Guerrero quiere probar es mejor

Actualizado el 22 de febrero de 2013
Por Dan Rafael
ESPN.com
Archivo

Guerrero-BertoAP Photo/Jae C. HongEn su último compromiso, Robert Guerrero despachó al ex campeón Andre Berto
Para cualquier boxeador, conseguir una pelea contra el libra por libra y rey de pague-por-ver Floyd Mayweather Jr. es como ganarse la lotería. Esto significa un día de pago de millones que cambian la vida y una oportunidad de ser el centro de atención por un rato.

Robert Guerrero, una de las estrellas del boxeo -- aunque no es tan conocido por el público principal -- se ganó el billete de lotería premiado el martes, cuando se hizo oficial el largo rumorado combate contra Mayweather, a quien retará por el título mundial de peso welter el 4 mayo (Showtime PPV) en el MGM Grand de Las Vegas. El combate es el primero de Mayweather luego de romper con la relación televisiva que tuvo con HBO a lo largo de su carrera para firmar un acuerdo, que sacudió a la industria del boxeo, de seis peleas en 30 meses con Showtime/CBS que fue anunciado a principios de esta semana junto con la noticia de que Guerrero sería su oponente.

Guerrero ha hecho campaña para conseguir la pelea durante más de un año y se emocionó al recibir la noticia de que lo había logrado.

"Simplemente emocionada, mi familia está emocionada", dijo Guerrero el jueves en una conferencia telefónica con un puñado de reporteros, sus primeras declaraciones públicas desde que obtuvo la pelea. "No podría estar más feliz. Ésta es la pelea que he estado buscando y por la que he estado entrenando. Voy a estar preparado al 100 por ciento. Estoy listo para la pelea. Estamos organizando la estrategia juntos, yo y mi padre (Rubén Guerrero, quien es también su entrenador), y no estoy dejando que nada me distraiga. Puedo cambiar el ritmo y adaptarme. Estoy emocionado.

"No puedo esperar para mostrarle a todos por qué soy el mejor boxeador del mundo".

Hace dos semanas, Mayweather publicó en Twitter que el lesionado campeón de peso welter Devon Alexander, quien ya estaba bajo contrato para otra pelea que fue pospuesta, era el principal candidato para conseguir la pelea del 4 de mayo. Ningunas negociaciones serias se llevaron a cabo, según el promotor de Alexander, Richard Schaefer de Golden Boy, quien ha promovido a Mayweather (43-0, 26 KO) con regularidad, pelea a pelea, desde el 2007.

Sin embargo, Guerrero vio la publicación de Twitter y escuchó la especulación. Le preocupaba que no pudiera conseguir la pelea. ¿Cómo se siente ahora?

"Simplemente aliviado. Siento mucho alivio", dijo Guerrero. "Durante toda mi carrera, saltaba entre las clases de peso porque los otros boxeadores me estaban evadiendo, estar justo ahí y no ser capaz de obtener la gran pelea porque estaba siendo evitado. Así que cuando escuchas todos los nombres que se iban mencionando, Alexander, (Timothy) Bradley, piensas, '¿Este tipo (Mayweather) me va a evadir o qué? Así que me sentí aliviado de que todo se firmó y no puedo esperar por la pelea.

"Definitivamente estoy listo para ser el centro de atención. Lo que Dios me ha hecho pasar para estar preparado para esto, no sólo físicamente, sino también mentalmente, todas las cosas dentro y fuera del ring, me prepararon para esto. Ya es hora".

Guerrero dijo que planea ponerle fin al estatus de invicto de Mayweather. Él ve a Mayweather como un boxeador en decadencia.

"Veo muchos fallos. Lo veo lento, como que sus piernas no son tan rápidas como solían ser", dijo Guerrero de Mayweather, quien cumple 36 años el domingo.

"Pero él es fuerte en el cuadrilátero. Pone más presión sobre sus oponentes. Creo que tiene que ver con el hecho de no ser capaz de moverse tan bien como antes con sus piernas, por lo cual la gente piensa, 'Oh, ha cambiado su estilo." Pero yo creo que cuando vas envejeciendo y las piernas no funcionan como solían hacer, tienes que cambiar de dirección".

Para cuando se enfrente a Guerrero, Mayweather habría estado fuera de la acción por un año desde que venció a Miguel Cotto en una de las peleas más duras de su carrera. Un mes después de la pelea, Mayweather se reportó para cumplir una sentencia de dos meses de prisión por un delito de abuso doméstico.

"Definitivamente está maduro para la cosecha", dijo Guerrero, quien ha ganado cinturones de peso pluma y junior ligero, además de títulos de interino en el peso ligero y peso welter. "Ha estado fuera por un año. Por estar lejos del cuadrilátero, la oxidación te lo cobra. Yo lo he experimentado, estar fuera un año por una operación en el hombro (en 2011) y luego volver a estar en el ring después de saltar las dos clases de peso. Sí, te pasa factura.

"Creo que es el momento perfecto (para pelear contra Mayweather ahora), pero no puedo dejar que eso me ayude a atravesar el día, porque Floyd Mayweather es un boxeador muy fuerte, y aunque estuvo en la cárcel, y estuvo fuera (del ring) durante un año, está increíblemente en forma y va a estar listo, y tengo que estar preparado para él".

Para conseguir la pelea, Guerrero hizo lo que todos los oponentes de Mayweather están obligados a hacer -- otorgarle una cláusula de revancha en caso de que pierda, y también someterse a pruebas de drogas al azar supervisadas por la Agencia de Antidopaje de los Estados Unidos.

"Él sabe que le espera una pelea de perros y que tiene a alguien delante de él que no dará marcha atrás. Sabe que tiene a alguien que no se acobardará. Es por eso que quería una cláusula de revancha", dijo Guerrero.

En cuanto a la prueba de la droga, Guerrero dijo: "Vamos a hacer la prueba de drogas. Es insistente con ello. No me importa. No tengo nada que ocultar. Lo hice para (una pelea en noviembre contra Andre) Berto. Creo que es algo bueno para el deporte".

Guerrero (31-1-1, 18 KO), quien vive en Gilroy, California, pero que se entrenará en Las Vegas, empezó a intentar llamarle la atención a Mayweather en el 2011, pero en ese momento, nunca había peleado en más de 138 libras y venía de una cirugía del manguito de los rotadores. La mayoría se rió ante la perspectiva de una pelea contra Mayweather, a pesar del bombardeo incesante de publicaciones informativas por parte del equipo de Guerrero pidiéndola.

Sin embargo, pocos se ríen ahora, porque cuando Guerrero regresó después de la cirugía y de una ausencia de 15 meses en julio, subió al peso welter y destrozó al previamente invicto Selcuk Aydin, un contendiente entre los mejores 10, en una decisión unánime para ganar un título interino vacante de las 147 libras.

En su mejor momento a los 29 años, Guerrero le añadió a esa victoria una paliza a Berto, ex campeón de peso welter, para una victoria por una decisión clarísima en su pelea de noviembre.

"Estoy en la posición en la que me encuentro," dijo Guerrero, "porque me gané el lugar".


Dan Rafael  es analista de boxeo para ESPN.com. Rafael comenzó a escribir para ESPN.com en el 2005 luego de trabajar como escritor de boxeo por cinco años para el diario USA Today. Puede comunicarse con él a través de Twitter en la cuenta danrafaelespn. Consulta su archivo de columnas.