El uno por uno de Barça

Actualizado el 30 de enero de 2013
EFE

MADRID -- Así jugaron los futbolistas del Barcelona el partido de ida de las semifinales de la Copa del Rey disputado en el estadio Santiago Bernabéu:

Pinto (7): Cerró el debate de la portería con dos paradas de mérito al principio del partido. Primero sacó a Cristiano una falta peligrosísima y después evitó un gol tras un centro envenenado de Essien que rebotó en Jordi Alba. Fue todo el trabajo que tuvo en la primera parte, mientras que en la segunda apenas tuvo que aparecer, salvo para parar el cabezazo de Varane por el que nada pudo hacer. Solventó su trabajo más que correctamente.

Dani Alves (7): Estuvo involucrado en muchos de las jugadas polémicas del duelo y pareció entretenerse más con eso que en jugar al fútbol. Tuvo enganchones con Xabi Alonso, con Álvaro Arbeloa, sufrió faltas claras que fingió demasiado y pudo cometer un penalti por una posible mano en un centro envenenado de Callejón. Pese a todo, tuvo tiempo para subir la banda como él sabe y crear incertidumbre en la zona de Arbeloa. Incluso pudo marcar en la segunda parte, pero Diego López paró su oportunidad.

Piqué (7): Pese a que recibió una amarilla en los primeros instantes del partido por una entrada sobre Cristiano Ronaldo, no se amilanó y fue providencial en algunas ocasiones. Cortó muchos balones peligrosos, y en uno salvó a su equipo de recibir el empate cuando se echó al suelo para evitar un remate de Cristiano en la primera parte. En ocasiones sujetó al Real Madrid.

Puyol (6): Estuvo algo más flojo que su compañero en el centro de la zaga Gerard Piqué. Lento en algunas ocasiones, a punto estuvo de costarle un disgusto al Barcelona. A veces se enredó innecesariamente sacando la pelota desde atrás, pero no tuvo errores de bulto y en general cumplió.

Jordi Alba (6): Estuvo algo menos activo que el otro lateral del Barcelona, Dani Alves, pero cuando llegó hasta la línea de fondo lo hizo con peligro. Tuvo una ocasión en la primera parte tras recibir un pase mágico de Andrés Iniesta, pero lo remató mal. En defensa, cumplió, con Essien apenas sufrió, pero tuvo algún problema con Callejón y Özil, y en la segunda parte le faltó contundencia defensiva. Dejó que el centrocampista alemán diera el centro del empate de Varane y falló el que pudo ser el 1-2, al final, y que evitó Diego López con una parada de mérito.

Xavi (7): Cuando estuvo fino, su equipo lo notó. El Barcelona gira alrededor de él y en las ocasiones en las que mantuvo el control del juego (casi siempre) los azulgrana lo notaron. Pero no sólo se dedicó a dirigir al cuadro azulgrana, también subió y merodeó por la portería de Diego López. Mandó una falta al larguero en la primera parte y a punto estuvo de aprovechar un error de Carvalho, pero Raphael Varane sacó su disparo debajo de la línea. Después, apenas se prodigó por el área rival pero ejerció su labor sin problemas.

Busquets (6): Demasiado desaparecido para lo que acostumbra. Su juego, su estilo, tiende a eso, a completar un trabajo gris de mucho valor que apenas se aprecia. Ese estilo a veces luce poco, pero en esta ocasión lució menos. Anduvo más desaparecido que de costumbre, pero cumplió como siempre.

Iniesta (7): Su autoridad cuando tiene el balón en los pies es innegable. Es casi imposible quitárselo y, por eso, cuando lo tuvo, desquició en muchas ocasiones a sus rivales. Junto a Xavi marcó el ritmo de su equipo y creó las pausas y las aceleraciones a su antojo. En la primera parte dio un pase genial a Jordi Alba que desaprovechó el lateral y en la segunda

Cesc (7): Estuvo atento y luchador en la presión. A veces le resultó y tuvo la fe necesaria para esperar algunos errores de sus rivales y en la primera parte su esfuerzo casi obtuvo una recompensa tras un error de Carvalho. Cesc estuvo atento para robar el balón y ceder el balón a Xavi, que casi marcó el primero de la noche. Después, en el segundo periodo, comenzó fino marcando el primer gol del Barcelona que vale su peso en oro. Sin embargo, falló en el remate de Varane, que le ganó la partida y marcó el empate.

Pedro (5): No estuvo muy fino en la primera parte. Aunque estuvo voluntarioso intentando desmarques y regates, apenas le salieron bien. Corrió mucho, pero fue más efectivo defendiendo que atacando, por lo menos en los primeros 45 minutos. Después, falló un mano a mano con Diego López y fue sustituido a quince minutos del final por Alexis Sánchez.

Messi (6): No estuvo a su nivel. Fue bien sujetado por la defensa del Real Madrid que contó con una buena ayuda de los jugadores del centro del campo y apenas inquietó a sus rivales. Dio sensación de peligro, pero no concretó. En el segundo acto, comenzó dando a Cesc la asistencia del primer gol del Barcelona. Fue lo mejor que pudo hacer. Se quedó con las ganas de igualar a Alfredo Di Stéfano como máximo goleador en los clásicos.

Alexis (-): Sustituyó a Pedro en el minuto 75. En quince minutos no aportó más que lucha, pero nada más.

Thiago (-): Jugó sólo ocho minutos tras sustituir a Cesc Fabregas. Apenas tuvo tiempo de aportar nada.