Lo correcto y lo incorrecto

Las guías para Josh Hamilton, Kevin Youkilis y Octavio Dotel al cambiar de equipo

Actualizado el 20 de febrero de 2013
Jim Caple Por Jim Caple
ESPN.com
Archivo

SiKevin Youkilis tiene emociones divididas por cambiar de equipo, imagine como se siente Octavio Dotel. Está con su equipo número 13.

Estoy orgulloso de ser un Tigre, con quienes he participado en la Serie Mundial. Pero mi corazón siempre estará en San Luis, dondegané una Serie Mundial con los Cardenales. Yo diría que mi alma está con mi primer equipo, los Mets, pero probablemente se han empeñado para pagar la nómina.

También siempre voy a sentir una parte de los Piratas en mis entrañas, porque todas esas derrotas te hacen sentir nauseas. Supongo que también siempre sentiré a los Rockies en los pulmones debido a la milla de altura de Colorado y mi efectividad por los cielos allí de 6,75. Y en mi codo, todavía me siento parte de los Yankees, donde he pasado casi cinco meses de una temporada en la lista de lesionados después de una cirugía de Tommy John. En mis riñones, siempre voy a ser un Athletic, porque no había un cuarto de baño en el bullpen de Oakland.

Quizás haya dejado mi trasero en Atlanta porque estuve sentado en el banco mucho tiempo. No dejé nada en Los Angeles debido al acuerdo de divorcio de McCourt. Tampoco en Toronto, debido a algunos agentes fronterizos muy sospechosos. Pero dejé mi bazo en Kansas City en caso que Carl Pavano lo necesite.

En mi mente, yo soy todavía un Astro, donde fui lanzador durante cinco años y fui de los seis pitchers que le dieron una blanqueada colectiva a los Yankees, aunque debo decir que estoy muy contento de que ninguna parte de mi cuerpo esté en Houston esta temporada. O la siguiente. ¡Y en mi billetera, yo siempre siento que soy un Media Blanca porque me pagaron $11 millones para ganar seis juegos!

Está bien, basta con eso. Regresemos a Youkilis, quien tiene sus propios problemas de identificación con los equipos. La semana pasada le dijo a los reporteros: "Yo siempre seré un Media Roja", y fue criticado por eso y tuvo que esclarecer el asunto al decir, "mi corazón está en Nueva York" y "estoy orgulloso de ser un Yankee".

Octavio Dotel Astros cambios
James Nielsen/AFP/Getty ImagesHace doce años, Octavio Dotel estaba en su segundo equipo. ¿Lo abuchearán ahora en Houston?

Sin embargo, los aficionados de Nueva York y los medios de comunicación no deben criticar a Youkilis por expresar que siempre se sentirá parte de los Medias Rojas con quienes pasó más de ocho temporadas y ganó dos Series Mundiales. Tampoco los fanáticos de Boston o los medios deben desgarrarlo por firmar con los odiados Yankees porque los Medias Rojas básicamente le dijeron hasta siempre cuando lo cambiaron el verano pasado.

Entonces está Josh Hamilton, quien sacó de quicio a los fanáticos de Texas esta semana cuando dijo que aunque Dallas apoya a los Vigilantes, "siempre ha sido una ciudad de fútbol". Una afirmación sorprendente, lo sé. ¿Podría ser cierto que el fútbol es más popular que el béisbol en Dallas? Bueno, un colega recuerda escuchar allí una radio deportiva durante la Serie Mundial del 2011. Los presentadores no estaban hablando de los siete partidos para morderse las uñas entre los Cardenales y los Vigilantes de casa sino que en cambio debatían la defensa de reemplazo de los Cowboys.

La indignación por lo que dijo Hamilton no es tanto porque esté equivocado. Es porque lo dijo después que dejó a los Vigilantes para firmar un contrato de $125 millones con los Angelinos. (Y también después que dejó caer un elevado de rutina en un juego crucial, decisivo, de división y se fue con 0-en-4 en la derrota por el comodín en octubre).

Como puedes ver, cambiar de equipos raramente es fácil para un jugador establecido. O para los aficionados. Así que aquí van algunas directrices.

