y Jeff Agoos, directores técnicos en la MLS.

A pesar de los modestos recursos que tienen a su disposición -- el programa nacional cuenta con un presupuesto anual de apenas 2.65 millones de dólares --, una conversación con el trío revela que permanecen estratégicamente enfocados y ricos en ambiciones.

Mondelo y Agoos son los Starsky y Hutch responsables de supervisar el sistema juvenil de la MLS. Los dos trabajan tan estrechamente juntos que uno tiene el hábito de terminar las ideas del otro.

"Nuestro modelo es invertido al resto de la población mundial", explicó el bilbaíno Mondelo, describiendo el sistema tradicional de los Estados Unidos que había crecido al azar desde la década de 1970 como un jardín abandonado invadido por la maleza. "Pagar para jugar futbol juvenil se convirtió en una gran industria de fabricación de dinero, pero una vez que desapareció la NASL, nos quedamos sin las filas profesionales para que los jugadores puedan aspirar a continuar. Surgió un sistema en muchos clubes centraron sus esfuerzos en los jugadores promedio para que pudieran ganar más dinero y cualquier persona con un acento británico se hizo pasar por un entrenador".

"Nuestro sistema de juventud se convirtió en uno que hacía hincapié en ganar partidos", dijo Agoos, cinco veces ganador de la Copa MLS, "porque esa era la forma en que se captaba la mirada de los escuchas universitarios con el fin de obtener una beca. Esta necesidad de ganar significó que nuestros clubes favorecieron un estilo muy defensivo que ayudó a ganar partidos sin realmente desarrollar a los jugadores".

"La estrategia de la Academia se puso en marcha porque ya no podíamos aceptar esa forma de pensar", dijo Lepore. "Necesitábamos un programa que se centrara en la creación de técnicas de jugadores de élite".

El nuevo modelo fue diseñado para desmantelar la realidad anárquica de las viejas normas, o como Agoos lo describe: "para construir un ambiente donde nuestros entrenadores se sientan cómodos dejando los jugadores bajitos en el campo, cuando su equipo estaba 1-0 abajo con 10 minutos por jugar . La mayoría de los entrenadores se habían sentido obligados a poner a los más grandes, a los jugadores más físicos, para salvar el juego. Queríamos a nuestros muchachos pequeños en el terreno para que pudieran aprender del desafío", dijo Agoos, "porque es mejor perder el juego y ganar la experiencia".

Como explica Mondelo, el desarrollo de la Academia fue perfectamente calculado desde la perspectiva de la MLS.

"Cuando nuestra liga se inició en 1996, el desarrollo de la juventud no era algo en lo que podíamos concentrarnos ya que sólo se quería conseguir la puesta en marcha de la MLS", señala.

Con la liga entrando en su temporada número 18, la mejora de la calidad del juego se ha convertido en una prioridad, un interés personal que Agoos admite libremente.

"Nuestro objetivo ahora es construir un sistema destinado a la producción de jugadores profesionales en lugar de talento universitario y hay un mundo de diferencia entre los dos. Nos centramos en el individuo, no en el equipo, uno o dos jugadores en cada equipo que podemos empujar a nivel profesional. Tener a la MLS como aspiración de destino para estos niños es un elemento que cambia el juego.

"La clave ahora es crear un ambiente donde todo, desde la infraestructura, las instalaciones, el entrenamiento y la formación se realiza adecuadamente", continuó Agoos. "Todavía estamos lejos de donde queremos ir".

Landon Donovan
Victor Decolongon/Getty ImagesEstados Unidos debe aspirar a formar nuevos Donovans.
PARTE 2: UNA REVOLUCIÓN DE DETALLES
Los tres hombres articulan los valores que sustentan el sistema de la academia, de forma bien entrenada, pero la pasión que comparten no hacía otra cosa que reverberar, especialmente mientras describen la forma como se ha sentido el impacto transformador.

"De lo primero que nos dimos cuenta fue que los 4 mil prospectos que consideramos nuestra élite estaban jugando demasiados partidos", dijo Lepore.

Una encuesta reveló que el jugador promedio de Sub-15 salta al campo más de 100 veces al año, juuega para la escuela secundaria, el club, el distrito, el regional y equipos nacionales.

Mondelo había presenciado el impacto de estos viejos hábitos de primera mano.

"Nuestros niños estaban jugando dos o tres partidos por semana, entonces acumulaban seis partidos en un torneo de fin de semana", dijo. "Se convirtieron en los atletas fenomenales que podían por sí solos ganar partidos, pero en el momento en que fueron emparejados de repente contra la oposición internacional a los 18 años de edad, fueron expuestos por lo que eran: el promedio".

