Yunel Escobar aprende lección

Yunel Escobar inicia nueva etapa en su carrera al llegar a los Rays de Tampa Bay

Actualizado el 19 de febrero de 2013
Jayson Stark Por Jayson Stark
ESPN.com
Archivo

Yunel EscobarAbelimages/Getty ImagesYunel Escobar dejó atrás el incidente del insulto homofóbico de la temporada 2012
PORT CHARLOTTE, Florida -- Yunel Escobar sabe que algunas personas nunca lo perdonarán. Y algunas personas nunca olvidarán. Y alguna gente nunca estará dispuesta a aceptar a un hombre que se impregnó un insulto racial debajo de sus ojos negros el pasado septiembre.

No hay nada que pueda hacer para cambiar eso. No hay nada que pueda hacer para ganárselos.

Pero para los que al menos tienen una mente abierta, aquí está su mensaje:

Es un Yunel Escobar "diferente". Y está dispuesto a demostrarlo.

El "error"que cometió, dijo Escobar el domingo en su primer día como Ray de Tampa Bay, "fue el año pasado".

"Este es un nuevo año, nuevo equipo, nuevos colores", dijo a través del intérprete José Molina.

Y, sobre todo, un nuevo comienzo, para un jugador que necesita desesperadamente uno.

El 15 de septiembre de 2012, Escobar abrió el camino para su salida de Azulejos de Toronto, jugando un partido contra los Medias Rojas de Boston con un insulto homofóbico incrustado en el ojo negro en español. Los Azulejos inmediatamente lo suspendieron por tres partidos, luego lo cambiaron en noviembre para los Marlins de Miami, quienes lo devolvieron a su vez a los Rays en diciembre.

El día en que hizo ese trato, el ejecutivo de los Rays y vicepresidente de operaciones de béisbol, Andrew Friedman, le dijo a la prensa que su equipo estaba convencido de que Escobar había "definitivamente aprendido una lección" y que "siente remordimientos por ello."

Según "lo que escarbamos", dijo Friedman, "creemos que fue un incidente aislado y que nada de esa naturaleza será una preocupación en el futuro, de lo contrario no lo habría adquirido".

Bueno, parte de la indagación implicó una larga conversación con Molina, su receptor regular, quien alguna vez jugó con Escobar en Toronto. Y ellos quedaron sorprendidos por lo que escucharon.

"Le dije: 'Es un gran compañero de equipo'", recordó Molina el domingo. "Ellos dijeron: '¿Qué estás hablando? Todo el mundo dice lo contrario".

Molina luego les habló del Yunel Escobar que conoce. Y pintó nuevamente ese retrato para ESPN.com el domingo.

"La gente que dice que no entiende al hombre que conocemos en la casa club", dijo Molina, "un muchacho que vino de Cuba y nadie sabe lo que ha pasado.

"Mucha gente se ve a sí misma, pero que no quieren ver el otro lado del muchacho", agregó Molina. "Siempre es malo-malo-malo-malo. Las únicas cosas que oyes acerca de este muchacho son malas. No hay nada bueno. Pero (esas) personas no pasan 182 días de una temporada más los de entrenamiento de primavera con este tipo para conocer cuáles son las cosas buenas.

"Él se preocupa. Me sorprendió el año pasado por lo que pasó. Pero es una persona bondadosa. Se preocupa por sus compañeros de equipo. Se preocupa por mucha gente. Y no estoy hablando sólo de béisbol, porque es un jugador de béisbol impresionante. Pero lejos de eso, es un tipo increíble".

Y una de las razones por las que el mundo exterior no ha averiguado, dijo Molina, es por el gigantesco muro que la barrera del idioma ha construido a su alrededor.

"Está tranquilo", dijo Molina. "No conoce el lenguaje para expresar lo que siente en este país. Sé que aquí va a tener mucho éxito, porque (el manager) Joe (Maddon) es tan positivo en todas las cosas que hace".

Debido a sus limitaciones económicas, um,, Escobar es el tipo de jugador con quien los Rays no tienen otra opción que arriesgarse. Preocupado. Talentoso. Ahora en su cuarto equipo en 32 meses. Gana $5 millones al año, sin dinero garantizado más allá de esta temporada. Ese es su tipo de hombre.

Pero ésta es también el perfecto Salón de la ÚUltima Oportunidad para un jugador como este, porque Maddon permite más libertad que casi cualquier otro directivo de la tierra --a menos que un jugador después demuestre que ya no lo merece.

"Con Joe, este es un lugar positivo", dijo Molina. "En este deporte, hay una gran cantidad de negatividad. Y con alguien como él, que no sabe el idioma, si hablas negativamente con él, el hombre se va a bajar y no sabes cómo va a reaccionar. Pero no todo el mundo es igual. No todos tienen la misma mentalidad. No todo el mundo viene del mismo fondo. No todo el mundo proviene de la misma riqueza.

"Y eso es lo diferente en él. Hay que entender esa parte de él. Y lo hice cuando estuve en Toronto. Me escuchó mucho. Todavía me escucha mucho. Soy un tipo que, si hacía (algo) mal, le decía que lo hacía mal. Pero voy a decirle también cuando haga (algo) bueno. Y traté de pasarle eso a Joe, también, así que no es siempre lo negativo".

Así que tal vez será Maddon quien desbloquea el talento y el "hombre increíble" que a menudo se oculta dentro de Yunel Escobar. O tal vez no.

Estamos hablando, después de todo, acerca de un hombre que no pudo jugar para Bobby Cox o John Farrell, dos hombres con una reputación como manager de los jugadores, no dictadores intolerantes. Pero vamos a averiguarlo. Y Escobar está muy bien con permitir al mundo ver y juzgar lo que él ve --a partir de este día en adelante.

A finales de este año, Escobar dijo a un grupo de reporteros un domingo "ustedes& van a tener su propia opinión sobre ello. Y verán de lo que (yo) estoy hablando, acerca de la diferencia en Yunel Escobar".

No todo el mundo aún tendrá que tomar el tiempo para ver, por supuesto. Pero para aquellos que si, el jurado sobre Yunel Escobar está sentado. Y la Corte está en sesión.


Jayson Stark es escritor senior de béisbol para ESPN.com desde el año 2000. Antes de laborar con ESPN, trabajó con el diario Philadelphia Inquirer por 21 años. Hace apariciones regulares en "SportsCenter," "Outside the Lines" y "Baseball Tonight." Además participa en varios programas en ESPN Radio. Consulta su archivo de columnas.