Grizzlies tras la octava en fila

Actualizado el 24 de febrero de 2013
STATS LLC

Los Memphis Grizzlies las tomaron donde las dejaron antes del Juego de Estrellas. Con una de las mejores escuadras reboteras y un dúo de internos que continúan produciendo dobles-dobles, los Grizzlies han elevado su racha ganadora a seis juegos.

Los Borrklyn Nets vienen de ver detenida su cadena de victorias sin uno de sus principales jugadores, pero esperan que Joe Johnson esté de vuelta el domingo cuando se midan a los Grizzlies.

Memphis (36-18 está en el medio de su mejor cadena de victorias desde que ganaran ocho corridos al comienzo de la temporada. El diferencial de rebotes de +4.4 es el segundo de la NBA y promedian +7.8 durante la racha.

Su promedio de 13.7 intentos de triples es el menor de la NBA, pues prefieren irse adentro con Zach Randolph y Marc Gasol. El dúo de gigantes consiguió su doble-doble número 33 y 11, respectivamente, de la temporada en la victoria 88-82 el viernes sobre Orlando.

Ambos se combinaron para 27 rebotes mientras los Grizzlies reclamaban una ventaja de 52-42 en las tablas. Randolph, cuyo total de dobles-dobles es el segundo mejor en la NBA, es también el segundo mejor rebotero de la liga con 11.7 por partido.

Fue un gran juego de reenfoque para Gasol, quien se fue de 8-11 para 19 puntos y 13 rebotes luego de irse de 4-19 en sus dos anteriores cotejos. El español no estuvo necesariamente complacido con la actuación del equipo, ya que dejaron que el Magic se mantuviera en juego en parte por un desempeño de 17-29 en la línea de tiros libres.

"Tenemos que jugar un mejor basquetbol", dijo Gasol. "Tenemos que ser más consistentes, más disciplinados en ambos lados".

Los Nets (33-23) no fueron capaces de extender su cadena a cinco victorias el viernes, cayendo ante Houston 106-96. Johnson, el segundo mejor anotador con 17.0 por juego, falló su primer partido de la temporada debido a una fascitis plantar en su pie izquierdo. Su status está en duda para el domingo. Johnson no es el único jugador clave que Brooklyn tiene que monitorear. Deron Williams recibió inyecciones de cortisona en cada tobillo justo antes del juego de estrellas, la tercera vez que recibe las inyecciones esta semana.

Williams, quien promedia 16.puntos y 7.7 asistencias trata de mantener un balance entre estar saludable y estar en la cancha lo suficiente para ayudar a los Nets a hacer un empuje para la postemporada. Brooklyn está a un juego de los Knicks en la División del Atlántico y en el tercer lugar de la Conferencia Este.