Agoos esbozó el nuevo enfoque. "Queríamos establecer un calendario de cuatro a cinco días de entrenamiento, un partido por semana y un día de descanso completo. Estábamos buscando obtener una frecuencia de por lo menos cuatro días de entrenamiento para todos los partidos, cuando antes era al revés".

Lepore ansiosamente desgranó los números. "El club estadounidense promedio solía ofrecer sólo 12 horas de entrenamiento de un mes. Con nuestro nuevo énfasis en la formación, nuestro objetivo son ocho horas a la semana que, en la recién ampliada temporada de 10 meses, resulta en 350 horas al año."

Esta cifra está aún por detrás de las 576 horas de Ajax, las 768 horas de Barcelona y las colosales mil 40 horas de Sao Paulo, pero el entrenador señala con alegría lo cerca que está del total de Italia, donde la élite practica 432 horas.

"Hasta que se elimine la diferencia, nuestros jugadores serán técnicamente deficientes ya que carecen de la repetición", dijo Lepore.

Un cambio sutil pero sísmico se produjo una vez que las academias adoptaron las normas internacionales completas del juego en el 2007.

"Para la mayoría de nuestros niños, que era la primera vez que habían jugado 90 minutos con sustituciones adecuadas y sin reingresos al campo -- incluso en el juego universitario pueden sustituir y entrar de nuevo --", dijo Lepore. "La gente no entiende la magnitud de esta decisión. Los juegos con reingreso crean un estilo frenético de futbol y los niños no estaban aprendiendo el paso dentro del flujo del juego".

Pelosi
Alfredo Lopez/Getty ImagesLas selecciones menores no han dado los resultados esperados.
PARTE 3: "NO SE PUEDE HACER CRECER UNA SECOUYA PARA 'AYER'"
El trío se encuentra ante el reto de desarrollo de jugadores desde diferentes perspectivas. Lepore fue antiguamente orientador de un centro escolar; Mondelo, entrenador asistente en la USMNT (Equipo Nacional de los Estados Unidos, por sus siglas en inglés) y Agoos, un veterano jugador internacional de los Estados Unidos.

Sin embargo, los tres comparten una sola cualidad: Ellos consideran que su proyecto es un trabajo en progreso. Ninguno parecía a la defensiva sobre la fiabilidad del sistema.

Aquellos deseosos de razones para ser optimista sobre el futuro del futbol en los Estados Unidos pueden encontrarlas en el candor con que los entrenadores enmarcaron los seis grandes desafíos que tenemos por delante:

1. Entrenamientos: ¿Quién vigila a los vigilantes?
"En otros países ser conocido como un entrenador de desarrollo que pasa por los jugadores desde el nivel sub-14 es una marca de orgullo", dijo Mondelo. "Aquí los mejores entrenadores de todos gravitan en torno a U-17 y U-18, y entre las edades de 5 y 13 predominan todavía los padres que le enseñan soccer a los niños fuera de los libros".

Agoos cree que una solución puede estar en el horizonte. "A diferencia de otras naciones, la mayoría de nuestros entrenadores nunca han jugado a un alto nivel, pero estamos empezando a apuntar a la primera generación de jugadores de la MLS que se han retirado de la liga. Si somos capaces de involucrarlos y educarlos a ellos, tendremos una constante suministro de individuos inteligentes con experiencia".

2. Retención: ¿Qué haría Kobe?
"Nuestro sistema futbolístico está diseñado para que los atletas talentosos sigan siendo atraídos por la NFL y la NBA", dijo Mondelo con un suspiro. "Mira cuántas estrellas de la NBA jugaron al futbol a una edad temprana. Si hubiera existido el ambiente adecuado en el soccer, podrían haber visto su futuro como profesionales remunerados en nuestra liga. El cambio cultural es necesario antes de que los atletas jóvenes puedan ver el Botín de Oro al final del arcoíris".

Lepore adopta una postura más optimista. "El talento no nace, se desarrolla, por lo que no me centro en los que no tengo, porque tenemos millones de jugadores de 6 a 10 años. El soccer puede que sea el deporte número uno en Alemania como no lo es Estados Unidos, pero el perfil del deporte está subiendo aquí a medida que más niños lo siguen en la televisión abierta ahora puede llegar a ser verdaderos aficionados".

3. Geografía: De costa a costa
"Los países más pequeños como Holanda pueden sobresalir, ya que fácilmente pueden mantener el control total sobre su sistema", dijo Lepore.

"No tenemos los recursos para cubrir todo el país, por lo que se están desarrollando los puntos calientes para centrarse en base a los últimos 10 años de desarrollo, que apuntan hacia New York, California, Dallas, Chicago y Filadelfia. No estaremos comenzando una academia en Boise en el corto plazo".

4. Movimiento de visores y contrataciones: Más allá de los suburbios
¿El sistema de la academia realiza un buen trabajo en la contratación de talentos de las zonas urbanas?

