Rookie Watch: Mejores de 20 años

Actualizado el 23 de febrero de 2013
Por David Thorpe
ESPN.com (EE.UU.)

Harrison Barnes Rocky Widner/Getty ImagesHarrison Barnes tiene todas las herramientas para ser una máquina ofensiva y defensiva en la NBA

Hace dos semanas, clasificamos al grupo más joven en edad de la NBA, todos adolescentes. Ahora vamos a clasificar a los novatos de 20 años, todos ellos largas carreras por delante si se les da una oportunidad. Como recordatorio, se valora a un jugador puramente por el nivel máximo de sus habilidades -- lo mejor que puede llegar a ser si se les da la situación perfecta.

1. Harrison Barnes, Warriors

No puedo evitar preguntarme cómo Barnes jugaría en un equipo como Charlotte, que está corto de talento ofensivo y trata de desarrollar su talento para los playoffs en el futuro. Barnes siempre me recordó a Paul Pierce. Echen un vistazo a lo que Pierce hizo como novato (en 36 minutos) cuando tenía 21 años, en comparación con lo que Barnes hace ahora con 20 años.

Pierce: 17.4 PPG, 6.8 RPG, 2.5 APG, 1,8 SPG, 1,1 BPG, el 43,9% FG, el 41,2% 3PT
Barnes: 12.9 PPG, 5.8 RPG, 2.0 APG, 0,9 SPG, 0,3 BPG, el 44,6% FG, el 35,9% 3PT

Pierce jugó en un equipo malo que corría y los presionaba y disparaba muchos canastos de tres puntos y lució en la ofensiva desde el primer día. Es, seguro, un fututo miembro del Salón de la Fama.

Mi conjetura es que si Barnes estuviese en un equipo donde se pueda lucir más, alcanzaría números muy similares a los de Pierce como novato a pesar de que Barnes es un año más joven. Incluso si sólo se le da Barnes unas pocas oportunidades más la próxima temporada en la ofensiva talentosa de los Warriors, puede marcar números similares a los de Pierce. Barnes podría ser el mejor atleta en este draft y tiene el potencial de ser un defensor lateral dominante. Junto con su talento ofensivo, llegaría a participar múltiples veces en el Juego de Estrellas.

Sullinger

2. Jared Sullinger, Celtics

Sullinger cayó más bajo en el draft debido a problemas de salud, no por falta de talento o producción en la universidad. Tal vez la baja fue justa para él, ya que se perderá toda la temporada por problemas de espalda, pero hay muchas razones para creer que regresaría al 100 por ciento en la próxima temporada. Si vuelve en mejor forma y con un cuerpo más atlético -- combinado con su sentido del juego, su comprensión de cómo utilizar su cuerpo para tomar ventaja y su poder y su longitud -- los Celtics tienen en sus manos un potencial ala-pívot titular que debería promediar para doble/doble por años.

Esta temporada, Sullinger fue un jugador ofensivo de pick-and-roll y de pick-and-post. Con el tiempo, también debe ser una amenaza con el pick-and-pop. Hay muy pocos hombres grandes en la NBA que pueden sobresalir en estas tres categorías, pero Sullinger puede. Si es capaz de convertirse en una jugador más peligroso en el poste bajo en aislamiento -- más rápido y más explosivo -- tiene el potencial de ser un jugador estrella.

Valanciunas

3. Jonas Valanciunas, Raptors

En cada temporada, se nos recuerda que los hombres grandes se suelen desarrollar más tarde de lo esperado. DeAndre Jordan, Kosta Koufos, JaVale McGee -- la lista es larga e impresionante. Lo mejor de Valanciunas, además de su tamaño y de sus manos, es que tiene sólo 20 años, lo cual es una edad muy joven para un hombre grande.

Valanciunas no proyecta tanta fuerza como algunos hombres grandes que son mejores atletas -- no es tan ágil en la defensa y no es un jugador por encima del aro -- pero es lo suficientemente activo como para ser titular en una gran cantidad de equipos buenos en el futuro.

Sabe acumular rebotes con espacio para mejorar y tiene un tiro desde el perímetro al estilo de Rasheed Wallace con un lanzamiento alto y difícil de enfrentar. (Coloca los pies muy juntos cuando dispara, pero eso es fácil de arreglar.) También me gusta la forma en que defiende con una base ancha y paciencia. Con el tiempo, la capacidad de defender bien, junto con sus manos fuertes, lo convertirán en un buen jugador de pick-and-roll. Y cuando su tiro desde el perímetro mejore, será un arma ofensiva fuerte.

