Argentina manda 2-0 ante Suecia

Actualizado el 9 de febrero de 2013
ESPNtenis.com

Paula Ormaechea
Getty ImagesPaula Ormaechea le dio a Argentina el 1-0 ante Suecia

BUENOS AIRES -- No quieren ser menos. Luego del gran triunfo de Argentina ante Alemania por la Copa Davis, las chicas también buscan hacer ruido en el Mary Terán de Weiss. Enormes victorias de Paula Ormaechea y Florencia Molinero -en su primer partido ante una top 50 de WTA- y un 2-0 ante Suecia al cierre del primer día de acción en la serie por el Grupo Mundial II de la Fed Cup.

Paula Ormaechea (197ª) venció a Johanna Larsson (71ª) por 6-3 y 6-0 y puso a Argentina adelante por 1-0 en la serie ante Suecia, por el Grupo Mundial II de la Fed Cup. En el segundo turno, Florencia Molinero (217ª ) derrotó a Sofia Ardivsson (38ª) por 6-3, 2-6 y 6-1 para el 2-0.

Ormaechea tuvo un partido bárbaro. Salió con la idea de tener la iniciativa y mover a su rival. Apenas contó con algunas dudas en el comienzo del encuentro, cuando la sueca remontó y se puso 3-3.

Pero con un nuevo quiebre se vio de nuevo arriba en el marcador (4-3), volvió a tomar tranquilidad y luego fue todo de la Argentina. Sólida desde todos los aspectos.

La tenista de Sunchales aprovechó a la perfección la poca adaptación a la superficie de Larsson, quien llegó recién el miércoles por la tarde a Buenos Aires y venía de jugar en canchas duras bajo techo, y se hizo dueña de la cancha.

Ormaechea fue la que llevó el control del match. Poco le importó sus tres derrotas en el año, la caída ante Larsson en el único antecedente (6-3 y 6-1, en hard, en 2012) y mucho menos la diferencia en el ranking de la WTA. Fue todo de Paula, que puso el 1-0 para Argentina. Sus nervios y sonrisas post partido hablaban por sí solos.

Y Florencia Molinero redobló la apuesta. También buscó la iniciativa del partido, pero desde otro ángulo. A su potente derecha le sumó tiros muy altos con top y otros bien bajos con slice. Su punto fuerte, sin dudas, fueron los cambios de ritmo. Y Arvidsson, desde el vamos, se mostró molesta.

La argentina mantuvo bien la presión de la sueca y se quedó con el primer set, con mucha autoridad, pero Arvidsson comenzó a complicarle la historia al buscar variantes con su juego. La sueca sacó a relucir su jerarquía y extendió el match a un tercer set.

Ahí pegó primero Molinero, luego de tomarse unos minutos en el vestuario. La argentina volvió revitalizada y con las ideas claras, tratando de imponer el juego del inicio. Y pudo manejarlo. Sacó una luz de ventaja y, pese al intento de reacción de la sueca, logró cerrar el encuentro por 6-1.

Gigante victoria de la 217ª del mundo, en su primer partido ante una Top-50. "No tengo nada que perder", había dicho el viernes tras el sorteo. Y hoy, claramente, aprovechó cada minuto en Parque Roca. El final, con ella en el piso y con las manos en la cara visiblemente emocionada, también habló por sí solo.

Ahora, con un 2-0 a favor casi impensado al comienzo de la serie, el domingo se cruzarán los singles (Ormaechea vs. Arvidsson y Molinero vs. Larsson) y se llevará a cabo el dobles entre María Yrigoyen-Mailén Auroux vs. Larsson-Arvidsson.