Otra derrota en Indy

Miami volvió a perder ante los Pacers, pero no pierde la calma

Actualizado el 2 de febrero de 2013
Por Brian Windhorst
ESPN.com
David West guía a Pacers a vencer a Heat
David West anotó 30 puntos y Paul George 15 el viernes por la noche para guiar a Indiana a una victoria de 102-89 sobre el Heat de MiamiTags: espn deportes, miami heat, indiana pacers, nba

INDIANAPOLIS - ¿Qué? ¿El Miami Heat se preocupa?

El viernes por la noche los Indiana Pacers fueron más que el Heat --al menos así fue como lo dijo el entrenador Erik Spoelstra-- por segunda vez en un mes con una victoria por 102-89. El Heat ahora tiene una marca de 0-5 ante los mejores rivales de la Conferencia Este en los Pacers, los New York Knicks y los Chicago Bulls esta temporada. Todas las derrotas fueron por dos dígitos.

Y... al Heat no le importa.

"No estamos preocupados por eso", dijo LeBron James encogiéndose de hombros. "No le damos demasiada importancia a perder un partido o ganar un partido, queremos mejorar a raíz de esos juegos. No necesitamos victorias contra los mejores equipos para demostrar lo que somos capaces de hacer. No las necesitamos. Nos encantaría tenerlas, pero no las necesitamos".

¿Qué dices tú, Dwyane Wade?

"Me encantaría ganar todos los partidos contra todos los equipos punteros", dijo Wade. "A veces lo haces, a veces no. Todo lo que debes hacer durante la temporada regular es trabajar en tu juego".

Guárdense la indignación, dice el Heat. James rápidamente señalaría, y así lo hizo, que su equipo fue barrido por los Bulls durante la temporada regular hace dos años y luego los superaron en cinco partidos en los playoffs. Ese año también perdieron tres de cuatro ante los Boston Celtics y luego los vencieron en cinco. James también ofreció que el Heat tiene una marca de 3-0 esta temporada ante los Brooklyn Nets, quienes actualmente están empatados en el cuarto lugar del Este.

El valor predictivo de las victorias de temporada regular en los playoffs suele ser irrelevante, y nadie que haya estudiado o seguido la liga lo discutiría. El pedigrí y el nivel de experiencia del Heat son enormes y no están completamente equivocados en la evaluación de los resultados obtenidos hasta ahora con el equivalente a hombros encogidos y gestos de irrelevancia con las manos.

Sin embargo, la defensa del título hasta ahora no evoca señales de grandeza. Sobre todo con una marca de 11-11 fuera de casa y el hecho de que su grandote más eficaz el viernes por la noche, Chris Andersen, se encuentra actualmente contratado por 10 días.

Más específicamente, los Pacers están mostrando cierta legitimidad como el contendiente favorito para desbancar al Heat en el Este. Indiana cuenta con dos rasgos importantes que serían necesarios para vencer teóricamente a Miami en cuatro de siete intentos.

Tienen buen tamaño adentro -- más que nada con David West y Roy Hibbert -- y eso le da problemas al Heat. En los dos partidos que disputaron esta campaña, los Pacers registraron una enorme ventaja de 28 rebotes. El viernes, West arrasó con todos los defensores que el Heat le puso adelante en vías de sumar 30 puntos en apenas 15 tiros.

Los Pacers también son un excelente equipo defensivo. De hecho, se podría argumentar que son los mejores de la liga. Lideran la NBA en porcentaje defensivo de tiros de campo y eficiencia defensiva. El Heat, que tiene una de las mejores ofensivas de la liga, no ha logrado superar los 90 puntos en ninguno de sus dos encuentros esta temporada.

Más allá de esos dos factores, también hay algunos intangibles. Los Pacers tienen cierto resentimiento con el Heat, que data de los playoffs de la temporada pasada, cuando el Heat se recuperó de un déficit de 2-1 para ganar en seis partidos.

En ese baile de dos semanas, dos jugadores del Heat fueron suspendidos por golpes sucios, hubo empujones antes de un partido, y los Pacers obligaron a Lance Stephenson a disculparse públicamente por hacerle una seña de "estrangulamiento" a James. El viernes, James Stephenson volvió a lo mismo y James puso su antebrazo en el pecho de Stephenson después de unos cuantos insultos.

El problema de los Pacers está en las anotaciones, ya que se encuentran 28° en la liga en eficiencia ofensiva. Teniendo en cuenta sus problemas para sumar puntos, es un verdadero logro que tengan una marca de 28-19 a principios de febrero. Sin embargo, se espera que reciban un impulso en esta área cuando su máximo anotador Danny Granger, quien no ha jugado ni un solo partido esta temporada debido a una lesión en la rodilla, vuelva a la cancha en un futuro próximo.

Las probabilidades no van a cambiar en Las Vegas, pero éste es el currículo de un competidor -- al menos en el Este.

"Marcamos un duelo con [el Heat], y creo que tenemos cierta familiaridad con ellos por la serie de playoffs", dijo West. "Es uno de los mejores equipos de la NBA, así que es bueno ganarle. Pero no podemos reaccionar de forma exagerada".

El Heat tampoco va a exagerar en su reacción. Y si hay una reacción, será a puertas cerradas. Spoelstra les mostró a sus jugadores largas grabaciones de la derrota anterior en Indiana antes del partido del viernes a modo de advertencia. El Heat jugó con gran intensidad y concentración, lo cual no siempre ha sido el caso fuera de casa esta temporada, pero fue superado rotundamente por los Pacers.

Para ser justos, los dos partidos fueron en Indiana, donde los Pacers son excelentes y ya han ganado 13 en fila. Pero para ser igualmente justos, los Pacers dominaron a los campeones en ambas ocasiones.

El Heat ha tomado nota, pero no se le quita el sueño.

"Siempre que vences a un equipo dos veces es natural [tener confianza]", dijo Spoelstra. "No le tenemos miedo a eso. Tenemos que mejorar contra ellos. Tendremos que traer más. Eso es lo que esperamos, y eso es lo que va a suceder".