La lealtad es una calle de dos vías. Los aficionados pueden sentirse traicionados cuando un jugador veterano firma un contrato en otro lugar, pero un jugador que fue un héroe del equipo y llevó al club al campeonato probablemente se siente igual de traicionado cuando regresa a su antiguo hogar y aficionados lo abuchean sin descanso y hacen comentarios groseros sobre su esposa, su madre y su perro mascota simplemente porque buscó un trabajo mejor remunerado en otro lugar.

Aficionados, no se olviden del pasado. Si un jugador querido fue crucial para el éxito de tu equipo, (y tu felicidad), recuerden eso y simplemente no lo abucheen porque ahora lleve un uniforme de otro equipo (aun si tiene rayas). Por ejemplo, incluso si Tim Lincecum firmara un día con los Dodgers -- ¡que el cielo no lo permita!  los aficionados de los Gigantes aun debían honrar la importancia que tuvo el papel que jugó en San Francisco para ganar sus dos únicas series mundiales. Incluso si no puedes permitirte el lujo de seguir animando a un ex jugador de tu equipo, no tienes que abuchearlo tampoco. O por lo menos no metas a su madre en esto.

Y a los jugadores, si usted va a firmar en otro lugar, muestre un poco de respeto con sus antiguos aficionados y evite cambiarse inmediatamente hacia un rival odiado, a menos que nadie te quiera. Pero si usted firma con un rival tras rechazar una oferta competitiva de su antiguo equipo, mejor empaque una carga de tapones para los oídos y regístrese con un nombre falso cuando regrese para una serie. También puedes ir a la lista de lesionados esa semana.

Josh Hamilton Angelinos conferencia
Victor Decolongon/Getty ImagesAl menos Josh Hamilton no puede decir que su nueva ciudad es una a la que le encanta el football.

Cláusula de no cambios. No abuchee a un jugador que es cambiado. Después de todo, no es su culpa que el director general se deshaga de él por un par de prospectos que nunca funcionarán. A menos que el jugador pidiera ser cambiado. O hizo un puchero y entregó menos del 100 por ciento porque estaba tan descontento con su contrato que fue necesario el canje. En ese caso, trae un amplificador.

Se honesto. Un jugador que deja un equipo para firmar por $50 millones más en otros lugares nunca debe decir, nunca: "No es por el dinero". Oye, podemos hacer líneas de hasta de 16 horas antes de la noche de bobblehead, pero eso no quiere decir que seamos idiotas completos. ¡Por supuesto que es por el dinero! Los aficionados no gustarán que cambies de equipo, pero lo vamos a aceptar mucho más fácil si eres más veraz acerca de por qué te vas. Esto es Estados Unidos. Todos queremos más dinero. No hay vergüenza en admitirlo, sólo en fingir que no era un factor, Alex Rodríguez.

Pero no seas demasiadohonesto. No critiques públicamente a tu antiguo equipo a no ser que estés preparado para usar algún tipo de orejeras usualmente reservadas para los trabajadores en la pista del aeropuerto, o Milton Bradley.

Por supuesto, todo esto es mucho más fácil cuando un jugador es lo bastante bueno para mencionar su precio y también lo suficiente leal para no insistir en buscar a alguien para decir un precio más alto. Como Félix Hernández, quien firmó un contrato por $175 millones con los Marineros la semana pasada, a dos años de distancia de la agencia libre.

"Nunca consideré dejar Seattle. Siempre dije que esta era mi casa. Esta es mi vida", dijo. "Si te sientes cómodo y feliz en un lugar, y crees en la gente, ¿vas a irte a alguna parte?"

Felix está orgulloso de ser un Marinero. Su corazón siempre estará en Seattle y no piensa que sus aficionados están malcriados por el éxito. Ahora, ese es un jugador que puedes animar.


Jim Caple es escritor senior para ESPN.com, siendo una de sus mayores contribuciones su columna semanal sobre béisbol "Off Base" para Page 2. Antes de unirse a ESPN, Jim laboró en Minneapolis y Seattle. Consulta su archivo de columnas.