El efecto Calvin Johnson en los Lions

La presencia del receptor genera oportunidades para explotar el ataque terrestre

Actualizado el 13 de febrero de 2013
Kevin Seifert Por Kevin Seifert
ESPN.com (EE.UU.)
Archivo

ALLEN PARK -- He pasado un poco de tiempo esta temporada baja jugando con la gran base de datos de ESPN Stats & Information. Ahora que estoy más familiarizado con "filtrar", "ordenar" y otras herramientas de búsqueda, espero dar una mejor idea de cómo y por qué suceden las cosas en la NFC Norte.

Calvin Johnson
APJohnson sumó 122 recepciones, 1964 yardas y cinco touchdowns

En primer lugar está lo que creo que deberíamos llamar "El efecto Calvin Johnson", aunque creo que probablemente es más complicado que eso. En cualquier caso, la base de datos reveló la manera tan dramática en que las defensivas alteraron su postura en contra de los Lions en el 2012. También ilustra lo limitado que fue el ataque terrestre de Detroit explotando esos esquemas, y destaca los retos que enfrentó Johnson para romper el récord de más yardas recibidas en una temporada.

En el 2012, los Lions ejecutaron más jugadas (855 de 1,160) en contra de defensivas con seis o menos hombres en la caja que cualquier otro equipo. También enfrentaron, por mucho, la menor cantidad de cajas apiladas --ocho o más defensivos a dos yardas del tackle-- de la liga. Eso sucedió en apenas el 1.6 por ciento de sus jugadas ofensivas (19 de 1,160).

De hecho, los Lions enfrentaron la formación defensiva "Standard" --siete defensivos en la caja-- en 286 jugadas, la tercera cifra más baja de la liga.

Eso es una cifra entendible cuando se enfrenta al equipo con el mejor receptor abierto de la NFL y uno de los ataques terrestres menos peligrosos. Una caja con seis hombres es una invitación a correr, y hay que decir que los Lions lo intentaron. En 231 intentos, corrieron para un promedio de 4.48 yardas por acarreo y anotaron cuatro touchdowns. Sin embargo consiguieron primeros intentos en apenas el 18.6 por ciento de esos acarreos, empatados en la posición N° 21 de la liga en ese escenario, que para mí es un porcentaje aceptable que las defensivas rivales pueden conceder a cambio de poner toda su atención sobre Johnson.

Ahora vamos a darles vuelta a los números. Por definición, Johnson hizo la mayor parte de su daño en el 2012 en contra de defensivas preparadas contra el pase. Con seis o menos defensivos en la caja, y por lo tanto cinco o más en cobertura, Johnson atrapó 91 de sus 122 pases para 1,428 yardas y sus cinco touchdowns.

¿Qué quiere decir esto mientras los Lions comienzan a construir su equipo para el 2013? Creo que acentúa la necesidad de un corredor y un ataque terrestre que pueda sacar más provecho de las defensivas que envían uno o más jugadores a la cobertura, como hicieron con frecuencia frente a los Lions la temporada pasada. Quizás Jahvid Best podría haber cumplido esa función, y es una que hemos discutido en relación con el agente libre, Reggie Bush, también.

De cualquier forma, hay un mundo de primeros intentos disponible para los Lions a través de su ataque terrestre siempre y cuando Johnson esté en su mejor nivel. Vamos a ver si lo pueden aprovechar mejor en el 2013.


Kevin Seifert se unió a ESPN.com en 2008 después de cubrir a los Minnesota Vikings para el Minneapolis Star Tribune por ocho años. Consulta su archivo de columnas.