Miami busca garantizar SB 50

Actualizado el 11 de febrero de 2013
AP

MIAMI -- Aún si los votantes aprueban el uso de los impuestos para ayudar a mejorar el estadio de los Miami Dolphins, un trato podría estar supeditado a la concesión de la NFL de darle un Super Bowl a la ciudad en 2016.

SunLife Stadium
APEl equipo absorberá un 51 por ciento del gasto

Los Dolphins confirmaron el lunes que han revertido su posición y acordaron un referéndum. Una votación negativa tiraría el plan.

Si la medida pasa, dijo el alcalde del condado de Miami-Dade, Carlos Gimenez, los comisionados del condado aún tendría la aprobación final, e insistirían en garantías de la NFL en torno a la ser anfitriones del Super Bowl N° 50 en 2016.

"No quiero ser candidato a ciertas cosas", dijo Gimenez. "Realmente quiero asegurar algo".

Los Dolphins esperan que el referéndum se lleve a cabo antes del 22 de mayo, cuando se espera que los dueños de la liga escojan la sede del histórico Super Bowl. Miami y San Francisco son los finalistas.

"Esto es sobre el Super Bowl 50", dijo el jefe ejecutivo de los Dolphins, Mike Dee, "el evento más grande, francamente, en la historia de la NFL".

El plan de los Dolphins también requiere la aprobación de la Legislatura de Florida. El dinero público vendría de un subsidio anual de 3 millones de dólares y un incremento de los impuestos a los hoteles del condado de Miami-Dade.

Las mejoras al estadio están tasadas en alrededor de 400 millones de dólares. El dueño del equipo Stephen Ross ha acordado pagar al menos el 51 por ciento, pero podría verse forzado a aportar una mayor cantidad.

"Empezó con 51. Eso es genial", dijo Gimenez. "No creo que terminemos con 51 por ciento".

Un referéndum es riesgoso para los Dolphins, ya que una gran cantidad de pobladores al sur de Florida, aún están molestos con el financiamiento público que se hizo al parque de béisbol de los Miami Marlins, el cual abrió el año pasado.

"Los Dolphins han mostrado ser muy diferentes a la organización previa con la que tratamos", dijo Gimenez, quien se oponía al proyecto de los Marlins. "Los Marlins; ese es el tema a ojos de todos. Digamos lo que es. Fue un mal trato, y muchas cosas se hicieron a oscuras. Yo no negocio así. Estoy seguro que los Dolphins no negocian así".

Gimenez dijo que las negociaciones entre el condado y los Dolphins no habían comenzado, y un trato sería necesario antes que un referéndum se programe. Aún por determinarse es quién pagará por la elección especial, que podría costar 4 millones de dólares.

Los Dolphis ya se habían resistido a un referéndum, argumentando que no era momento de someterlo a votación antes que la sede del Super Bowl 50 se decidiera. Pero los legisladores locales sólo mostraron un apoyo tibio, y los Dolphins creen ahora que una aprobación mediante referéndum incrementará sus probabilidades en Tallahassee.

"Nuestros críticos más severos han dicho que los votantes deben hacerse pesar", dijo Dee. "Apoyamos eso".

Miami ha sido anfitrión del Super Bowl en 10 ocasiones, la más reciente en 2010. Los Dolphins y la NFL dijeron que las mejoras en el estadio se necesitan para que la ciudad se mantenga competitiva en la carrera por el Super Bowl.