Ormaechea, la llave argentina

Actualizado el 9 de febrero de 2013
Por Tomás Rodríguez Couto
ESPNtenis.com

Paula Ormaechea
Getty ImagesOrmaechea abrió la senda positiva

BUENOS AIRES -- No es la primera vez que Paula Ormaechea rinde en forma superlativa en Buenos Aires. La sunchalense de 20 años ya había debutado como singlista local en 2012 y, a pesar de los nervios, logró llevar adelante la serie ante su público y en una de las series más convocantes de la historia. Ahora, lejos de sentir la presión, no tuvo problemas para cerrar el encuentro ante Johanna Larsson, singlista número dos de Suecia.

En el Estadio Mary Terán de Weiss del Parque Roca, fue un 6-3 y 6-0 lapidario ante la 71ª del ranking mundial y abrir una serie que ya está 2-0 para la Argentina: "Estoy muy contenta, pude mantener los nervios. Pasó por mí, por lo que yo tenía que hacer. Sabía que ella no se mantenía todo el partido", dijo tras su primera victoria en el año.

¿Cómo estando 197ª en el ranking mundial pudo rendir tan bien como lo hizo en el mismo lugar hace 10 meses y no tuvo problemas para batir a alguien que, en los papeles, está un paso adelante? Ante la consulta de ESPNtenis.com explicó: "En 2012 la pasé mal por los nervios, no podía dormir. Pero hoy el apoyo me ayudó. Jugar con la gente alentando y tocando los bombos durante el partido es increíble. Una sensación que se da una o dos veces al año".

Claro que este partido, y más allá de cómo termine la serie, puede ser clave para su confianza pensando en meterse, por primera vez, entre las 100 mejores del mundo. ¿Qué pasa que el circuito da pocas oportunidades para insertarse mientras se demuestra nivel para estar más arriba? "Los torneos son duros, los torneos WTA siempre cierran con ranking muy altos y cuando uno lucha de abajo toca una jugadora muy difícil. No es fácil sacarlos. El hecho de jugar muchos torneos te va acostumbrando. Tengo el nivel para el circuito. Estaba buscando la victoria y hoy se dio. Es pura experiencia. Esto me suma mucho en lo personal. Quiero seguir en este camino".

Ante un público en su mayoría femenino, cada victoria suma, además, para contagiar. Hoy Ormaechea es un espejo que se puede aprovechar de cara al futuro: "todo es trabajo y apoyo. Hoy está habiendo muchos torneos en la Argentina para que las chicas saquen sus primeros puntos. Es a largo plazo, no se ve hoy ni mañana. Si se empieza a trabajar como se tiene que trabajar desde afuera, además de la entrega y decisión de las chicas, se puede llegar lejos".

Por lo pronto, tras el 2-0 parcial la travesía en el Grupo Mundial II continuará este domingo, en busca de una chance para volver a estar entre los 8 mejores equipos del mundo. Ojalá sea otro envión. Para Ormaechea y para el tenis femenino.