Lamb

4. Jeremy Lamb, Rockets

Extremadamente largo y con un movimiento de disparo hermoso, Lamb debería ser capaz de encontrar tiempo en la cancha la próxima temporada como un tirador designado. Sin embargo, su coeficiente intelectual del básquetbol y una capacidad limitada para hacer jugadas de ataque con el balón en sus manos puede evitar que alcance el máximo potencial que sus fanáticoss piensan que tiene.

Lamb es mejor cuando un equipo cuenta con él como un tirador saliendo de cortinas, pero no hay muchos equipos que jueguen de esa manera. Luciría bien en Utah, donde podría obtener tiros brincados de mediana distancia como parte de una forma de ofensiva continua. También podría ser un marcador de alto nivel en el juego que Detroit solía manejar con Richard Hamilton en aquellos días, o Reggie Miller en Indiana, utilizando cortinas dobles para liberarlo -- pero sólo si tiene el hábito de trabajo para entrar en el tipo de forma física necesaria para poder correr por toda la cancha por posesión tras posesión. En ausencia de ese tipo de ofensivas, todavía debe ser un buen jugador en esta liga si trabaja en su selección de tiros y la seguridad del balón (es demasiado casual con el balón ahora).

Rivers

5. Austin Rivers, Hornets

Esta clasificación puede parecer alta para alguien que podría ser el peor jugador de rotación de la liga. Observar a Rivers jugar, sin embargo, cuenta una historia diferente que mirar sus resultados. Rivers llega a muchas buenas posiciones en la cancha. Es un reboteador poderoso que es astuto con sus movimientos y juego de piernas. El problema, y es enorme, es que él es un horrible finalizador.

Sin embargo, en momentos en que el juego baja de velocidad y cuando aprenda a finalizar, veo a Rivers convertido en un defensa valioso que será capaz de promediar dobles dígitos en puntos y difícil de defender en los cuartos periodos. Su hábito de trabajo es respetado, y su ego debe ser capaz de tragarse lo malo que ha sido, y lo ha hecho, porque sus números lo gritan. Esa es una receta para pasar muchos días largos del receso para afinar su juego.


Potencial aún por determinar

Leonard

Meyers Leonard, Trail Blazers

Sabemos que puede correr y hacer cortinas, que comprende que él tiene que dedicarse a hacer eso todo el tiempo. Así que, sobre la base de esos talentos y de su tamaño, puede estar en la NBA durante años. Pero para un hombre grande de una edad tan joven, todavía queda mucho por evaluar.

¿Puede convertirse en un jugador confiable de pick-and-pop? Probablemente, lo que aportaría un valor añadido enorme a su juego. ¿Puede llegar a ser un gran reboteador? Tal vez, a medida que se vuelva más natural y añada mucha más fuerza a su físico. No es probable que se convierta en algún tipo de amenaza en el poste bajo, pero si puede ser un reboteador sólido y en un tirador de perímetro será un buen jugador de rotación por más de una década.

Fournier

Evan Fournier, Nuggets

Estoy muy entusiasmado por su talento como anotador -- tiene una manera suave de tirar y sin esfuerzo. También tiene un sentido ofensivo sólido, y sabe dónde y cuándo conseguir tiros abiertos. Pero es completamente como un pez fuera del agua en el lado defensivo del balón para Denver.

A pesar de que no tiene un historial de ser un defensor dispuesto, Fournier aporta dureza, que es un buen comienzo. Si llega a ser decente en la zona defensiva, es un gran ajuste para cualquier equipo en necesidad de un tirador puro.

Miller

Quincy Miller, Nuggets

Miller es aún un completo desconocido en este momento. Una lesión le hizo caer en Denver en la segunda ronda y la increíble profundidad de los Nuggets lo ha mantenido en el banco toda la temporada. Demostró algunos destellos de talento en la liga de verano, pero aún es un misterio cómo jugaría contra los veteranos consagrados.

Hemos visto señales de vida de su parte como un arma ofensiva en la D-League, ya que es decente con el balón en sus manos en términos de rapidez para un jugador de su tamaño. Su tiro es fluido aunque por lo general tiene los pies muy juntos y por lo tanto, hay demasiada estrechez para estar correctamente equilibrados.