Domínguez: "Gago debe adaptarse"

Actualizado el 19 de febrero de 2013
Télam

BUENOS AIRES -- El defensor Sebastián Domínguez, referente del actual campeón del fútbol argentino, Vélez Sarsfield, advirtió el martes que el recién llegado Fernando Gago "tendrá que adaptarse al equipo y no el equipo a él", al tiempo que destacó a su reemplazado, el lesionado Alejandro Cabral, como "el jugador más importante" de su conjunto.

Sebastian Dominguez
APSeba Domínguez se ilusiona con ganar el título

"Gago debe adaptarse al equipo y no el equipo a Gago. Si nosotros focalizamos todo en él, dejaremos de ser lo que somos como conjunto", advirtió Domínguez en una entrevista con el programa radial "Deportivo Télam".

"Lo que pasa es que Gago tiene características diferentes a la de Cabral, que es el jugador más importante del equipo. Con él teníamos rompimiento de líneas porque tiene llegada al área rival", destacó.

Al profundizar el concepto, Domínguez apuntó que "a lo que más debe adaptarse Gago es a jugar con (Emiliano) Papa como hacía Cabral, formando un tándem para salir por izquierda".

"Es que Vélez se hace fuerte con la posesión de la pelota y en eso Gago es importante porque es inteligente. Y después, lo esencial es ir encontrando el equilibrio", alertó.

"De todas formas nosotros ya tuvimos comienzos dispares en otras temporadas. Si analizamos las dos derrotas, ambas fueron por 1 a 0 (Enelec por Libertadores en Ecuador e Independiente en Liniers por el Torneo Final) y en los dos casos creamos muchas oportunidades de gol", resaltó.

Domínguez construyó una prolífica carrera que se inició en Newell`s Old Boys, continuó en Estudiantes de La Plata y luego transitó por Brasil (Corinthians) y México (América), hasta finalmente recalar en este Vélez multicampeón.

"Debuté a los 18 años y hasta los 23 me costó consolidarme en Primera. Pero en 2004 fue Américo Gallego el que confió en mí y me dio la capitanía de aquel equipo con el que nos consagramos campeones en Newell`s", recordó.

"Pero el técnico que me moldeó definitivamente como profesional y particularmente como persona fue Diego Simeone, a pesar de que lo tuve solamente un año en Estudiantes, donde también fuimos campeones", reconoció.

El zaguero apuntó que Simeone le "enseñó" a manejarse "de la misma manera en las buenas y en las malas y ser positivo para el grupo. A ser respetuoso con mis compañeros y no tan calentón. A mejorar la calidad del descanso y alimentarme comole corresponde a un deportista de alta competencia. Le estoy muy agradecido".

"En cambio en Corinthians alterné buenos momentos con malos y cuando llegó Emerson Leao estuve los últimos cuatro meses sin jugar. Para ese tiempo ya se habían ido Carlos Tevez y Javier Mascherano. Se decía que a él no le gustaban los argentinos", describió.

"Y en el América, que es un club muy grande, sí pasé también buenos momentos, hasta llegar a este Vélez que ahora me permite también soñar con la selección. Siempre estoy atento a cada convocatoria y ahora estoy ilusionado con poder estar para el partido con Venezuela (el 22 de marzo en River, por eliminatorias sudamericanas para el Mundial de Brasil 2014)", confió.

Después de ganar el Torneo Inicial, ahora Vélez parece enfocado a la Copa Libertadores, una asignatura pendiente en los últimos años bajo la conducción de Ricardo Gareca. Sin embargo Domínguez tiene otra óptica sobre el tema.

"No vamos a apostar sí o sí a la Libertadores, sino que les vamos a apuntar a las dos competencias. Después, si llegado el caso no queda otra que elegir, se verá, pero en este momento pretendemos las dos cosas", aseguró.

A los 32 años Domínguez no avizora un futuro como entrenador, al menos entre los mayores. "De seguir ligado al fútbol, me gustaría hacerlo vinculado al trabajo de inferiores", anticipó.

"La verdad que no quiero para mi vida el hecho de ser técnico de Primera, porque a los que están en esa función los ponen en posiciones que a mí no me gustan. Todos sabemos las cosas que pasan, pero nadie las dice. Y yo nunca voy a transar", avisó.

Finalmente Domínguez volvió al tema del seleccionado para señalar que ver "lo que hace (Lionel) Messi en las prácticas es de no creer"; que les da "consejos a Federico Fernández y Ezequiel Garay", sobre todo a éste último, "porque ya lo conocía de Newell`s"; y que estar "en la vida interna" del equipo de Alejandro Sabella lo "ilusiona" con formar parte de él.