"Parte de un buen desarrollo es tener una red eficaz de visores", dijo Mondelo. "En España, los visores del Barcelona conocen a todos los niños de Cataluña. Aquí no sabemos lo que está pasando en Brooklyn o en la comunidad haitiana en El Bronx. Eso va a cambiar, pero ahora mismo, incluso si nos encontramos con un chico con talento en el norte del estado Nueva York, no tenemos ningún club para conectarlo".

"Visores de la Federación Mexicana, Pachuca y Manchester City nos visitan mucho más que los del equipo nacional de Estados Unidos", dijo el entrenador del Rangers, Fullerton Obleda.

Lepore, quien supervisa una red nacional de scouts integrada por nueve consejeros técnicos, está de acuerdo.

"Pasamos más tiempo de lo que la gente se imagina en cada categoría menor en los principales mercados. Como prueba, basta con mirar a nuestro Sub-14 del equipo nacional. Es un fiel reflejo de una sociedad americana diversa".

5. Falta de incentivos: El ánimo de lucro
"Debido a que está centralizada, los clubes de la MLS no tienen el incentivo de una ganancia inesperada de efectivo para desarrollar con éxito los jugadores jóvenes", dijo Agoos.

La situación se ve agravada por las leyes laborales de Estados Unidos que impiden a los prospectos firmar contratos.

"Los jugadores pueden moverse en cualquier lugar hasta los 18 años, que es un elemento disuasorio adicional para el desarrollo serio", dijo Lepore.

"El beneficio es inherente a los sistemas de Sudamérica como Brasil o Argentina, ya que sus clubes exploran agresivamente. La MLS apenas está comenzando ese proceso".

6. La reducción del grupo de edad: Poner a los jóvenes de nuevo en el desarrollo
El sistema de la academia está previsto a llegar hasta el nivel Sub-14 en agosto del 2013. Lepore describió el cambio como un "gran paso". Mondelo comparte la emoción, pero admitió que "los años de formación clave comienzan a los 8 años de edad. Lo que los jugadores no aprenden en ese tiempo es muy difícil de enseñárselos. Si miras el futbol recreativo de la manera que se juega en esas edades en estos momentos, los niños mayores dominan -- un rasgo que realmente puede dañar el desarrollo --, pero como todo lo demás, se trata de un proceso".

soccer
Getty ImagesEl desarrollo del futbol base no es cosa de un día, es un trabajo de años.
PARTE 4: SI NO ES AHORA, ¿CUÁNDO?
Una cuestión candente permanece. Si estos son los verdaderos obstáculos que enfrentan los Estados Unidos en el futbol, ¿cuánto tiempo se necesita para superarlos?

"Hay muchas razones para estar entusiasmados con el futuro a medida que sentimos los cambios en este momento", dijo Lepore. "Actualmente, tenemos con la plantilla del equipo nacional a cinco graduados de la academia de formación, incluidos Will Bruin, Juan Agudelo y Gatt Josh. Tenemos ocho jugadores Sub-14 que se desplazan a las academias internacionales, entre ellos Ben Lederman, de 12 años de edad, (de Calabasas, California) quien se encuentra en Barcelona. Pero este es un proceso largo. Basta con mirar a España como modelo. Cuando la gente hablaba acerca de su equipo nacional en los años 80 sólo lo hacía con decepción. Tomó 20 años para que su inversión en el entrenamiento de los jóvenes pagara dividendos. Esa es ahora nuestra línea de tiempo.

"Es sólo una cuestión de tiempo antes de que Estados Unidos desarrolle una verdadera estrella mundial", dijo Mondelo. "Messi es un talento único en una generación, pero los recursos del club que estamos invirtiendo junto con nuestro nuevo enfoque de desarrollo de jugadores profesionales nos permitirá formar a un verdadero talento de clase mundial y esto podría ser un verdadero punto de giro el juego americano", señaló.

El entrenador hizo una pausa para recuperar el aliento antes de ofrecer una nota de cautela. "Tenemos que tener paciencia. Cada vez que tenemos un niño que puede patear la pelota tres veces consecutivas como Jozy (Altidore), (Freddy) Adu o Juan Agudelo, los hacemos los mejores del mundo, los reventamos y luego los matamos".

Una vez más, Agoos apoyó para acabar el punto de su compañero. "La calidad está mejorando cada año. Basta con mirar el Mundial Sub-17. Ese juego era un derby de demolición y ahora es cada vez más competitivo, pero no se puede hacer crecer una secuoya para 'ayer'", dijo con ironía sobre la prisa malentendida que hay en el futbol para lograr los resultados, y remató con una sonrisa y sacudiendo la cabeza. "Los estadounidenses lo quieren que todo para 'ayer'".